Los pagos por concepto de alimentación, en el contexto de la retención mínima

Tratándose de las personas naturales pertenecientes a la categoría empleados, que sean beneficiarias de pagos o abonos en cuenta, la retención aplicable  será la indicada en el artículo 383 del E.T.; pero si adicionalmente – esos sujetos – son declarantes del impuesto sobre la renta, el valor a retener estará dado por la suma mayor que resulte de aplicar (a la base gravable) las tarifas consagradas en los artículos 383 y 384 del E.T.

Conviene precisar, que el citado artículo 384 (“tarifa de retención mínima para empleados”) contempla que “no obstante el cálculo de retención en la fuente efectuado de conformidad con lo dispuesto en el artículo 383 de este Estatuto, los pagos mensuales o mensualizados (PM) efectuados por las personas naturales o jurídicas, las sociedades de hecho, las comunidades organizadas y las sucesiones ilíquidas, a las personas naturales pertenecientes a la categoría de empleados, será como mínimo la que resulte de aplicar la siguiente tabla a la base de retención en la fuente determinada al restar los aportes al sistema general de seguridad social a cargo del empleado del total del pago mensual o abono en cuenta: (…)”  (Resaltado por fuera del texto)

En ese orden, es debido recordar que conforme al artículo 387-1 del E.T. “los pagos que efectúen los patronos a favor de terceras personas, por concepto de la alimentación del trabajador o su familia, o por concepto del suministro de alimentación para éstos en restaurantes propios o de terceros, al igual que los pagos por concepto de la compra de vales o tiquetes para la adquisición de alimentos del trabajador o su familia, son deducibles para el empleador y no constituyen ingreso para el trabajador, sino para el tercero que suministra los alimentos o presta el servicio de restaurante, sometido a la retención en la fuente que le corresponda en cabeza de estos últimos, siempre que el salario del trabajador beneficiado no exceda de 310 UVT.** Lo anterior sin menoscabo de lo dispuesto en materia salarial por el Código Sustantivo de Trabajo.

Cuando los pagos en el mes en beneficio del trabajador o de su familia, de que trata el inciso anterior excedan la suma de 41 UVT**, el exceso constituye ingreso tributario del trabajador, sometido a retención en la fuente por ingresos laborales. Lo dispuesto en este inciso no aplica para los gastos de representación de las empresas, los cuales son deducibles para estas.

Para los efectos previstos en este artículo, se entiende por familia del trabajador, el cónyuge o compañero (a) permanente, los hijos y los padres del trabajador”.  (Resaltado por fuera del texto).

Con fundamento en los aludidos referentes, y de una lectura meramente gramatical o literal, podría colegirse que pudiendo ser los valores por concepto de alimentación un “pago mensual” (visto desde la óptica de lo dispuesto en el artículo 384 del E.T.), estos computarían dentro de la base gravable para la determinación de la correspondiente retención mínima.

Lo anterior, sin lugar a dudas, carecería de total validez, pues de una interpretación integradora (o sistemática), lo que bien habría de inferirse es que por no tratarse – los pagos por concepto de alimentación – de un ingreso para el trabajador (en los términos del artículo 387-1), los mismos no podrían conformar la base gravable para la determinación de una eventual retención mínima; ello, toda vez que el mecanismo de retención en la fuente persigue como fin el recaudo anticipado del tributo, y por tanto deberá versar sobre ingresos no sometidos al impuesto sobre la renta y complementarios.

No obstante, no ha de olvidarse que sólo gozan del calificativo de ingreso no gravado (y por tanto no sometido al impuesto, ni al mecanismo de retención en la fuente) aquellos pagos por concepto de alimentación, que cumplan los señalados requisitos de no exceder las 310 UVTs y 41 UVTs de salario y de pagos mensuales, respectivamente.

Es oportuno mencionar, y en relación con lo antes dicho, que la Administración Tributaria considera que “no están sometidos a la retención mínima de que trata el artículo 384 del Estatuto Tributario los pagos por concepto de alimentación a que se refiere el artículo 387-1 ibídem, al no constituir ingreso para el trabajador sino para el tercero que suministra los alimentos o presta el servicio de restaurante. Esto sin perjuicio de las limitaciones, presupuestos y requisitos establecidos en dicho artículo que puedan dar lugar a la aplicación del artículo 384”.  Concepto 11685 abril de 2015.

Como sustento de la mencionada posición, precisa la DIAN que “en materia de retención en la fuente, es importante tener en cuenta que la misma, como mecanismo de recaudo anticipado del impuesto, es efectuada por la persona o entidad que realiza un pago o abono en cuenta, siempre que éstos se encuentren sometidos a retención. 

Así, en términos generales, un pago o abono en cuenta estará sometido a retención en la fuente, siempre que constituya ingreso tributario, que sea gravado con renta o ganancia ocasional, o que no se halle expresamente exento de retención”.

Finalmente, clarifica la aludida doctrina que “lo anterior sin perjuicio de las limitaciones previstas en el artículo 387-1, de manera especial este despacho se refiere a lo señalado en su inciso segundo sobre los pagos por estos conceptos, que se hagan en el mes en beneficio del trabajador o de su familia que excedan la suma de 41 UVT, constituye ingreso tributario del trabajador sometido a retención en la fuente por ingresos laborales, situación que ha sido analizada en el oficio 064243 del 12 de octubre 2012. 

Así las cosas, los pagos que excedan la suma anteriormente mencionada y que se encuentran sometidos a retención en la fuente por ingresos laborales, les resultará aplicable lo contenido en el artículo 384 del Estatuto Tributario”.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.