Libro tributario (opcional) o sistema de registro de diferencias (obligatorio)

Los Contadores creíamos haber dado un paso hacia adelante con la expedición de la ley 1314 de 2009, en el sentido de destributarizar la contabilidad y darle un aire a la profesión, que entre otras cosas, no pusiera a tono con el mundo.

El proceso fue lento, pero finalmente con la expedición de algunos decretos reglamentarios logró avanzar hasta el punto donde actualmente nos encontramos. No obstante, el proyecto de reforma tributaria que hoy se está sometiendo a votación en el legislativo, podría entorpecer el proceso de convergencia.

El punto de quiebre es el reconocimiento del impuesto al patrimonio. Así nos encontramos frente a la primera excepción tributaria a la NIIF, algo que sin dudas generará que a partir de este momento cualquiera que sea el grupo de interés intente quebrantar la contabilidad con intereses particulares.

Por otro lado, acaba de ser expedido el decreto 2548 de 2014, mediante el cual se reglamenta el artículo 165 de la ley 1607 de 2012, buscando mantener inalteradas las bases fiscales por 4 años de acuerdo al siguiente cronograma:

  • Grupo 1, inicia el 1 de enero de 2015 y termina 31 de diciembre de 2018.
  • Grupo 2, inicia el 1 de enero de 2016 y termina el 31 de diciembre de 2019.
  • Grupo 3, inicial el 1 de enero 2015 y termina el 31 de diciembre de 2018.

Así mismo se establecen dos sistemas. El primero el Obligatorio, que pretende que el contribuyente determine y documente las diferencias originadas, por entre el reconocimiento, la medición, la dinámica contable y la valuación de activos, pasivos, patrimonio, ingresos, costos y gastos de acuerdo con los nuevos marcos técnicos normativos (entiéndase grupos), a este se le denomino sistema de registro de diferencias.

El segundo, es el denominado libro tributario, que es el que busca mantener vigentes las normas de remisión y que tienen injerencia fiscal en lo contable, el que opte por el libro tributario no tendrá que cumplir con el sistema de registro de diferencias. De allí que el decreto señale que se entenderá por libro tributario el libro auxiliar que contenga las bases fiscales con identificación de terceros, soporten internos y externos.

Así mismo, resuelve un problema de índole probatorio, al señalar expresamente que el sistema de registro de diferencias o el libro tributario tendrán pleno valor probatorio. Sin embargo, señala que será tan solo durante la vigencia del artículo 165 de la ley 1607 de 2012, lo que hace que procesalmente pueda terminarse el proceso de convergencia manteniendo conflictos probatorios  por la contabilidad sin poder acudir al libro tributario o el sistema de registro.

Descargar decreto

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.