Los derechos laborales no prescriben, lo que prescribe es el derecho a reclamar su reconocimiento y pago, o sea que lo que prescribe es la acción

“La prescripción laboral es un fenómeno jurídico por medio del cual las acciones laborales pierden su eficacia, debido a su falta de ejercicio en el lapso de tiempo fijado por la ley.” (Francisco Lafont - Tratado de Derecho Laboral)

Puesto en términos bien sencillos, podríamos decir que si el trabajador no ejerce su derecho a reclamar el reconocimiento y pago de un determinado beneficio laboral dentro de los tres años siguientes al momento en que se causó para el empleador la obligación de pagarlo, dicho trabajador pierde el derecho a exigir judicialmente el pago del mismo. O sea que la prescripción constituye una sanción para el trabajador por no haber ejercido su derecho dentro de ese plazo.

Para hacernos entender mejor, digamos que uno es el derecho en sí, -como por ejemplo el derecho al pago de la cesantía-  y otro muy distinto, el derecho que le confiere la ley al trabajador de reclamar el reconocimiento y pago de ese derecho. Así por ejemplo, quien ha laborado durante un año completo tiene derecho a que se le pague por concepto de auxilio de cesantía el equivalente a un mes de salario. Y otra cosa es el derecho que la ley le reconoce a ese trabajador para, si se da el caso, acuda a la justicia en procura de que se obligue al empleador a cancelarle ese beneficio.

Esa precisión es importante, porque existe en el imaginario colectivo la creencia equivocada de que los derechos laborales prescriben al cabo de tres años de haberse causado, o lo que es lo mismo, al término de los tres años de haberse hecho exigible su pago. Y esa errónea apreciación lleva a muchas personas a afirmar que si el trabajador deja vencer ese plazo sin reclamar a su empleador el pago de dicha obligación, pierde el derecho al mismo.

Esa idea se ha generalizado de tal manera que incluso algunos abogados suelen hablar de prescripción de derechos, y a veces van más allá y  llegan al punto de proponer la excepción de prescripción conjuntamente con las de pago y cobro de lo no debido.

O sea que por una parte aducen que el derecho que está reclamando el trabajador ya prescribió, y seguidamente alegan que a su cliente se le está cobrando algo que él no debe, lo cual es inconsistente, porque si no ha pagado la obligación es claro que la debe, otra cosa es que el trabajador haya comprometido seriamente la posibilidad de pedirle al juez que le ordene al empleador cancelar la obligación. Y hablamos aquí de comprometido y no de perdido, porque puede ocurrir que el empleador no alegue la prescripción de la acción y con esa omisión habilite al juez para ordenar el pago, toda vez que la prescripción no puede ser declarada de oficio.

Como puede advertirse, con la prescripción el trabajador no pierde el derecho al beneficio en sí, lo que pierde es el derecho a accionar judicialmente contra su empleador, vale decir, no puede demandarlo ante el juez, y si lo hace, bien puede el demandado alegar que la acción que se está ejerciendo ya prescribió. Claro está que si el demandado omite proponer la excepción de prescripción y se prueba en el proceso que el derecho se causó, el juez muy seguramente condenará al empleador deudor a pagar la obligación objeto de cobro.

Expuesta la situación de esa manera, habrá algunos que se pregunten: ¿Bueno, y de qué le sirve al trabajador que el derecho no prescriba si  él no puede obtener que la justicia condene al empleador a pagarlo?

Pues bien, cuando el trabajador deja pasar los tres años que fija la ley para reclamar la efectividad de ese derecho y no lo hace, la obligación del empleador no desaparece, no se extingue, no se diluye, sino que simplemente va al  limbo donde viven las obligaciones naturales. Lo anterior quiere decir que la obligación del empleador sigue vigente, sólo que no puede ser forzado judicialmente a pagarla.   Podría decirse entonces que, en estricto sentido, la única manera de extinguir una obligación laboral es con el pago. La deuda pierde su coercibilidad jurídica, pero mantiene su condición de deuda moral, el empleador no deja nunca  de deberla a menos que la pague.

En conclusión, la prescripción es un modo válido de extinguir las acciones laborales.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

10 Opiniones
  1. favio enrique contreras dice:

    Buenas tardes, en el caso del señor carlos valenzuela, es de sí laboró siete años o hace siete años terminó el contrato laboral.

