Los plazos fijados en días inician el día siguiente a la notificación del contribuyente

Los plazos que el estatuto tributario fija en días se inician a contar desde el día siguiente a la notificación, contrario a cuando el plazo es fijado en meses o en años.

En innumerables sentencias la sección cuarta de consejo de estado ha manifestado que los plazos fijados en días se inician a contar desde el día siguiente a su notificación, elemento esencial a tener en cuenta para hacer un uso adecuado de la oportunidad legal que el estado le confiere para responder a los diferentes actos administrativos que la Dian profiera a un contribuyente.

Por ejemplo, en sentencia del 10 de febrero de 2011 radicación 16998 el consejo de estado manifestó que “contrario a cuando los términos son fijados en días, los términos de meses y de años se contarán conforme al calendario, es decir, se incluyen los días inhábiles ; es decir, cuando el plazo se fija en meses o años el plazo comienza a correr de mes a mes o año a año, independientemente de que el día siguiente al de la notificación sea hábil o inhábil; y, el primer mes del término finaliza a la media noche del día cuyo número corresponde con el de la fecha de notificación.”

De lo anterior se debe advertir que se dan dos situaciones diferentes respecto al día en que se debe iniciar la contabilización de los días de plazo fijado:

  1. Cuando el plazo es fijado en meses o años
  2. Cuando el plazo es fijado en días

En el primer caso el conteo se inicia el mismo día en que se recibe la notificación, y en el segundo caso, como se debe interpretar cuando el consejo de estado dice contrario a cuando los términos son fijados en días, el conteo inicia el día siguiente a la notificación de debida forma.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.