Lo que los empleadores deben saber sore la prescripción de las cesantías y de la sanción por la no consignación de éstas

Antes de que se expidiera y entrara en vigencia la ley 50 de 1990, la figura de la prescripción de las cesantías no ofrecía ninguna dificultad y por tanto el tema no era materia de debate. Estaba claro: el término prescriptivo empezaba a correr en el momento mismo en que terminaba el contrato de trabajo y se extendía a lo largo de tres años, al cabo de los cuales si el trabajador no reclamaba,  operaba el fenómeno de la prescripción. Y si reclamaba, el término de los tres años empezaba a correr de nuevo.

Con la entrada en vigencia de la ley 50 de 1990 el panorama cambió sustancialmente, pues empezaron a coexistir dos sistemas de liquidación de las cesantías: el tradicional y el nuevo que introdujo la mencionada ley.

Y vino entonces el debate sobre la forma como debía operar el fenómeno de la prescripción en el nuevo sistema. Surgieron tres teorías: la primera señala que el término de los tres años empieza a correr a partir de la terminación del contrato de trabajo dado que se trata de una sola prestación social, sin que se altere su naturaleza por el hecho de que tenga que liquidarse anualmente para efectos de su consignación en un fondo. O sea, que mientras la relación laboral se encuentre vigente no se produce la extinción de las cesantías, sino que el término prescriptivo empieza a correr a partir de la ruptura del vínculo laboral. La segunda predica que los tres años de plazo tienen que contarse con respecto a cada anualidad. Así, transcurridos tres años desde el vencimiento del plazo con que cuenta el empleador para consignar las cesantías de un período determinado sin que el trabajador lo requiera para que efectúe la consignación, se extinguen las cesantías de ese período. O sea, que se aplica la prescripción extintiva del derecho al transcurrir tres años sin hacer la reclamación, sin consideración a la terminación de la relación laboral.  Y la tercera sostiene que el derecho a las cesantías no prescribe, por cuanto las normas que consagran este derecho no establecen un término en que se extinga la obligación para hacerlo efectivo y al ser la prescripción un fenómeno de orden público que extingue derechos su consagración debe ser taxativa.

Pues bien, recientemente el Consejo de Estado se ocupó del tema de la prescripción de las cesantías  en el régimen de la ley 50 de 1990 y extendió su estudio al de la prescripción de la indemnización moratoria prevista por dicha normativa como sanción por la no consignación oportuna de las cesantías.

Al término de su estudio, esa alta Corporación llegó a las siguientes conclusiones:

  1. Las cesantías anualizadas, son una prestación imprescriptible. Las cesantías definitivas sí están sometidas al fenómeno de la prescripción.(Es decir que las cesantías que deben consignarse anualmente durante la vigencia del contrato  no  prescriben, pero las que se deben pagar al momento de terminar el contrato sí prescriben).
  2. La sanción o indemnización moratoria sí está sometida al fenómeno de prescripción trienal y la norma aplicable para ese efecto, es el artículo 151 del Código de Procedimiento Laboral. (La novedad consiste en que algunas Subsecciones de la Corporación venían sosteniendo que el término de prescripción empezaba a correr al finalizar la relación laboral)
  3. La fecha a partir de la cual procede la reclamación de la indemnización por la mora en la consignación de las cesantías anualizadas, es el momento mismo en que se produce la mora, es decir, desde el 15 de febrero del año en que se debió realizar el pago.
  4. La fecha hasta la cual corre la mora, producto del incumplimiento en la consignación de las cesantías anualizadas, es aquella en que se produce la desvinculación del servicio.
  5. El salario a tener en cuenta para liquidar la indemnización moratoria es el que devenga el empleado en el momento en que se produce la mora, y cuando concurren dos o más periodos de cesantías y una mora sucesiva, el salario a tener en cuenta para la liquidación cambia en el momento en que se genera un nuevo periodo de mora, en los términos previamente descritos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Alonso Riobó Rubio dice:

    Corrección. Como puede observarse, al título de la columna le hace falta la preposición "sobre", lo cual hace que el mismo sea inconsistente. En consecuencia, dicho titular debe leerse así: "Lo que los empleadores deben saber sobre la prescripción de las cesantías"

    Saludos,

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.