Mercado de derivados OTC

Un derivado financiero es un producto cuyo precio se basa en el precio de un activo real  denominado subyacente. Los tipos de derivados  fundamentales  son los contratos de permuta financiera (SWAPS)  sobre tipos de interés o de riesgo de impago  (CDS),  y los futuros, las opciones y los CFD (contratos por diferencia) sobre acciones, índices, bonos, tipos de interés, divisas y commodities. La principal característica de un derivado es que requiere de un capital inicial, denominado garantía o colateral, pequeño respecto al nominal del contrato. Esto es, permiten una operativa apalancada por lo que es posible obtener mayores beneficios,  o pérdidas, que operando directamente con el subyacente directamente.

Los derivados  cotizan en mercados financieros organizados, o en mercados no organizados o  mercados OTC (over the counter). La diferencia entre ambos estriba en el modo de contratación y negociación. Los mercados financieros organizados, como EUREX,MEFF, CME,  tienen  una cámara de compensación que garantiza la contrapartida en todas las operaciones, pero  solo ofrecen contratos estándar con fecha de vencimiento, horario de negociación y garantías o colaterales iguales para todos. Es decir, son seguros y transparentes, pero limitados en la gama de productos. Los OTC, en cambio, son mercados que se rigen por contratos bilaterales  hechos a medida  entre las partes. Normalmente las partes serán el  participante, que pude ser una empresa, un banco o trader particular y el creador de mercado o marketmaker (banco de inversión generalmente) encargado de dar la contrapartida en la operación. En  los OTC la transparencia es mucho menor, permitiendo prácticas de  shadow banking, y   existe el riesgo derivado  de la quiebra de una de las partes  al no existir cámara de compensación. Es decir, su estabilidad depende   de la confianza del mercado y prueba de ello fueron el efecto generado por la quiebra de Lehman Brothers y el rescate de la aseguradora  AIG.   Su ventaja reside en la gran cantidad de productos contratables y en la posibilidad de ofrecerlos en lotes que mejoran la gestión monetaria y  que facilitan el acceso del  trader particular al mercado.

A raíz de la crisis financiera de 2008, se empezó a trabajar para eliminar el riesgo sistémico que suponían los derivados OTC, primero en Estados Unidos y  luego en la Unión Europea (2012), y se implementó una  normativa para los OTC encaminada a que la contratación se realice a través  de cámaras de contrapartida central encargadas de dar  una contrapartida, que quedará registrada.

Desde el punto de vista operativo esto se traduce en la existencia  de plataformas electrónicas de contratación  que ofrecen  contrapartidas de distintos marketmakers, aumentando la liquidez y  la transparencia,  lo que redunda en la  seguridad y competitividad de  los derivados OTC.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.