¿Los “empleados” son solo los que prestan servicios personales o rentas de trabajo?

No, y paso a demostrarlo. El artículo 329 del estatuto tributario señala:

“Artículo 329. Clasificación de las personas naturales. Clasificación de las personas naturales. Para "efectos de lo previsto en los Capítulos I y " de este Título, las personas naturales se clasifican en las siguientes categorías tributarias:

  1. a) Empleado;
  2. b) Trabajador por cuenta propia.

Se entiende por empleado, toda persona natural residente en el país cuyos ingresos provengan, en una proporción igualo superior a un ochenta por ciento (80%), (1) de la prestación de servicios de manera personal o (2) de la realización de una actividad económica por cuenta y riesgo del empleador o contratante, mediante una vinculación laboral o legal y reglamentaria o de cualquier otra naturaleza, independientemente de su denominación.

(3)Los trabajadores que presten servicios personales mediante el ejercicio de profesiones liberales o (4) que presten servicios técnicos que no requieran la utilización de materiales o insumas especializados o de maquinaria o equipo especializado, serán considerados dentro de la categoría de empleados, siempre que sus ingresos correspondan en un porcentaje igualo superior a (80%) al ejercicio de dichas actividades.” (Numeración propia)

Obsérvese como se resalta el hecho de que existen al menos cuatro supuestos bajo los cuales se puede considerar a una persona natural como empleado. Si la teoría de que los empleados son solo los asalariados y los independiente fuese cierta ¿Qué sentido tiene que la ley señale que se entiende por empleado a quien realice una actividad económica como cuenta y riesgo del empleados o contratante?

A su turno, algunos aducen que la referencia a “actividades económicas” debe entenderse circunscrita simplemente a servicios personales. En ese caso, el contraargumento sería que la redacción de la ley acogiendo esta tesis sería la siguiente “se entiende por empleado a toda personas natural (…) cuyos ingresos provengan en un 80% o más de las prestación de servicios de manera personal o prestación rentas de trabajo”.

Es decir, sería absurdo que la ley repitiese que empleado  es quien presta servicios personales. Y en esa medida, es claro que la redacción de la ley hace que cualquiera que realice una actividad económica pueda ser considerado empleado a partir de la definición de cuenta y riesgo propio.

A su turno, algunos lectores como Luis, han indicado que los empleados solo opera en el caso de servicios. Basados en la definición de cuenta y riesgo propio que trae el artículo 1 del decreto 3032 de 2013.

Veamos porque. El artículo 2 del decreto 3032 de 2013 señala como se clasifican los empleados a partir de un sistema de conjunto, en los conjuntos 2 y 3 encontramos lo siguiente:

En ambos casos hace referencia a que se realicen actividades económicas, y en primera instancia independientemente de si se tiene o no cuenta y riesgo propio, quedaría dentro de la categoría de empleados, excepto porque las demás condición del conjunto 3 señalan que cuando se realicen actividades del articulo 340 en más de un 20% ya no se es empleado, o que cuando realice actividades de comercio en una proporción superior al 20% igualmente no sería considerado empleado.

Ahora bien, el artículo 1 del decreto 3032 de 2013, señala que se entiende por cuenta y riesgo propio para las actividades económicas, y dice:

“2. Una persona natural realiza actividades económicas por cuenta y riesgo propio, distintas a la prestación de servicios personales, si cumple la totalidad de las siguientes condiciones:

a). Asume las pérdidas monetarias que resulten de la realización de la actividad;

b). Asume la responsabilidad ante terceros por errores o fallas en la realización de la actividad, y

c). Sus ingresos por concepto de esos servicios provienen de más de un contratante o pagador, cuyos contratos deben ser simultáneos al menos durante un mes del periodo gravable.

El argumento en este caso, es que una de las condiciones para tener cuenta y riesgo propio es que esos “SERVICIOS” provengan de más de un contratante o pagador. Es decir, señala que inicialmente se consideran todas las actividades y luego cierra el espectro a los “servicios”.

En este caso, la Dirección Jurídica de la entidad ha reconocido de manera no formal, que se trató de un error de transcripción, y la prueba en este caso se analiza en conjunción con los trabajadores por cuenta propia, pues en el artículo 3 del decreto 3032 de 2013 señala:

Artículo 3°. Trabajador por cuenta propia. Para los efectos del cálculo del Impuesto Mínimo Alternativo Simplificado (IMAS), de conformidad con lo establecido en los artículos 336 a 341 del Estatuto Tributario, una persona natural residente en el país se clasifica como trabajador por cuenta propia si en el respectivo año gravable cumple la totalidad de las siguientes condiciones:

 “1. Sus ingresos provienen, en una proporción igual o superior a un ochenta por ciento (80%), de la realización de solo una de las actividades económicas señaladas en el artículo 340 del Estatuto Tributario.

  1. Presta el servicio por su cuenta y riesgo.
  2. Su Renta Gravable Alternativa (RGA) es inferior a veintisiete mil (27.000) UVT.
  3. El patrimonio líquido declarado en el periodo gravable anterior es inferior a doce mil (12.000) UVT.”

Si se entiende que el concepto de cuenta y riesgo en los trabajadores por cuenta propia solo aplica a “los servicios”, entonces las actividades del artículo 340 del estatuto tributario como comercio al por mayor o comercio al poner, no podrían acogerse al sistema IMAS; pues la condición 2 del artículo 3 del decreto 3032 de 2013, solo habla de servicios mientras que el comercio al por mayor no es un servicio.

Una vez analizado este paréntesis, es claro que la definición de cuenta y riesgo propio debe entenderse en conjunto con el de actividades económicas.

La otra posición es consideran que la condición C) de cuenta y riesgo propio no se considere, y solo aplique la condición A) y B), en ese caso, si no se asume la responsabilidad o no se asumen las pérdidas no habría cuenta y riesgo propio independientemente del el número de contratante o pagadores, circunstancias estas que en ultimas en caso de no cumplirse alguna de las dos ( a) o b) ) No se tendría cuenta y riesgo propio, y en esa medida la persona natural que realiza actividades económicas en una proporción igual o superior a un 80% sería empleado pues encajaría perfectamente dentro del conjunto 2 de la categoría de empleados que señala el artículo 2 del decreto 3032 de 2013.

Los comentarios son bienvenidos,  y las discusiones apenas comienzan.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.