¿Los empleados “adictos al trabajo” son convenientes en una empresa?

A muchos empleadores les gusta que sus trabajadores dediquen tiempo adicional a su trabajo, y si es gratis mejor, pues según ellos, esto es muestra del compromiso y sentido de pertenencia con la empresa. Los trabajadores en su afán de agradar y ser considerados “buenos” elementos, no reparan en quedarse unas horas más después de terminada su jornada laboral, sin embargo,  hay que tener cuidado, porque si se lleva a los extremos,  puede ser el inicio de una adicción al trabajo.

Con frecuencia se confunde el buen trabajador con el adicto al trabajo y hay una gran diferencia entre ambos, el primero,  es el que no escatima ningún esfuerzo para cumplir a cabalidad con las labores asignadas y de requerirse dedicar tiempo extra, lo hace con el mayor de los gustos, pues disfruta de lo que hace y lo ve como un desarrollo profesional, el segundo, suele darle mayor importancia a su trabajo que a cualquier otra actividad, inclusive lo anteponen a su familia.

Los adictos al trabajo, sienten un impulso incontrolable por estar en su lugar de trabajo y piensan constantemente en él, independientemente de lo que estén haciendo o si están compartiendo con otras personas. Suelen llevarse trabajo para la casa y con el avance de la tecnología, tienen acceso a su correo corporativo desde su celular, lo que les permite estar conectado con la empresa desde cualquier lugar. El trabajo para ellos, lo es todo.

Si en su empresa tiene a un trabajador con estas características, préstele mucha atención, pues un comportamiento obsesivo puede ser el resultado de trastornos emocionales o de salud. Con frecuencia, los adictos al trabajo tienen problemas depresivos, padecen de profundas inseguridades y temores, tienen un entorno familiar conflictivo o disfuncional, lo que los lleva a refugiarse en su trabajo y percibirlo como un espacio en donde tienen el control. No es sano para una organización tener un empleado adicto al trabajo, porque el que trabaje todo el día, inclusive hasta altas horas de la madrugada y los fines de semana, no es garantía que sea el más productivo, al contrario, puede estar generando un gran problema. Es típico que estos empleados promuevan un ambiente hostil con sus compañeros, ya que suelen creer, que todo lo que hacen está perfecto y desmeritan los esfuerzos de los demás y si llegan a tener un cargo de direccionamiento, pretenden que sus subalternos copien su “ejemplo” y que tengan comportamientos iguales a los de ellos, llevándolos a niveles altos de estrés y ansiedad, lo que dispararía el ausentismo laboral.

También se debe analizar si la empresa es quien está ocasionando este comportamiento obsesivo en el empleado, porque es posible que se le asigne más trabajo del que pueda realizar y éste en su afán por cumplir o por necesidad, esté sacrificando su salud y su familia. Siempre es bueno contar con trabajadores comprometidos, sin embargo, recuerde que todo exceso siempre trae consecuencias.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.