Marca personal de 0 a 100

Para resumir el tema relativo a la marca persona se crea una pequeña guía que resume los pasos que se deben seguir desde que se inicia con el proceso hasta que este llega a su final.

Capítulo I

En este y en los próximos cuatro artículos vamos a crear una pequeña guía para todos aquellos que se hayan decidido a trabajar su marca personal.

Tras 25 artículos en los que hemos comentado todos sus beneficios, cada uno de sus aspectos, herramientas, ventajas y desventajas, toca pasar a la acción y tomar el control de nuestra marca. Empecemos.

¿Cuál es tu nicho de mercado?

Si queremos posicionarnos, que nos vean como un experto y una persona importante dentro de una profesión en concreto, tenemos que especializarnos. Hay que elegir un nicho de mercado que nos apasione, que nos haga trabajar más horas de las necesarias simplemente porque nos gusta y, en definitiva, un nicho de mercado del que disfrutemos cada día trabajando en él.

No necesariamente tienes que especializarte en aquello en lo que has trabajado toda tu vida, puede que no te guste o estés cansado de hacerlo. El primer paso que tienes que dar es mirar dentro de ti, ver qué es lo que te gustaría hacer y todo aquello que pueda influir en tu decisión como tus valores, pasiones o habilidades únicas y diferenciadoras.

No importa que hayas sido contable o abogado toda tu vida, si a ti lo que te apasiona de verdad es el marketing online solo tienes que empezar a trabajar para aprender, mejorar y convertirte en todo un experto a base de esforzarte para conseguirlo. Lo que quieras hacer, puedes hacerlo si te lo propones y le dedicas esfuerzo, tiempo y dedicación.

¿Qué quieres conseguir?

Una vez digas “este es mi nicho” tienes que saber en qué lugar te gustaría estar una vez tu marca personal esté establecida y hayas conseguido que otras personas se fijen en ti. ¿Quieres trabajar en esa empresa que siempre te ha gustado? ¿Quieres crear tu propio negocio y ser tu jefe? ¿Quieres escribir libros y convertirte en un escritor de referencia vendiendo libros en Amazon?

Lo importante no es lo difícil o fácil que sea ese objetivo que quieres conseguir, sino lo que realmente te importe a ti conseguirlo. Cuando pases momentos malos o difíciles, el hecho de que para ti sea importante y tengas muchísimas ganas de conseguir llegar a ese final ideal será la diferencia entre abandonar tu propio proyecto personal o continuar con él.

¿En quién me puedo fijar?

En uno de los primeros artículos hablamos sobre cómo podríamos inspirarnos para crear nuestra estrategia de personal branding, y eso es básicamente lo que debéis hacer aquí.

Fijaros en todas esas personas que admiráis de vuestro nicho, pensad por qué las admiráis y cuáles son los motivos por los que tú y muchas otras personas sois sus seguidores. Esto te ayudará a entender qué es lo que demanda tu futuro público, qué es lo que debes potenciar para conseguir destacar en el sector y cómo debes conectar con cada persona interesada en el nicho que hayas elegido.

Y hasta aquí el primer capítulo de esta guía. Antes de seguir hacia el siguiente artículo deberías haber conseguido descubrir cuál es tu nicho, a donde quieres ir y en quién te puedes fijar para inspirar (que no copiar) tu marca personal.

Capitulo II

Si estáis aquí, es porque sabéis cuál es vuestro nicho, donde te gustaría estar una vez hayas trabajado tu marca personal y en qué personas puedes fijarte para inspirarte y ayudarte a hacer este largo camino. Si todavía no sabes alguna de esas cosas, vuelve al capítulo I y una vez lo tengas claro vuelves aquí.

Ya tenemos el principio y el final de nuestro camino, puesto que sabemos a qué nos vamos a dedicar y hacia dónde queremos ir. Ahora deberemos sentar nuestro campamento base desde el que realizaremos todas nuestras “operaciones” de personal branding.

Crea un blog o un sitio en el que puedan encontrarte

Hemos dicho más de una vez que un blog es el mejor arma para trabajar tu marca personal y seguimos repitiéndolo. También hay otras alternativas, como podría ser crear tu propio canal de Youtube, aunque seguramente el blog sea la más convencional y la que encaje en casi todos los perfiles profesionales.

