Ley de la oferta y la demanda aplicada a la perfección en el mercado de las drogas

Nos ha enseñado la ley de la oferta y al demanda, que los precios de los bienes y servicios están en función de la oferta y la demanda.

Suponen los economistas que si es mayor la oferta que la demanda de un bien o un servicio, el precio de estos tiende a bajar, y caso contrario, si la oferta es menor que la demanda, los precios de los bienes y servicios tienen a subir.

Otra forma de decirlo es que entre mas difícil sea adquirir un bien o un servicio, su precio será mas alto, en cambio, entre más fácil sea conseguir un bien o un servicio, su precio será mas bajo. De ahí que el agua en países tropicales sea tan barata y en cambio en países desérticos o con sobrepoblación sea tan costosa.

Pues esta ley se aplica también en el mercado ilícito de las drogas, y funciona de manera perfecta, quizás más perfecta de lo que funcionaria si se tratara de un producto licito.

En el caso de las drogas, en la medida en que se hace más difícil y riesgoso comercializarlas, su precio se eleva, lo cual confirma también que a mayor riesgo mayor rentabilidad. El riego es este caso, además de perder el dinero es de ir a prisión, y tal vez se deba a la existencia de un “doble” riesgo el que la ley de la oferta y la demanda funcionen tan bien en este sector.

Como dicen por ahí que una imagen vale mas que mil palabras, colocaremos el grafico donde se plasman los resultados de una investigación realizada en el 2004 sobre el comportamiento del precio de las drogas a nivel mundial.

Fuente: Economist.com

Archivado en Curiosidades

MÁS SOBRE >

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.