Lenguaje corporal de un entrevistado

Un Currículo puede decir maravillas sobre la experiencia de alguien, aunque también existe la posibilidad de que esa información resulte falsa. Imagine que el candidato puede llegar y sostener dichas mentiras con una agilidad que incluso le impresione.

¿Qué puede hacer entonces? Para confirmar que está diciendo la verdad, no se quede sólo en el nivel de las palabras: observe sus movimientos corporales y ponga atención en la imagen sensorial que el sujeto imprime en usted.

La imagen sensorial son las sensaciones que el candidato despierta en el reclutador. No es una corriente como tal, pero es algo que se está usando mucho a la hora de elegir personal y se trata de analizar lo que la gente proyecta emocionalmente: si es honesta o deshonesta, si es colaborativa o si es una persona tímida que no le gusta trabajar en equipo.

¿Cómo se puede confirmar la sinceridad del aspirante? Más allá de la sensación que alguien le provoca y en la que su instinto juega un papel principal, hay elementos corporales que le pueden ayudar a identificar las cualidades de una persona. ¿Cómo está vestido? ¿Cómo está sentado? ¿Le mira a los ojos? ¿Cruza los brazos y las piernas? Existen rasgos en el lenguaje corporal que reflejan la profesionalidad de un aspirante, así como su autoestima y la seguridad en su trabajo y en sí mismo.

La gente que exagera su gesticulación y movimientos sugiere que es insegura y, además, esconde cierta arrogancia o protagonismo para disfrazar esa inseguridad. Los brazos y las piernas, no deben estar cruzados, porque eso denota desconfianza y poca apertura.

Dado que nuestro ángulo de visión es de 180° se puede ver a la persona a los ojos. También es importante atender la respiración; hay que estar atento y consciente de la respiración del entrevistado, para identificar si hay variaciones o no en ella, ya que ésta debe ser constante y continua, ni rápida ni lenta. Recuerde que alguien que respira con un ritmo determinado está en armonía consigo mismo.

Otros puntos clave son la cara y los gestos que hace el aspirante. Todo él es un conjunto de elementos y es fundamental saber leer cada uno de ellos: currículum vítae, vestimenta, movimientos corporales y faciales, y el tono de voz, que debe tener cierto volumen, ritmo y una articulación perfecta de las palabras.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.