Los recursos ante la Administración Tributaria

El nuevo código contencioso administrativo, ley 1437 de 2011, desaparece el artículo 63 del antiguo código y elimina las menciones a la “via gubernativa”.  Sin embargo, se mantienen la premisa de que es obligatorio el agotamiento  la “vía gubernativa”  como requisito para acceder a la jurisdicción contencioso administrativa. Pues así lo estipula el artículo 161 del Nuevo CCA al señalar:

Artículo 161. Requisitos previos para demandar 

La presentación de la demanda se someterá al cumplimiento de requisitos previos en los siguientes casos: 

(…) 2. Cuando se pretenda la nulidad de un acto administrativo particular deberán haberse ejercido y decidido los recursos que de acuerdo con la ley fueren obligatorios. El silencio negativo en relación con la primera petición permitirá demandar directamente el acto presunto.

Sin entrar en discusiones jurídicas de fondo, el motivo de este escrito es poner a juicio la  utilidad y necesidad  de los recursos que interponemos ante la Dian. Es muy común escuchar a  los contribuyentes y sus asesores decir, “la Dian no está aceptando nada, en ultimas toca demandar”.

La vía gubernativa  surgió bajo el derecho español  para conservar las decisiones administrativas y evitar la interferencia de tribunales, mientras que bajo el derecho francés   surgieron como  un control jurisdiccional de la administración, en Colombia se podrá definir de muchas formas, pero en términos generales y específicamente en impuestos, dicha vía es la consolidación de la decisión definitiva de la Dian.

Ahora bien, ¿Cuántos recursos de reconsideración se interponen ante la Dian? ¿Cuántos de apelación? ¿En cuantos casos se reconsidero a favor del contribuyente la decisión de la Dian? ¿Cuántos recursos fueron inadmitidos de forma definitiva? Son datos que solo la administración tributaria posee, y que no se están dando a conocer a los contribuyentes. Un reciente estudio del  Banco interamericano de desarrollo junto al Centro interamericano de administraciones tributarias indica que cada día se interponen menos recursos en Latinoamérica (Pág. 63)[1],  y  aclara que se deben a dos juicios: o existe mejor calidad en los actos administrativos de la administración tributaria o existe menor confianza de los contribuyentes en este tipo de recursos. El segundo razonamiento es quizá el más generalizado en nuestro país.

Un control idóneo sería los realizados por el obervatorio de jurisprudencia del Instituto Colombiano de Derecho Tributario, que en dos ocasiones a través de los libros estudios críticos de jurisprudencia tributaria tomos I y II han hecho una labor encomiable, examinando de forma cuantitativa y cualitativa las decisiones  del consejo de estado respecto de los temas tributarios. Un control así, sería el más eficaz para el caso de los recursos que se interponen  ante la administración tributaria.

Los doctores José Luis Benavides  y Andrés Fernando Ospina Garzón en su artículo la justificación de los recursos administrativos (revista derecho del estado no 29 2012, U Externado), concluyeron respecto de los recursos administrativos: 

De esta manera, los recursos administrativos se justifican en la medida en que cumplan efectivamente sus objetivos múltiples, esto es, que gracias a ellos la administración realice un control interno de sus decisiones y proteja los derechos de los administrados, permitiéndoles defenderse eficaz y rápidamente frente a las decisiones de la administración, y además que gracias a todo esto se reduzca el número de nuevas demandas jurisdiccionales en contra de la administración. Un análisis serio de los recursos administrativos permite al mismo tiempo a la administración una retroalimentación y una adecuación de los procedimientos administrativos a partir de la reflexión acerca de las patologías frecuentes de los actos de la administración. 

Entonces, es recomendable el fortalecimiento de la división de estudios económicos de la Dian,  y pensar en descentralizar las labores de análisis de los tributos. Así cada región del país sabrá como va su región en términos de eficiencia tributaria y, pasaremos de esa visión sesgada de creer que la Dian se dedica al  recaudo y la transformaremos por una labor de institucionalidad a favor de los ciudadanos.

Por último, una duda que nos queja a todos, ¿Dónde está la defensoría del contribuyente?

[1] http://www.iadb.org/intal/intalcdi/PE/2013/11696.pdf

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.