Los riesgos de la solvencia aparente

En el mundo de los negocios hay que tener claro y estar seguro de con quien se hacen negocios, y uno de los riesgos menos evaluados tiene que ver con la solvencia aparente.

Hay personas y empresas que aparentan ser solventes y si son reconocidos por su seriedad en los negocios y en la puntualidad en el cumplimiento de sus obligaciones, pueden fácilmente inducir al error a cualquier tercero que pudiera estar interesado en hacer negocios con ellos.

Existen dos figuras contractuales que proliferan la solvencia aparente tanto de personas como de empresas: Leasing y  compraventa con pacto de reserva de dominio.

En ocasiones vemos personas con grandes y lujosas casas y con automóviles de alta gama, y lo primero que se piensa es que estamos ante una persona solvente, pudiente, pero en realidad es probable que los bienes y propiedades que ostenta esa persona puede que no sean de su propiedad, bien porque los adquirió bajo la figura de leasing, o mediante una venta con pacto de reserva de dominio, y en los dos casos, quien aparenta ser el propietario no lo es. Igual puede suceder con una empresa que funcionan en grandes instalaciones y que posee maquinaria  y equipo de todo tipo.

Sin lugar a dudas que un potencial acreedor de una persona o empresa de estas debe  exigir las garantías del caso, pero algunas personas, impresionadas por las apariencias se fían en esa aparente solvencia y terminan otorgando crédito a una entidad o persona que en realidad no tiene la propiedad de ningún bien de los que presume o presenta, y luego en caso de incumplimiento  no existen bienes que pudieran garantizar el pago de la deuda. No hay bienes que perseguir.

El legislador ha intentado minimizar ese riesgo obligando que por ejemplo el contrato de compraventa con pacto de reserva de dominio sobre cosas muebles se inscriba en el registro mercantil,  y sobre bienes inmuebles se inscriba en la oficina de registro de instrumentos públicos, pero ello no es suficiente para muchas personas.

Por supuesto que no todas las empresas o personas que utilizan estas figuras contractuales lo  hacen con el ánimo de estafar o embaucar, pero sí son figuras muy utilizadas por quienes se dedican a estafar. Corresponde a cada quien actuar con la debida precaución para evitar el riesgo de la solvencia aparente.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.