El blogging es el camino más directo para convertirte en un experto, pero eso no quiere decir que sea fácil. Tienes que comprar un dominio, un hosting, instalar WordPress o cualquier otro sistema para instalarlo, diseñarlo y prepararlo todo para que funcione. Y todo eso sin ni siquiera haber empezado a escribir.

Un consejo para esta parte: si no tienes o no quieres perder el tiempo en crear tu blog, contrata a un profesional que lo haga por ti. Muchas veces ese tiempo que perdemos aprendiendo a hacerlo por nosotros mismos vale mucho más dinero de lo que nos hubiera costado que otra persona lo hiciera más rápido, mejor y con un resultado final mucho más cercano a la idea que teníamos antes de crearlo.

¿De qué vas a hablar?

Si hiciste la tarea durante el capítulo I, deberías tener más o menos claro qué es lo que le interesa a tu público objetivo. Ahora solo te queda especificar más, intentar ordenar en categorías todo aquello de lo que vas a hablar y crear un pequeño calendario con los temas que vas a tratar.

Es algo tan fácil como abrir un archivo de Word, escribir las fechas en las que vas a escribir y ponerles un título a todos esos artículos que quieres hacer. Eso te obligará a pensar qué temas vas a tratar y te hará escribir en esos días para no incumplir tu propio calendario, ya que es esencial ser constante.

Empieza a ayudar a las personas de tu círculo cercano

Antes de lanzarnos a comentar en foros, en otras páginas o ponernos a mandar correos electrónicos, piensa a quién puedes ayudar que ya conoces o está cerca de ti. Es mucho más fácil convencer a estas personas para que trabajen o colaboren contigo que tratar de convencer a un completo desconocido, con el que tendrás que trabajar una relación previa para poder ganarte su confianza.

Habla con tus familiares, con tus amigos, con tus conocidos y en general con cualquiera que conozcas y que creas que podría beneficiarse de lo que tú quieres hacer. Por ejemplo, si quisieras dedicarte a una de las profesiones más de moda del momento, el Community Management, podrías empezar buscando tus primeros clientes entre las personas que ya conoces.

Al principio puede que no quieran pagarte o contratarte, ya que tu experiencia será muy pequeña. Sin embargo, puedes hacer cualquier tipo de intercambio en el que ambos salgáis ganando y que no incluya una contraprestación económica o simplemente dar un periodo de prueba para que vean que lo que haces funciona de verdad.

Con estos tres nuevos pasos llegamos al final del capítulo II. Ya no solo sabes tu principio y final, sino que has sentado tu campamento base con el blog, sabes qué es lo que vas a comunicar y has empezado a trabajar con tu círculo cercano para conseguir hacer crecer tu marca desde cero.

Capitulo III

Se podría decir que ya hemos arrancado nuestra pequeña “campaña” de personal branding, ya que hemos establecido nuestro blog como base, sabemos el tipo de contenido que vamos a compartir y además hemos empezado a hacernos un nombre en nuestro círculo más cercano.

Al igual que en el capítulo dos, si todavía no has conseguido ninguna de estas cosas ni las mencionadas en el capítulo I, debes volver atrás y empezar de nuevo. Siempre es mejor dar un paso atrás para coger fuerza que ir caminando con obstáculos.

En este capítulo vamos a salir de nuestro círculo cercano y a conectar con otras personas, tanto de nuestro sector como de otros relacionados.

Empieza a participar en los lugares comunes de tu sector

Ya tienes el blog con cierta cantidad de contenido, hay gente que te ha pedido ayuda y está colaborando o trabajando contigo y tienes bastante claro qué es lo que quieres hacer y cómo lo vas a hacer. Solo toca ir ahí afuera y darte a conocer.

Empieza a participar en foros, blogs, redes sociales y en aquellos lugares comunes en los que se encuentran las personas que podrían estar interesadas en conocerte, contratarte o empezar a trabajar contigo.

Eso sí, no lo hagas de cualquier manera y no quieras estar en 100 sitios en un día. Planifica, ordena y tan solo ocupa aquellos lugares que sabes que puedes controlar y actualizar. Como hemos dicho muchas veces, es mejor no estar en ninguna red social por ejemplo que estar en tres y no actualizar casi nunca ninguna.

