Lo que pasa cuando se tiene una política agraria neoliberal

Inicio » Economía y finanzas. » (29 / 05 / 2009 )

Muchos se han sorprendido con la noticia de que Colombia está importando café, y se preguntan cómo pasamos de ser el segundo exportador mundial a ser importador.

La respuesta es sencilla. Es lo que pasa cuando se sigue una política agraria neoliberal.

Desde el gobierno de César Gaviria con su famosa apertura económica, las importaciones de productos agrícolas se abrieron, de modo que poco a poco la producción nacional fue relegada y sustituida por las importaciones. Ahora es poco lo que se produce en nuestros campos y mucho lo que se importa.

Y el café es sólo uno de los productos propios que estamos importando, puesto que desde hace muchos años se está importando productos que antes producíamos en abundancia como el maíz, el trigo, la cebada e incluso el arroz, entre otros.

Abrir el mercado nacional  a la producción extranjera sin antes preocuparse porque nuestra producción pueda ser competitiva, es sentenciar a la ruina al productor nacional.

No se puede esperar que un campesino colombiano compita con la producción extrajera, cuando para poder sacar su producto al mercado debe luchar horas y horas por una trocha que llaman carretera, y lo mismo debe hacer para ingresar sus insumos. En esas condiciones es absurdo  esperar que se pueda ser competitivo, y abrir el mercado en esas condiciones es sencillamente irresponsable o hasta mal intencionado.

Durante años, el café bajó de precio y los fertilizantes y demás insumos subieron de precio a ritmo frenético, puesto que los fertilizantes al ser un primo lejano del petróleo, cuando  este subió de precio los precios de los  fertilizantes subieron como espuma. Y nadie hizo nada al respecto.

Es por ello que mientras en 1997 con una carga de café de 125 kilos se compraban 20 bultos de fertilizante, en el 2008 con una carga de café sólo era posible comprar 5 bultos. Y en esas condiciones se estaba trabajando prácticamente a pérdida. Y nuevamente  nadie hizo nada.

Luego, cuando el productor ha sido llevado poco a poco a la ruina, llegará el momento en que todo habrá que importarlo, puesto que es imposible producirlo nacionalmente por el alto precio de los insumos y por los altos costos que implica su comercialización debido a la inexistente o pésima red vial en los sectores productivos.

Y a todo esto hay que sumarle la falta de financiación y  los altos costos de la poca financiación que se consigue.

Para superar esta grave situación del sector agrícola hay dos posibles caminos a seguir: 1. Iniciar una política proteccionista para el sector agrícola. 2. Seguir con la apertura pero invertir en infraestructura, apoyo técnico y financiero que permitan al campesino ser competitivo.

Los países ricos, los que pregonan el libro comercio, en cuanto a su industria agrícola aplican las dos alternativas, es decir una política proteccioncita a la vez que invierten fuertemente en la competitividad para el sector. Y acá nos comemos el cuento de que no hay que aplicar ninguna, que cada quien se defienda como pueda por cuanto esas son las reglas del libre mercado.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


3 Opiniones
  1. Carlos Andrea Matiaz dice:

    Este información por que no la tienen el Presidente y los ministros. Y si la tienen, la gran pregunta es ¿porque no han hecho algo, si la solución es tan obvia?

  2. Sebastian Foronda dice:

    Este articulo me parece muy interesante pues resalta los errores economicos que a sufrido nuestra nacion sin importar el sector productivo. Este articulo va al meollo de la situacion y espero que sigan escribiendo estos articulos

  3. Oniar Naólr dice:

    Si, tiene toda la razón, pero aquí aplican políticas de libre comercio, para unos, como lo cafeteros, los paneleros, los cultivadores de plátano, pero para los empresarios que financian al gobierno, para ellos si hay proteccionismo, ejemplo los biocombustibles. Como dijo un amigo, para el café no, pero para los CACAOS , si.!.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.