Médicos que prestan su servicio social obligatorio mediante contrato de prestación de servicios, pero que lo hacen en forma subordinada, tienen derecho al pago de prestaciones sociales y horas extras

Los médicos que prestan su servicio social obligatorio pueden ser vinculados como servidores públicos (Por nombramiento o contrato de trabajo)  o mediante un contrato de prestación de servicios.  (Resolución No 1058 de 2010, artículo 15).

Los vinculados como servidores públicos están subordinados a la entidad empleadora y por lo mismo  deben someterse a los reglamentos que la institución les imponga. Así, deben obedecer las órdenes de sus jefes,  cumplir horario de trabajo, en fin, comportarse como cualquier trabajador de planta.

Los que se vinculan a la entidad de salud contratante mediante un contrato de prestación de servicios, no ostentan la condición de empleados sino de contratistas, y por lo mismo no devengan salario ni prestaciones sociales,  sino únicamente honorarios. No están sujetos a órdenes ni  a jornadas de trabajo determinadas, a menos que las funciones que realizan exijan forzosamente la fijación de ciertos horarios.

Sin embargo, si el médico se vincula a través de un contrato de prestación de servicios, pero el desempeño de la labor encomendada se da en un marco de auténtica subordinación laboral, en la medida que cumple horarios de trabajo, recibe órdenes, no dispone de autonomía para retirarse del sitio de trabajo según su voluntad,   y en general está sometido al poder de los directivos de la Organización, ese trabajador disfrazado de contratista, adquiere el derecho al pago de prestaciones sociales e indemnizaciones, tal como acontece con los demás trabajadores de la entidad empleadora.

Es de advertir que en este último caso el trabajador no adquiere por esa causa la condición de servidor público, pues ésta solo la procura el nombramiento, la toma de posesión, el desempeño del cargo, el cual debe figurar en la planta de personal con salario y presupuesto asignado, etc. Pero el asunto va más allá, pues lo que recibirá el trabajador al desvirtuarse la existencia del contrato administrativo de prestación de servicios y en su lugar declararse la existencia de una relación laboral (contrato realidad), es una indemnización cuyo monto será igual al valor de las prestaciones sociales que habría recibido el trabajador de haber sido vinculado como servidor público.

Ahora bien, lo anterior nos conecta con un tema que en los últimos días  fue objeto de estudio y decisión por parte del Consejo de Estado - (Sección segunda, Subsección B), y que consistió en precisar si el contratista transformado  en trabajador subordinado tendría derecho a reclamar y obtener el pago del recargo correspondiente por trabajo suplementario o de horas extras. Es decir, si el contratista que laboró en tiempo extra, una vez es declarado el contrato realidad puede exigir el pago del trabajo suplementario. La conclusión del Consejo de Estado es que si el trabajador logra probar plenamente ese trabajo en tiempo extra, tiene derecho a que el juez ordene el pago correspondiente.

Dijo el Consejo de Estado: 

“Empero, el contratista que logre demostrar los elementos sustanciales de una relación laboral bajo la égida del principio constitucional de primacía de la realidad sobre las formas, si bien no le es posible cambiar su condición ante el Estado, es decir, la de un contratista, no significa ello que exista imposibilidad jurídica que le permita acceder al reconocimiento del trabajo suplementario.

“Todo lo anterior, pone de presente un exigente ejercicio probatorio, el cual recae sobre la persona que reclama el reconocimiento y pago del trabajo suplementario. En ese sentido, rige el principio universal de que quien afirma algo, debe demostrarlo y si se trata de trabajo suplementario o en días festivos, la prueba aportada debe ser de una claridad y precisión que permita determinar las horas extras trabajadas, ya que al Juez no le está permitido hacer cálculos o suposiciones para determinar el número probable de horas extras o de días festivos en que pudo haber laborado el trabajador demandante.

Labor bastante difícil pero no imposible.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.