Inicio » Impuestos. Por » (13 / 07 / 2011 )

Necesidad de los decretos reglamentarios para la aplicación de las leyes

De acuerdo al artículo 189 de la Constitución Política de Colombia le corresponde al Presidente de la República reglamentar las leyes, mediante la expedición de actos administrativos obligatorios o necesarios para detallar y desarrollar el contenido de la ley.

Los Decretos Reglamentarios obligatorios son los que la misma ley remite o autoriza su aplicación a lo dispuesto en el reglamento (conforme reglamentación Gobierno Nacional), es decir la ley es inaplicable hasta que sea reglamentada; adicionalmente están los Decretos Reglamentarios que son necesarios para observar el contenido implícito y la finalidad especifica de la ley, que permita cumplir con la intención del legislador; cabe anotar que también existen los Decretos Reglamentarios innecesarios que se ocupan de transcribir el texto de la ley.

El límite de la facultad reglamentaria está en la ley que se reglamenta porque es ella la que establece el marco dentro del cual se debe ejercer, en ese sentido los Decretos Reglamentarios no podrán legislar en temas de exclusiva competencia del Congreso de la República.

Los Decretos Reglamentarios gozan de la presunción de legalidad siendo de obligatorio cumplimiento una vez sean expedidos por el Gobierno Nacional, sin importar que contradigan o modifiquen el contenido de la ley (ilegales), siendo necesario solicitar su nulidad ante el Consejo de Estado.

Conforme a lo señalado en los párrafos anteriores, considero que en la mayoría de los casos las leyes se deben aplicar a partir de la fecha de su promulgación sin tener que esperar su reglamentación (Decreto Reglamentario) porque no es necesaria ni obligatoria; en los eventos que la misma ley lo señale (conforme reglamentación Gobierno Nacional) o sea necesario consultar el espíritu de la norma, en esos dos casos no se podrá aplicar la ley hasta que se expida el respectivo reglamento.

Temas relacionados

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

5 Opiniones en “Necesidad de los decretos reglamentarios para la aplicación de las leyes”
  1. Alejandro dice:

    Veo de igual manera el concepto que a nivel general se podria tener y que en cuanto al articulo 173 de la ley 1450 no establecio especificacion de reglamentacion OBLIGATORIA: "La presente ley rige a partir de la fecha de su publicación y deroga todas las disposiciones que le sean contrarias"(art.276 de la ley), pero por efectos de las dudas que existen en la especificidad de algunas de sus aplicaciones si es NECESARIO que se genere el reglamentario para clarificar su aplicacion en determinados casos.

    • carlos alberto dice:

      a mi parecer la reglamentacion es necesaria cuando se trata de normas que en su contenido se encuentran d emanera generalizada y se espera a largo plazo establecer procedimientos que permitan ejecutarla, por ejemplo cuando de implementar un sistema nacional se trata, se requiere de dicha reglamentacion para fijar las pautas a largo y corto plazo

  2. HENRY CARVAJAL dice:

    IMPORTANTE MANIFESTAR QUE EN EL CASO DEL ARTICULO 173 DE LA LEY 1450 DE 2011, LA DIAN ESTA COLOCANDO PARA SU APLICACION, OBSTACULOS Y CONDICIONES QUE LA LEY JAMAS ESTABLECIO, PUES DESDE EL PUNTO DE VISTA LEGAL UNA NORMA ESTABLECIDA `POR UNA LEY JAMAS NECESITA PARA SU APLICACION REGLAMENTACION ALGUNA SALVO QUE LA MISMA LEY LE HAYA ESTABLECIDO TAL CONDICIONAMIENTO, A MI CRITERIO LA FUNCIONARIA DE LA DIAN ENCARGADA DE LA OFICINA JURIDICA ESTA TOTALMENTE EQUIVOCADA, Y EN MI ENTENDER ESTA NORMATIVIDAD SE PUEDE APLICAR DESDE EL MISMO MOMENTO DE LA PROMULGACION DE LA LEY, SIN EMBARGO SI ES PRECISO ANOTAR QUE POR SITUACIONES PARTICULARES DE LA MISMA NORMA SI SE HARA NECESARIO QUE SE REGLAMENTEN CIERTOS TEMAS.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.