¿Los ingresos por pensiones computan para determinar la categoría empleados?

Es bien sabido, que el artículo 329 del E.T. consagra la clasificación de las personas naturales (para efecto del impuesto sobre la renta y complementarios), y que las mismas han de ser ubicadas en las categorías de empleados, trabajadores por cuenta propia y de las demás personas naturales, ello acorde a las condiciones específicas de cada sujeto pasivo.

Dispone tal referente que “las personas naturales se clasifican en las siguientes categorías tributarias:

  1. a) Empleado;
  2. b) Trabajador por cuenta propia.

Se entiende por empleado, toda persona natural residente en el país cuyos ingresos provengan, en una proporción igual o superior a un ochenta por ciento (80%), de la prestación de servicios de manera personal o de la realización de una actividad económica por cuenta y riesgo del empleador o contratante, mediante una vinculación laboral o legal y reglamentaria o de cualquier otra naturaleza, independientemente de su denominación.

(…)

los ingresos por pensiones de jubilación, invalidez, vejez, de sobrevivientes y sobre riesgos laborales no se rigen por lo previsto en los Capítulos I y II de este Título, sino por lo previsto en el numeral 5 del artículo 206 de este Estatuto”.

A partir de esa nueva disposición, aplicable a las personas naturales, se consulta a la Administración Tributaria que “con fundamento en la Ley 1607 de 2012 y en el Decreto 0099 de 2013, en el caso de una persona natural obligada a declarar renta en el año 2012, cuyos ingresos provienen de una asignación pensional y de honorarios en ejercicio de una profesión liberal, cuál es la retención en la fuente aplicable en un contrato de prestación de servicios?”.  (Oficio 079480 de diciembre  11 de  2013)

Con el ánimo de dar debido tratamiento al interrogante formulado, la Autoridad Tributaria acude – lógicamente – a precisar la clasificación de las personas naturales (conforme al aludido artículo 329 del E.T.), y culmina interpretando que “obsérvese que el artículo 329, en lo relacionado con los ingresos por pensiones consagra un tratamiento diferencial de carácter objetivo y no subjetivo, es decir, en función de la base imponible y/o exenta y no del sujeto pasivo o de la calidad de pensionado. En contraste, el parágrafo de los artículos 329 y 206-1 del Estatuto Tributario, establece un trato diferente p. ej. en virtud de la condición de servidores públicos diplomáticos, consulares y administrativos del Ministerio de Relaciones Exteriores o de notarios (Decreto 960 de 1970).

Así las cosas, en el caso planteado en que una persona natural percibe ingresos provenientes de una asignación pensional y de honorarios en ejercicio de una profesión liberal, para establecer la categoría tributaria a la que pertenece, se debe tener en cuenta el total de ingresos percibidos en el respectivo período gravable, diferentes al ingreso por pensiones”.  (Oficio 079480 de diciembre  11 de  2013)  

Concordante con lo anterior, en el artículo 4 del decreto 3032 señala que “para efectos de calcular los límites porcentuales establecidos en el artículo 329 del Estatuto Tributario y efectuar la clasificación en las categorías de contribuyentes a las que se refiere el presente decreto, no se tendrán en cuenta las rentas sometidas al régimen del impuesto complementario de ganancias ocasionales, ni las provenientes de enajenación de activos fijos poseídos por menos de dos (2) años. 

Tampoco se tendrán en cuenta para establecer los límites de dichos montos los retiros parciales o totales de los aportes voluntarios a Fondos de Pensiones y de ahorros en las cuentas para el fomento de la construcción “AFC”, siempre y cuando correspondan a ingresos que se hayan percibido y destinado en un periodo o periodos fiscales distintos al periodo fiscal en el cual se efectúa el retiro del Fondo o cuenta, según corresponda. 

Parágrafo 1°. De conformidad con lo previsto en el artículo 329 del Estatuto Tributario, los ingresos provenientes de pensiones de jubilación, invalidez, vejez, de sobrevivientes y sobre riesgos laborales, no se incluyen en la determinación de la renta gravable alternativa del IMAN y el IMAS, y se tendrán en cuenta, únicamente, para efectos de calcular los límites porcentuales establecidos en dicho artículo. 

Parágrafo 2°. A los ingresos de que trata el parágrafo anterior, provenientes de pensiones de jubilación, invalidez, vejez, de sobrevivientes y sobre riesgos laborales, seguirán sujetas al régimen ordinario de determinación del impuesto sobre la renta y complementarios, previsto en el numeral 5 del artículo 206 del Estatuto Tributario”.

De la confrontación de la doctrina oficial y de lo contemplado en el decreto reglamentario, sería de inferir su armonización en el entendido que los ingresos provenientes de pensiones no computarían como parte de los ingresos requeridos para pertenecer a la categoría empleados.

No obstante, podría estarse en desacuerdo con la anterior aseveración, toda vez que el reglamento no precisó si los ingresos por pensiones “se tendrán en cuenta, únicamente” para hacer parte del 80% o del 20%; es decir, si tales pensiones computan como parte de los ingresos para pertenecer a la categoría empleados, o si por el contrario no deben ser tenidos en cuenta como ingresos propios de los exigidos para dicha categoría.

Pero pese a lo dicho, sería simple inferir que las pensiones al no corresponder a la “prestación de servicios de manera personal o de la realización de una actividad económica por cuenta y riesgo del empleador o contratante, mediante una vinculación laboral o legal y reglamentaria o de cualquier otra naturaleza, independientemente de su denominación”, no computarían como parte de los ingresos propios de la categoría empleados.

Finalmente, bien podría cerrarse la discusión a partir de lo manifestado – por la Administración Tributaria – en el oficio 885 de julio de 2014 en cuanto a que “para efectos del cálculo de los limites porcentuales establecidos en el artículo 329 del estatuto tributario y determinar la clasificación en las categorías tributaria de contribuyentes, según lo establecido en el artículo 4 de decreto 3032 de 2013, los ingresos provenientes de pensiones de jubilación, invalidez, vejez, de sobrevivientes y sobre riesgos laborales recibidos por las personas naturales residentes deberán ser tenidos en cuenta como ingresos provenientes de una relación laboral o legal y reglamentaria, y sumarse a cualquier otro tipo de ingreso que sea pertinente para la clasificación de empleado señalada en el artículo 2 del Decreto 3032 de 2013. Tales ingresos continuarán rigiéndose por el numeral 5 del artículo 206 del Estatuto Tributario”.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.