Haz networking

Ya hemos hablado del poder del networking, que es simplemente relacionarse con el resto de personas comunes a tu profesión y hacerlo de una manera correcta. Es, probablemente, la manera más eficaz de conseguir darte a conocer y empezar a conseguir tus objetivos, ya que no hay nada mejor que la ayuda de otra persona para alcanzar más rápido todas tus metas.

Como estás participando en uno o varios puntos comunes de tu sector, estarás estableciendo relaciones con diferentes personas, aunque solo sea a través de comentarios sueltos o mensajes en un foro. Fortalece esas relaciones y comienza a conseguir colaboraciones a base de ofrecerte, ayudar a otros y dar todo lo que tengas a esas personas con las que quieres conseguir una buena relación, tanto profesional como personal.

Como apunte, networking no significa hacer contactos en Linkedin. Verás que algunos recomendarán “tienes que hacer un nuevo contacto en Linkedin cada día para mejorar tu networking” y consejos de este tipo. La verdad es que hacer eso, sin realmente llegar a conectar con esa persona a la que agregas a tu red profesional, no sirve de nada.

Simplemente intenta contactar con nuevas personas cada día, ayúdalas y da lo mejor de ti mismo para que te vean tal y como eres. Si eres bueno y tienes talento, lo más probable es que muchos de ellos te acaben recomendando o dándote trabajo ellos mismos.

Una vez terminado este capítulo tu nombre debería ser un pequeño punto dentro de tu sector y empezar a destacar un poco sobre muchos otros. Estarás escribiendo asiduamente, tendrás ciertos contactos y con su ayuda seguro que empiezas a conseguir tanto trabajos como interesantes contactos y colaboraciones que aceleraran tu proceso de personal branding.

Capitulo IV

En el anterior capítulo vimos cómo empezar a salir de nuestro círculo cercano y empezar a contactar con personas de nuestro sector a través del networking y la participación en diferentes lugares como las redes sociales, blogs o foros.

Todo esto, junto a un blog que sigue generando contenidos y una red de contactos cada vez más extensa, hará que comencemos a tener una base de seguidores detrás de nosotros y que nuestro nombre se empiece a posicionar lentamente.

Ahora vamos a ver cómo aprovechar ese pequeño “tirón” para comenzar a generar ingresos y conseguir dar el paso definitivo para que nuestra visibilidad crezca a pasos agigantados.

Empieza a rentabilizar tu blog

Trabajes en el sector que trabajes, seguro que si tu nombre está empezando a sonar tu blog tendrá cierto seguimiento y te contactaran algunas empresas. No para pedirte ni ofrecerte trabajo, sino para ofrecerte colaboraciones.

Por ejemplo, si tuvieras un blog sobre abogacía podría ponerse en contacto una gestoría online y ofrecerte un porcentaje de cada persona que contratara sus servicios a través de tu blog. Es una de las opciones que vimos en el artículo de “3 maneras de ganar dinero con la marca personal” y sin duda alguna es la más simple de todas.

Además de esto, deberías estar ya ofreciendo tus servicios en la página web o intentando dirigir a tus lectores hacia esos servicios a través de tu contenido. Esto también lo puedes hacer hacia esos productos o servicios que recomiendas, tal y como hemos visto en el párrafo anterior en el caso del abogado y la asesoría.

Si tu público confía en ti, confiará en que lo que tú le recomiendes y como mínimo lo probarán para ver qué tal funciona. Eso sí, evita promocionar muchísimas cosas en tu blog o lo más probable es que acabes por provocar el efecto contrario: parecerás un vendedor de humo que tan solo quiere ganar dinero de cualquier manera.

Escribe o habla para otros

Si no fuera suficiente con tener que estar escribiendo contenido en nuestra web e interactuando a través de canales como las redes sociales o foros, ahora encima tienes que escribir para otros.

¿Qué queremos decir con esto? Que te ofrezcas para escribir en los blogs de varios contactos que hayas hecho en la fase anterior o que intentes acudir como ponente a algún evento de tu sector.

Puede parecer que al hacer esto le estamos “regalando” trabajo a esas otras personas, pero sin embargo lo que estamos haciendo es publicitarnos en espacios comunes a nuestra temática y que nos traerán más seguidores y clientes.

