Monetarismo

El monetarismo  es la parte del pensamiento económico  que trata de analizar los efectos el dinero sobre la economía. Estrictamente no cabe hablar de  una escuela  de pensamiento económico, sino más bien de una tendencia cuyos inicios se remontan al siglo XVIII y   cuyo máximo exponente  moderno es la Escuela de Economía de Chicago, donde Milton  Friedman (1912-2006) realizó sus trabajos que le condujeron al Premio Nobel de Economía en 1976. La situación económica generada a partir de la crisis  financiera de 2008 ha dado un papel relevante a los postulados monetaristas modernos.

La idea inicial sobre la que  se formula el monetarismo establece  que si la oferta de dinero se encuentra en equilibrio con la demanda de liquidez, los precios serán estables. En este planteamiento se asume que son las autoridades económicas, a través de los actuales bancos centrales de los países o zonas económicas como la UE, quienes fijan  la oferta monetaria a través de la creación del denominado dinero bancario y de la  impresión de  dinero  nuevo. Por el contrario, la demanda la define la sociedad a  través   del efectivo que necesita o desea obtener. En general, los planteamientos monetaristas  coinciden  con los planteamientos   liberales de un mercado libre, pero asignan a los bancos centrales la obligación de mantener la estabilidad económica.

Las  incógnitas a las que debe de hacer frente el monetarismo   son la forma de  establecer la estabilidad económica y la determinación de las acciones que deben de llevar a cabo los bancos centrales para mantener la estabilidad económica.

La aportación  fundamental de M. Friedman al monetarismo moderno  es su  idea de  que para tener  estabilidad económica no  necesariamente los precios han de permanecer estables, sino que la economía permanecerá estable  siempre  que se produzcan movimientos anticipados que permitan  mantener  las relacione naturales entre las variable económicas. En este sentido, toman importancia conceptos como el nivel natural de desempleo o como aquel en que los  niveles de  inflación coinciden con las previsiones.

Sus postulados concluyen que es recomendable reemplazar  las políticas monetarias por reglas monetarias, de forma que las autoridades  aumenten la cantidad de dinero en circulación  de forma regular y estable de acuerdo con el crecimiento económico. Para mantener controlada la demanda monetaria se permite a los bancos centrales  jugar con el tipo de interés. En resumen, el monetarismo moderno concluye que la economía solo es estable con unas reglas monetarias estables, que es lo que hace que se generan expectativas favorables para el crecimiento económico y a la vez  impiden  a los gobiernos alteraciones en la política económica con fines electorales.

Así el  monetarismo moderno achaca la gran crisis de los años 30 a la contracción del crédito que  la  Reserva  Federal norteamericana impuso en 1930 tras años  de políticas expansivas. Además sugiere, que una vez producido el crash del 29,   la gran depresión se  podría haber  minimizado con políticas de estímulo ágiles. Tras el colapso de 2008, la Reserva Federal de Estados Unidos  rescató rápidamente a los bancos  con problemas  y viene  aumentado la masa monetaria  de forma ininterrumpida  hasta el momento, en aras de colocar  la tasa de desempleo por debajo de  un nivel considerado como máximo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.