Inicio » . » (20 / 06 / 2011 )

Lo que faltaba, la Dian puede demandar la nulidad de sus propios actos

Lo normal es que el contribuyente demande la nulidad de los actos administrativos proferidos por la Dian, pero resulta que la Dian misma puede demandar sus propios actos,  lo que podría crear una elevada inseguridad jurídica en los contribuyentes.

En esta historia, la Dian profirió un auto de archivo a un contribuyente al que le había proferido un requerimiento especial, de modo que en lugar de proferir la liquidación oficial de revisión, paso que sigue al requerimiento especial o a su ampliación, decidió archivar el proceso.

Luego, la Dian se arrepintió, y decidió entonces interponer contra su propia decisión una acción de nulidad y restablecimiento del derecho ante la jurisdicción contencioso administrativa.

Y  la sección cuarta del Consejo de estado en reciente sentencia  ha precisado que todo esto es posible:

El análisis que motivó la decisión de archivo permite a la Sala concluir que, efectivamente, es un acto definitivo susceptible de control jurisdiccional, además, como lo indicó la Sala en la sentencia mencionada, el acto fue expedido por el Jefe de la División de Liquidación que “en esencia, tiene a su cargo la expedición de los actos definitivos de determinación de los impuestos y sanciones”, conforme al artículo 691 del Estatuto Tributario que dispone que el jefe de la unidad de liquidación tiene competencia para proferir las ampliaciones a los requerimientos especiales; las liquidaciones de revisión, corrección y aforo; la adición de impuestos, y demás actos de determinación oficial de los impuestos, anticipos y retenciones; la aplicación y reliquidación de las sanciones allí señaladas .

En efecto, dentro del proceso de determinación del impuesto, una vez respondido el requerimiento especial, como ocurrió en este caso, la División de Liquidación de la DIAN tiene 6 meses para proferir el acto con el que da por terminada la etapa investigativa, que bien puede ser con: (i) el auto de archivo, que implica la firmeza de la declaración privada, o  (ii) la liquidación oficial de revisión.

Por lo tanto, el auto de archivo adquiere una connotación de acto definitivo porque con él se cierra definitivamente la investigación del respectivo periodo o año gravable y, en consecuencia, la Administración no puede iniciar un nuevo trámite respecto de este .

(…)

La finalidad natural de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho es que se restablezcan las cosas al estado en que se encontraban cuando se realizó el acto nulo, es decir, como si nunca hubiera existido la actuación que se impugna.

(…)

Así pues,  en ese contexto las declaraciones solicitadas por la DIAN en los numerales 1 y 2 de sus pretensiones, antes transcritas, en términos generales y haciendo una interpretación de la demanda en la que prevalezca lo sustancial sobre lo formal , se adecuan a las finalidades propias de la acción promovida y a la causa que originó la interposición de la demanda, esto es, a permitir que la Administración, una vez retirado del ordenamiento jurídico ese auto de archivo, pueda continuar con el trámite de determinación del tributo. [Sentencia del 10 de marzo de 2011, expediente 17036. MP Martha Teresa Briceño de Valencia]

Según la sentencia transcrita, es procedente que la Dian reabra un proceso sobre el que ya ha proferido un auto de archivo, situación que crea incertidumbre jurídica al contribuyente puesto que este, ni teniendo en la mando el acto administrativo que pone fin al proceso de fiscalización o liquidación, no tiene certeza sobre el efecto jurídico definitivo de este, ya que estará presente la posibilidad de que la Dian se arrepienta y quiere continuar con el proceso de investigación o liquidación.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.