Lo que en Estados Unidos quieren eliminar aquí lo queremos implementar

Por estos tiempos se están implementando dos reformas al sistema de salud muy polémicas: la colombiana y la estadounidense, con la particularidad que la estadounidense intenta eliminar lo que aquí se intente implementar.

Muchos desconocen que hasta hace unos días, Estados unidos no garantizaba la salud de sus ciudadanos; la salud sólo llegaba  quienes pudieran pagar por ella, y habían 45 millones de ciudadanos que no la podían pagar. Es por ello que el presidente Obama quemó buena parte de su capital político para conseguir aprobar la reforma a la salud que corrige parte de los problemas de salud de casi el 20% de la población estadounidense.

Colombia en cambio, se empeña en una reforma para que al sistema de salud sólo puedan acceder quienes puedan pagar por ella, de allí el decreto que sólo contempla procedimientos médicos en la medida en que no afecten económicamente al sistema [llámese EPS], es decir que en la práctica quienes tengan enfermedades de alto costo, son considerados como pacientes no viables económicamente para el sistema. En otras palabras,  quien no pueda pagar no tendrá pleno acceso a la salud pues afectará los estados financieros de las EPS.

Bien, para ilustrar lo que se eliminó allá y se pretende implementar acá, transcribiremos la carta abierta que Michael Moore dirigiera a los senadores republicanos que no apoyaron la reforma a la salud en Estados unidos. Se trata de una traducción libre realizada por Submundomental.es:

¿Lo mejor de la recién aprobada ley de sanidad? Que también salvará vidas republicanas.

A mis ciudadanos compatriotas, los Republicanos:

Gracias a vuestro voto durante la pasada noche, ese hijo vuestro con asma de nacimiento por fin tendrá cobertura después de pasar nueve años sufriendo como niño americano con una condición pre-existente.

Gracias a vuestro voto durante la pasada noche, ese hijo vuestro de 23 años que pudiera ser atropellado por un conductor borracho y tuviera que pasar seis meses recuperándose en el hospital no tendrá que ir a la bancarrota porque lo podéis acoger en vuestro seguro.

Gracias a vuestro voto durante la pasada noche, después de que vuestro cáncer vuelva por tercera vez – con un coste de 200.000 dólares para manteneros con vida – vuestra compañía de seguros cometerá un delito si se atreven a expulsaros del seguro.

Así es, amigos Republicanos, aunque os hayáis opuesto a esta ley de sanidad, nos hemos asegurado de que esta también os cubra a vosotros cuando lo necesitéis. Sé que estáis enfadados ahora mismo. Probablemente penséis que si os echan por una enfermedad o sois deshauciados por una deuda médica, de alguna forma saldréis adelante con vuestro esfuerzo y sobreviviréis. Sé que es un pensamiento confortable para contarse a uno mismo, y si John Wayne estuviera vivo seguro que haría una película sobre eso.

Pero la realidad es que esas compañías de seguros sólo tienen una misión: Obtener de tí tanto dinero como puedan – y trabajan como demonios para denegarte cualquier ayuda y cobertura médica de forma enfermiza.

Así que cuando os veáis a vosotros mismos con una enfermedad crónica, probablemente agradezcais a esos rojos socialistas, democratas amantes de Canadá y demás independientes lo que hicieron aquel Domingo por la tarde.

Si te sirve de consuelo, los ladrones que dirigen estas compañías de seguros de salud aún podrán denegar la cobertura médica a los adultos con una condición pre-existente en los próximos cuatro años. También llegaremos al tope de desembolsos anuales en salud por persona. Y si infringen la ley aprobada anoche, sólo serán multados con $100 al día. ¿Y la mejor parte? La ley obliga a todos los ciudadanos que no son ni pobres ni viejos a contratar un seguro privado. Es un día lleno de éxito para estas compañías.

Así que no os sintáis mal. Aun estamos lejos de la cobertura médica universal. Más de 15 millones de americanos aún no tendrán cobertura – y eso significa que sobre unos 15.000 morirán cada año porque no podrán permitirse ver a un médico o costear una operación. Pero otros 30.000 vivirán. Espero que esto os parezca bien.

Con vuestro permiso, vamos a ocuparnos de intentar mejorar más esta ley hasta el punto de que todos los americanos tengan cobertura y estas mugrientas compañías aseguradoras sean expulsadas del negocio – porque cuando se trata de ayudar al enfermo, a nadie se le debería permitir preguntar “¿Cuánto dinero podemos ahorrar haciendo sufrir a este pobre cabrón?”.

Por favor, amigos republicanos, si podéis, apartaos por un momento de vuestro receptor de onda corta y vuestras noticias de la televisión por cable esta mañana y sed felices por vuestro país. Lo estamos haciendo mejor. Y lo estamos haciendo por vosotros también.

Atentamente,

Michael Moore

Aquí ponemos todas las esperanzas en manos de la Corte constitucional que seguramente declarará inconstitucional los decretos de la emergencia social, pero no debemos alegrarnos por eso ni bajar la guardia, pues la intención de EPS, Ministro de seguridad social y gobierno en general, es llevar a cabo esa reforma, y cuando de plata se trata, el poder disuasivo de los grandes capitales que explotan el negocio de la salud, es enorme, tan enorme que puede llegar hasta el congreso y lograr la redacción de una ley de reforma a la salud que pase la revisión de la corte.

Esto es lo que pasa cuando los empresarios financian campañas  y cuando los gobernantes tienen participación accionaria en las empresas que explotan lo mejor de nuestros recursos….

Y mientras, nosotros sólo podemos ejercer nuestro “derecho” al voto, y por supuesto, trabajar y pagar.

MÁS SOBRE >

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.