Negociando nuestras deudas con el sector financiero

Si tenemos la suerte de trabajar en una Multinacional luego de pasar el periodo de prueba nos engancharán a termino indefinido con un salario más que aceptable, sentimos que el horizonte es nuestro por lo que después de algo de lápiz, para no quedarnos atrás de los subalternos que se mueven en el carro de papi, nos pareció fácil comprar nuevecito el carro chino solo parecido al Corvette de nuestros sueños en alguna letra de la marca y zas!!! llegó la reestructuración: nos quedamos sin trabajo, en un hueco se rompió la suspensión, se venció el soat y apenas habíamos pagado menos de la mitad de la mitad de las 60 cuotas iguales a las que nos comprometimos… nadie nos lo compra ni a precio de huevo… y se vienen todas juntas… incumplimos el arriendo, nos cortan el cable, la esposa devota se marcha con el niño y la mascota para donde la suegra, claro que antes nos arrima a una Comisaría de Familia para fijar la cuotita de alimentos que sabemos no podemos pagar… al final quedamos arrumados donde un amigo, y para completar comienza el acose de los cobradores del banco… como dicen por ahí, quedamos en “ …la inmunda…”

Luego de  500 hojas de vida, 300 entrevistas, 200 pruebas psicotécnicas, por fin alguien se convence de nuestras capacidades pero nos  ofrece un temporal de 3 meses por la mitad de lo que devengábamos hace año y medio… pero es eso o nada… comenzamos con ahínco y más  nos demoramos en aceptar que el banco en reaparecer por arte de magia cobrándonos las cuotas pendientes, los intereses corrientes, los de mora, las cuotas del seguro, el capital acelerado, los intereses de mora del capital acelerado, los gastos de cobranza y los infaltables honorarios de abogado… mejor dicho, un total que por poco alcanza el del Corvette ya olvidado, pero por ahora nos limitamos solo a pedir y pedir tiempo para que no nos embarguen si no nos echan.

Nuestras cosas mejoran y ya el contratico de 3 meses nos lo tornaron fijo a dos años y el sueldito que nos consignan en cuenta de ahorros del mismo banco casi es igual al de antes, con lo que comenzamos a divagar la idea de arreglar el chinito y ponerlo a piratear en el barrio para pagarle al banco de acuerdo con nuestro plan de pagos original haber si nos libera de los reporte negativos en las centrales de riesgo y reanudamos nuestra familia… solo una cosa nos inquieta, como llegaron en dos años a 50 millones por un préstamo de 25 de los que quedamos debiendo 15? y por más cuentas que hacemos y ajustamos apenas podríamos en dos años con la pignoración de cesantías a la empresa, quizá pagar la mitad de lo que habíamos quedado debiendo…

Es entonces cuando entendemos que solamente negociando nuestra deuda con el banco podremos liberarnos de esta, ¿pero como hacerlo, si nunca hemos negociado más allá del regateo de la plaza…?

Partamos de las simples definiciones académicas, para nuestro caso, una negociación no es más que un esfuerzo mediante el cual un deudor y su acreedor bancario resuelven un conflicto generado en la falta de pago de un producto financiero a fin de generar beneficios para sus intervinientes.

Antes de aventurarnos a ofrecer lo menos y terminar debiendo lo mismo, antes de entrar en refinanciaciones o quitas parciales sin más compromiso que la palabra del cobrador telefónico o de la asesora de ventanilla, antes de efectuar pagos que para nada disminuyen la obligación, hagamos un alto en el camino y consideremos siete reglas generales de mínimo contenido jurídico pero de máximo sentido común, practicidad diaria y básica psicología aplicada.

Regla No 1. Conozcamos nuestra real capacidad de pago

Si  revisando nuestras entradas y restando nuestros egresos no nos da para pagar ahora mensualmente una a una  las cuotas que hace un año dejamos de pagar, solo estaríamos haciendo más gravosa nuestra situación, ya que todo paguito se diluirá en intereses corrientes, intereses de mora, gastos de cobranza, cuotas de seguro, pero en manera alguna amortizaríamos el capital pendiente, es decir pagamos y quedamos debiendo lo mismo; mejor elaboremos un plan de ahorro, guardando el valor de cada cuota de tal manera que aunque con más mora, nos permita consolidar una base amplia para un ofrecimiento futuro.