Seguro que conoces a algún influencer con el que ya has colaborado que estará encantado de dejarte escribir en su blog o participar en algún evento que él haya organizado. Tan solo tienes que ofrecerte y decírselo, lo peor que te puede pasar es que te digan que no y lo mejor es que podrías conseguir muchísima visibilidad con cualquiera de estas acciones.

Una vez terminada esta fase, es prácticamente imposible que no tengas clientes, bastantes seguidores y una marca personal establecida. El flujo de personas que llegarán a ti será cada vez mayor y, gracias a esa rentabilización del blog, empezarás a generar un buen beneficio para seguir trabajando y mejorando tu marca personal.

Capítulo V

Y llegamos al capítulo final de esta pequeña guía para crear nuestra marca personal. Si hemos seguido todos los pasos de los cuatro capítulos anteriores, lo más probable es que (con el tiempo necesario) ya tengamos una página con seguidores, una cantidad moderada de clientes y, sobre todo, una posición dentro de nuestro sector.

En este capítulo final veremos cómo seguir creciendo y manteniendo esta posición que tanto nos ha costado conseguir, ya que en cualquier momento si nos descuidamos podemos volver varios pasos atrás si no seguimos trabajando adecuadamente.

Delega trabajo en otras personas

En esta fase lo más probable es que el trabajo te desborde un poco: muchos clientes y muy poco tiempo. Nunca debes dedicar el 100% del día a trabajar, ya que en ese caso jamás podrás seguir creciendo para aumentar tus beneficios y el poder de tu marca personal.

Para evitar que eso ocurra, lo que tienes que hacer es encontrar colaboradores de confianza en los que poder delegar parte de tu trabajo. Elige a los clientes menos importantes y pasa su trabajo a estos colaboradores de confianza para centrarte en tus clientes y en las tareas verdaderamente importantes.

Esta es una de las fases más difíciles de aplicar porque a nadie le gusta “regalar” trabajo a otras personas, pero os aseguramos que es la mejor manera de continuar creciendo y a la larga generará más beneficios que pérdidas. De hecho, os recomendamos que, en medida de lo que podáis, estéis de intermediarios entre el cliente y vuestro colaborador, para así quedaros un pequeño porcentaje del trabajo.

Imagina derivar 12 trabajos de 50 dólares cada uno y quedarte con un 20%, sin hacer prácticamente nada estarías llevándote 120 dólares y además mantendrías a todos tus clientes cerca de ti.

Plantea nuevas metas y objetivos

Nunca pares de ponerte objetivos y metas, a pesar de que hayas cumplido los objetivos que te propusiste en el principio de este proceso. Esto es importante porque de esta manera nunca dejarás de trabajar y de intentar seguir mejorando.

Si, por ejemplo, te propusiste como objetivo generar 1.500 dólares al mes y poder abandonar tu empleo actual y lo cumples, sigue poniéndote metas. Plantéate no solo ganar más, sino hacerlo en menos tiempo subiendo precios, colaborando con nuevos contactos y utilizando tu marca personal para poder poner tus propios precios y no los que establezca el mercado.

Y no solo te pongas objetivos económicos, intenta ponerte objetivos de visibilidad, de contactos y de todo en general. El dinero, a veces, no es lo más importante y un buen contacto o aparecer en una página determinada pueden generarte mucho más que unos cuantos dólares.

Nunca pares de hacer contactos

Y finalmente, nunca pares de hacer más y más contactos. Una persona que tiene 150 contactos está prácticamente conectada con todos sus conocidos, ya que en caso de que cualquiera de ellos necesite ayuda de un profesional de tu sector contactará contigo a través de su posible recomendación.

Tener más contactos es tener más posibles clientes, más personas con las que colaborar y un escaparate mucho más grande para todas tus acciones. Al final es una cadena, en la que si tú eres el experto que esas 150 personas conocen para la contabilidad, todos te recomendarán a ti cuando alguien les pregunte.

En definitiva, lo que debes comprender es que el proceso de personal branding nunca acaba. Siempre hay nuevas metas y siempre que estés trabajando tendrás que seguir haciendo esfuerzos para que no solo lo que has hecho en el pasado no se pierda, sino que mejore y continúe dándote más y más beneficios.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.