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      Entiendo que se retiró después de laborar 7 años. En ese caso podría reclamar, con la posibilidad de que le prospere la acción, los derechos causados durante los tres años anteriores a la fecha en que radique la demanda. La reclamación de los derechos causados antes de los últimos tres años podría fracasar si el empleador al contestar la demanda propone la excepción de prescripción de la acción.

      Si se retiró hace siete años (hipótesis muy improbable) la situación sería peor, pues estarían afectados por la prescripción de la acción todos los derechos causados durante el tiempo que laboró.

      Saludos,

  2. Arturo Betancourt Hoyos dice:

    Y cómo debe quedar la obligación laboral en los Estados Financieros cuando queda convertida en obligación natural o moral?

  3. Jose Villa dice:

    "Pues bien, cuando el trabajador deja pasar los tres años que fija la ley para reclamar la efectividad de ese derecho y no lo hace, la obligación del empleador no desaparece, no se extingue, no se diluye, sino que simplemente va al limbo donde viven las obligaciones naturales."

    Quiere decir que en este caso el empleador puede hacer lo mismo que el presidente Santos? , PAGA SI SE LE DA LA GANA?.

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      Eso quiere decir que la deuda no desaparece, pero el trabajador queda sin instrumentos legales para obligar al empleador a pagar.

      Quienes defiende la constitucionalidad de la norma que precisa que el término de prescripción empieza a correr a partir del momento que se causó el derecho al pago, argumentan que si se presenta la prescripción es precisamente por culpa del trabajador por no haber reclamado durante los tres años que tenía para ello. Los que la cuestionan aseguran que si el trabajador no reclamó durante la vigencia del contrato fue por miedo a represalias del empleador.

      Saludos,

  4. Wilson Manuel Mesa Arriola. dice:

    Un inmenso Abrazo, felicitarles por tan importante pagina ilustrativa. Quiero que conozcan un caso que me ocurre y es el siguiente : En el año 1978 labore como Docente en la Alcaldia de Magangue mediante nombramiento por Decreto, pero en ningun momento fui notificado por la Alcaldia la insubsistencia de dicho nombramiento en el que labore hasta el año 1980, para esa epoca la Alcaldia no tenian cultura de pago por lo que nunca reclame. Necesito contodo respeto que debo seguir para que por lo menos me sean reconocidos los Derechos para el pago de las cuotas pensionales para futuro. De igual manera me sucede otro caso a nivel Departamental. Les estare muy agradecido por su atencion. Dios Los Bendiga. atte: wilson Manuel Meza Arriola. C.C. No 9131913 expedida en Magangue Bolivar. Ruegoles respenderme a mi email : wilsonmeza1954@hotmail.com

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      Si durante el tiempo que usted laboró como docente al servicio de la Alcaldía de Magangué lo hizo con fundamento en un nombramiento y tomó posesión del cargo, tendría la posibilidad de demandar al municipio para que responda por el pago del bono pensional correspondiente a dicho período, pero tendría que probar la prestación del servicio, y para ello se requiere pruebas documentales pues las testimoniales
      no son suficientes por sí solas. Me explico, la prestación de servicios como servidor público no se puede probar únicamente con testigos, debe haber otras pruebas, especialmente documentales.

      Saludos y muchas gracias por el abrazo, lo recibimos con agrado.

  5. carlos valenzuela dice:

    Buenos días

    Sobre la prescripción de los derechos laborales, quisiera consultar que ocurre cuando el empleado continúa laborando por un término mayor a los tres años y una vez se retire de la empresa, en mi caso a los siete años, podría demandar al empleados por el no pago?

    • Alonso Riobo Rubio dice:

      Podria demandar, pero muy seguramente el empleador alegaría que la accion ya prescribió, es decir, que el derecho a demandar que tenía usted ya se extinguió. Una de las aspiraciones de los trabajadores ha sido siempre que los tres años de la prescripcion empiecen a contarse a partir del momento en que termina el contrato de trabajo, toda vez que mientras el mismo esté vigente los trabajadores se abstendrán de demandar al empleador por miedo a perder el empleo. En Colombia ya se demandó la inconstitucionalidad de la norma que prevé que los tres años se cuentan desde cuando se causó el derecho, pero la Corte Constitucional no le dio prosperidad a la demanda.

      Saludos,

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.