Los activos intangibles y su función en la contabilidad

Un activo es la representación contable de un recurso que podemos utilizar en nuestra actividad empresarial. Lo que caracteriza a todos los activos es su capacidad de generar ingresos en el futuro.

Los activos se pueden clasificar según su periodo de permanencia en la empresa, diferenciando entre activo no circulante y activo circulante. Dentro de la categoría de activos no circulantes se encuentran los activos intangibles que en inglés se llaman “intangible assets”.

¿Qué representan los activos intangibles?

Los activos intangibles representan en nuestro balance todos aquellos recursos que pueden generar ingresos en el futuro, que no tienen una naturaleza física o monetaria y que pueden ser valorados.

En primer lugar, los activos intangibles deben poder generar ingresos en el futuro. Si adquirimos una aplicación informática que se usa en el proceso productivo, es un activo intangible, ya que contribuye directamente a la creación de productos o servicios que generan ingresos. Si compro un juego de ordenador para entretener a los trabajadores, no lo consideramos un activo intangible ya que no está directamente ligado a la generación de ingresos. Que no sea un activo intangible no quiere decir que no sea útil. Sencillamente, se clasificaría como un gasto al no haber esa relación directa con los ingresos.

En segundo lugar, los activos intangibles no tienen una naturaleza física o monetaria. Si tuvieran una naturaleza física se clasificarían como inmovilizado material. Si fuera monetaria, como inmovilizado financiero.

Por último, los activos intangibles se deben poder valorar económicamente. Nuestra empresa dispone de muchísimos recursos que son útiles pero que la contabilidad no puede valorar: la motivación de nuestros empleados, la relación con los clientes, la forma de organizar la producción… No se pueden incorporar al balance porque no hay una forma objetiva de valorarlos. Por lo tanto, para que un activo intangible pueda aparecer en el balance, es necesario que se pueda determinar su valor.

Tipos de activos intangibles

Distinguimos los siguientes tipos de activos intangibles:

Gastos de investigación: corresponde a los gastos para adquirir nuevos conocimientos científicos. Es importante poder determinar la aplicabilidad de los descubrimientos a la creación de un producto o servicio, ya que, si no hay aplicabilidad aunque sea a largo plazo, estos gastos no podrán activarse.

Gastos de desarrollo: son una fase posterior a los gastos de investigación. En esta fase se persigue aplicar a un proceso industrial los conocimientos adquiridos mediante la investigación. Como en el caso anterior, es necesario que los desarrollos sean aplicables a bienes y servicios monetizables. De lo contrario, no podrán activarse.

Concesiones administrativas: es el precio que hay que pagar o los gastos en los que hay que incurrir para obtener una concesión de la Administración. Por ejemplo, para poder gestionar la concesión de los peajes de una autopista. En este caso, la concesión puede requerir construir la infraestructura.

Propiedad industrial: patentes y otros mecanismos de protección de la invención registrados según la ley correspondiente. Se valoran por el precio de conseguir una patente industrial o de adquirir la licencia de uso de un tercero.

Aplicaciones informáticas: es el software usado por nuestra empresa. Se valora por el precio de las licencias de uso en el caso de adquisición de un tercero o por los costes de desarrollo interno.

El fondo de comercio como activo intangible

Existen otros activos intangibles aparte de los mencionados como los derechos de traspaso entre arrendatarios, el fondo de comercio o los anticipos a cuenta.

De entre ellos, destaca el fondo de comercio, que representa el valor de una empresa adquirida no reflejado por sus libros de contabilidad e incluido en el precio pagado por dicha empresa. Nunca se contabilizará el fondo de comercio si no media una adquisición.

En resumen, los activos intangibles son recursos valorables, que generarán un ingreso futuro y que no tienen naturaleza física o monetaria. Es una categoría que parece abstracta, pero que refleja aspectos de los recursos de la empresa muy importantes. Por eso es necesario gestionar los activos intangibles con mucha atención si queremos que nuestra empresa sea sostenible.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.