Liderando Con El Ejemplo, El Reto A La Coherencia

Inicio » Recursos humanos. » (08 / 08 / 2011 )

Por: José Manuel Vecino P.*

La mayor dificultad de quienes tienen la responsabilidad de estar frente a un grupo, sea como líder, responsable o director, es la de mantener comportamientos coherentes y alineados con las expectativas de quienes le observan y califican en su actuación diaria.

En muchas ocasiones hemos escuchado la frase “se lidera con el ejemplo”, pero quizá no hemos hecho el ejercicio de profundizar en el alcance y sentido que tiene para la cultura organizacional y para los procesos de gestión en la organización.

Convertirse en referente es un riesgo que se incrementa cuando se hace una auto proclamación de la misma, me refiero a que no es fácil mantener una línea de conducta que pueda o deba ser seguida por los demás, entre otras cosas porque cada persona es diferente y lo que para unos puede resultar deseable para otros no necesariamente lo es.

En muchas ocasiones escuchamos a los jefes predicar sobre la importancia de tal o cual comportamiento y más demoran en terminar su desiderátum que ellos mismos en ser sorprendidos en indeseables y a veces cuestionables conductas, de tal manera que se encargan de invalidar dichos propósitos. Esto mismo ocurre quizá porque el liderazgo es débil y está sujeto a la autoridad que le otorga el cargo y no necesariamente al que le ofrecen los resultados de su gestión.

Dar ejemplo significa también que hay un hecho o comportamiento que deber ser seguido o evitado y por tanto los responsables de SER ejemplo deben cumplir una serie de características. Quiero resaltar la importancia de hacer la diferencia entre DAR el ejemplo y SER el ejemplo ya que tiene una implicación conceptual profunda pero de consecuencias prácticas graves por cuanto DAR es una demostración de lo ideal que debería hacerse respecto de algo, mientras que SER significa encarnar en sus acciones lo que debe ser imitado, replicado o seguido por otras personas en la organización.

El ejemplo, en términos de comportamiento, es una acción consciente e intencional que pretende ser mostrada a otros como dignas de ser imitadas, en este sentido podríamos cuestionar la validez de un liderazgo donde el ejemplo no nace de un convencimientos personal y profundo que afirme la acción sino que por el contrario se convierte en una máscara que oculta una agenda de incoherencia y que por tanto no expresa la realidad de lo que se quiere con la acción propuesta.

Para no complejizar esta reflexión, lo que pretendo es invitar a debatir si realmente SER ejemplo para alguien es válido en términos de formación o se trata simplemente de un proceso que termina en la incoherencia manifiesta cuando las circunstancias obligan a cambiar la dirección inicialmente propuesta como deseable de ser seguida e imitada.

Conocemos casos en la historia de personas que fueron coherentes con sus principios y valores, que  entregaron su vida por una causa y que son dignos de ser imitados, los hay en el campo religioso, social, cultural, deportivo, empresarial, etc.., ahora bien la pregunta es si su vida fue una dedicación a la tribuna, donde son juzgados por sus resultados, o bien se trata de personas que descubrieron y/o han identificado que SER ejemplo es una consecuencia natural de la cotidianidad y no una experiencia pasajera.

La gran crítica a muchos de nuestros íconos empresariales, sociales, religiosos, etc.., es su capacidad de mantenerse como líderes dignos de ser imitados y seguidos. En muchos momentos descubrimos historias y hechos que harían indigna a la persona y que por tanto los llevan a perder la credibilidad de la cual gozaban y se convierten de un momento a otro en anatema al que nadie quiere siquiera nombrar.

Finalmente, me parece que vale la pena pensar que el liderazgo transformador debe ir más allá del ejemplo, debe incluir la posibilidad de la equivocación y del error, el liderazgo no es para SER ni para DAR el ejemplo, se trata más bien de TRANSFORMAR con el ejemplo, en la posibilidad de convertir la gestión en una experiencia nueva para los integrantes del equipo de trabajo. El liderazgo es un componente necesario en los procesos de transformación y el ejemplo es una opción que está disponible para ser tomada, mejorada o cambiada, de tal manera que los resultados atiendan las expectativas y propósitos de la organización.

*Gerente de JOB MANAGEMENT VISION, Gerente de Talento Humano, Consultor empresarial y docente universitario.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


Una opinión
  1. julian valderrama dice:

    Saludos muy cordiales Jose Manuel Vecino, tuve la oportunidad de leer su articulo sobre el ser ejemplo o dar ejemplo, porque estoy inquieto por este tema, que parecieras de menor importancia, pero como usted refiere es tiene un contenido profundo. En verdad no se bien por donde abordar el tema pero en las reflexiones mi planteamiento base es que se es ejemplo en la medida que alguien quiera imitarnos, hagamos lo que hagamos. Desde otra perspectiva podemos estar de acuerdo que muchos hombres notables en todos los campos de la vida, seguramente tomaron ejemplo de otros, pero en el transcurso de sus actividades y del ejercicio de sus propósitos, ya no se preocuparon tanto por ser ejemplo, es decir por ser coherentes con el objeto o personaje de donde tomaron ejemplo si no que esa interiorizacion de sus ideales, les llevo a ser ejemplo para otros. Déjeme decirle que muy inquietud surgió leyendo el texto bíblico mateo capitulo 5 y 6 de la Biblia, donde Jesús habla de el ejemplo que daban los escribas y fariseos según la ley, pero venida la Grecia que el representa, advierte que debemos ahora ir mas allá del ejemplo, es decir de lo que se puede mostrar como merito para ser imitado, e invita a SER y no a PARECER; aquí me quiero detener un poco, porque lo que descubre Jesús en el ser humano es la tendencia a parecer o a imitar, pero le dice a sus interlocutores que deben aspirar a SER abandonando al ayo de la LEY o la norma.Bueno en otra oportunidad si Dios no lo permite hablaremos luego. Le quedo altamente agradecido.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.