Regla No. 2. Conozcamos al adversario

No obstante, las entidades financieras en su arrogancia, buscaran imponer su voluntad atenidas tanto a las directrices de la Superintendencia Financiera, como a sus políticas, manuales, instructivos e instrucciones de cada sucursal, al final cada una terminará comportándose de forma diferente incluso frente a casos iguales, dependiendo de la evaluación y medición que haga de nuestra particular situación,  tiempo de mora, garantías ofrecidas, garantías de recuperación, estimación del costo beneficio de una acción judicial, etc., así que conocer con quien y en qué condiciones se va a negociar, es fundamental para diseñar la estrategia de acuerdo con ese conocimiento:

Información general: Precisemos si la obligación aun la maneja el banco directamente, o, ha pasado a una agencia de cobranza, si es así, esta tiene página Web,  en que sitio de la ciudad se ubica, que reputación tiene, cuántos empleados y de qué nivel la integran, tenemos referencia por amigos o conocidos, que tan agresivos y ciertos son en su labor de cobranza, etc.

Riesgo de pago automático: Generalmente cuando se adquiere un crédito financiero, se firma una cláusula que autoriza al banco a compensar de cualquier suma a favor los dineros que les esté adeudando, por lo que incluso las cuentas de nómina son susceptibles de estar cobijadas con esta prevención en la medida que una vez el sueldo se consigne en la cuenta, deja de ser nuestro salario para convertirse en un depósito ordinario y por ende susceptible de ser compensado 100% por la entidad financiera, lo que no les es posible siquiera con orden judicial en razón de la inembargabilidad relativa de las cuentas de ahorro. Entonces, saldemos la cuenta y concretemos con nuestro empleador una forma de pago salarial alternativa, en cuenta de otro banco, de un tercero, en efectivo, o en cheque.

Niveles de acoso de cobranza: Hay que tener claro dos cosas; de una parte, las agencias de cobranza no son dueños de la deuda y en esta razón no tienen ninguna facultad de disposición sobre el monto de las mismas, al tiempo que de otra, las personas que de estas, llaman o visitan a cobrar en el 99.9% de los casos no son abogados, sino simples empleados que trabajan por una comisión y deben cumplir metas diarias de por lo menos, compromisos de pago, juicio por el cual su única técnica es la burda intimidación; si mantenemos una actitud temerosa, sumisa o pasiva, el cobrador actuará de forma más firme, agresiva e intimidatoria, pero con nuestra actitud segura y enérgica,  demostrando convicción de nuestros derechos, el cobrador no tendrá más remedio que tomar una de dos posiciones: mostrase dispuesto a escuchar antes que vociferar, o, berrinchar para  finalmente colgar el teléfono o retirarse del domicilio. RECORDEMOS: La insolencia del cobrador, es directamente proporcional a su incapacidad de cobrar. Así las cosas, a mayores gritos, mayor impotencia en ejecutar lo que intimida, o lo que es lo mismo: PERRO QUE LADRA, NO MUERDE!!.

Dificultad para negociar: Si es cobranza directa del banco tengamos claro que nivel ocupa quien nos requiere para el pago, no es lo mismo entenderse con el Auxiliar, que con el Jefe de Cartera o Director de Oficina, de entrada pidamos discriminación escrita por items del consolidado de la obligación que nos cobran junto con las alternativas de pago y beneficios por pronto pago y ante quien debemos dirigir una propuesta; si es cobranza externa, escuchemos lo que tengan que decir, y pidamos una constancia escrita en el mismo sentido y una vez en nuestras manos, insistamos en que solo negociamos con el banco, incluso dirigiéndonos a este directamente.

Niveles de riesgo de demanda: Determinemos que tal alto es el riesgo de inicio de una acción judicial y las medidas de embargo. Ese riesgo es directamente proporcional al monto, antigüedad y garantías de cada deuda en particular.

Regla No. 3. ¿Qué tipo de acuerdo buscaremos con el banco?

