Ley de los rendimientos marginales decreciente

La ley de los rendimientos marginales decrecientes responde a un principio de teoría económica propia  del liberalismo económico. Parte de la idea  de que en la producción de un bien existen dos variables, una que permanece constante (la maquina con la se fabrica un bien, por ejemplo), y otra que es variable (la mano de obra empleada en la fabricación).

Así, una empresa  que  tiene un equipo, si  emplea un  segundo trabajador ampliando el horario de trabajo de  la máquina,  aumenta la  producción para la inversión realizada. En la medida en que contrate más trabajadores, la producción aumentará, hasta un punto en el que ya no es posible que aumente más.

En la práctica esto es lógico, puesto que el día tiene veinticuatro horas y los productos hay que almacenarlos, lo que puede hacer que la productividad individual y colectiva baje.

Conceptualmente, el aporte que cada trabajador  nuevo  realiza recibe el nombre de producto marginal del trabajo. Esta magnitud tiende a disminuir a medida que se contratan más personas, llegando un momento en que se hace cero. Es decir, en ausencia de factores de distorsión externos y desde el punto de vista económico, conviene contratar personal hasta que el producto marginal sea cero. A partir de ese punto,  se obtendrían pérdidas. Más aún, este principio indica que el salario del trabajador  por unidad de tiempo no puede superar su producción en esa unidad de tiempo. Así se entiende que  conceptos como salario mínimo, prestaciones sociales o incrementos salariares fijos desequilibren los mercados  y se corra el riesgo  de que hagan que las retribuciones sean  mayores  que la productividad marginal.

De igual manera, una mejora de la tecnología de fabricación permite aumentos del rendimiento por trabajador. De ahí derivan las conclusiones del pensamiento liberal  que consideran que los mercados deben autorregularse por sí mismos, sin injerencias externas de los gobiernos ni existencia de monopolios.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.