Habrá que tener en cuenta que el camino de la negociación, no es un camino sencillo, al fin de cuentas el banco o la agencia de cobranza tienen la sartén por el mango, pero si tenemos paciencia, y ya establecidas las variables de la regla anterior, podremos sino dirigir, si, encauzar con éxito una negociación acorde a nuestros intereses para, sino terminar, al menos contener nuestro problema de endeudamiento.

Debemos mentalizarnos frente a que el éxito de la negociación dependerá en gran medida de la disposición en el corto, muy corto plazo de los recursos económicos para poder cumplirla satisfactoriamente.

Así las cosas, una negociación efectiva terminará con un Acuerdo de Pago por el que el banco acepta una “QUITA” es decir un descuento que se aplicará directamente sobre el total del saldo adeudado, de tal forma que podamos cancelar totalmente la deuda pagando solo una fracción de la liquidación plena.

Regla No. 4. Hagamos un ofrecimiento

Tengamos presente dos paradigmas:  entre mayor sea la mora, mayor será el descuento que podremos obtener, y entre más dinero juntemos igualmente mayor será el descuento a conseguir, de tal forma que jugamos con dos ases en nuestro favor, el tiempo de mora y el total a ofrecer, con lo que, en la  consolidación del monto total de ese saldo final en acordar pagar, debemos buscar despojarlo de cuanta arandela por muy justa y valedera sea, lo acceda, como intereses corrientes, intereses de mora, cuotas de seguros, gastos de cobranza, honorarios de abogado, etc, de tal forma que se reduzca lo más mínimamente,  incluso porque no, a una fracción solo del capital.

Una vez consigamos ese monto final mínimo que podemos pagar, debemos condicionarlo sino podemos pagar en un solo momento, a plazo muerto [sin intereses] y entonces sí, efectuaremos un ofrecimiento- ojo, solo un ofrecimiento- de por lo menos entre el 30% y el 50% del total definido, que solo concretaremos una vez firmado el Acuerdo de Pago por el acreedor financiero-no por la agencia de cobranza-, y el resto lo distribuiremos, de acuerdo a posibilidades, en pagos iguales durante un término no mayor de seis meses.

Regla No. 5. Exijamos un Acuerdo de Pago escrito y vinculante para el banco

Sea cual sea el caso, consolidado el saldo final y fijado la forma de pago, la entidad financiera -no la agencia de cobranza- deberá a través de funcionario con autonomía para hacerlo, ACEPTAR EXPRESAMENTE el ofrecimiento generando un ACUERDO DE PAGO ESCRITO en el que se señale todos y cada uno de los términos y condiciones de la negociación alcanzada. 

En sí, un Acuerdo de Pago, no es más que un contrato especial y suigéneris, por el que deudor y acreedor pactan de manera extraordinaria el modo en que se extinguirá una(s) deuda(s), y en el cual no solo se convienen las obligaciones mutuas, los beneficios del deudor, sino, las consecuencias de un eventual incumplimiento, las cuales por lo general se traducen en dejarlo sin valor ni efecto, retomando las obligaciones en su estado inicial y reaplicación de los pagos a estas en la forma como se habían consolidado inicialmente previo al Acuerdo.

En consecuencia, un Acuerdo de Pago, es el documento probatorio, oponible, indispensable e irreemplazable que respalda la negociación perfeccionada con la entidad financiera y por tanto, se ha llegado a entender como un derecho del deudor.

Regla No. 6. Verifiquemos que el acuerdo de pago cumpla pautas mínimas

En razón de la importancia probatoria y vinculante del Acuerdo de Pago para ser válido y por ende, extintor de obligaciones,  no  cualquier "papel" que nos envíe el banco o la agencia de cobranza, es un Acuerdo de Pago; este debe cumplir con toda una serie de requisitos, señalando en sus cláusulas de forma clara, los tiempos y las formas mediante las cuales se llevará a cabo.

El documento expreso perfectamente legible contentivo de un Acuerdo de Pago debe reunir al menos los siguientes elementos, de manera pura y simple, sin alteraciones, modificaciones, salvedades, tachones o enmendaduras, que por seguridad deberemos firmar presencialmente en el banco en cada una de los hojas que lo contengan y SIEMPRE quedará una copia firmada por el acreedor financiero, en nuestro poder:

Logotipo: Identificación grafica de la entidad financiera acreedora.

Razón social e identificación del responsable: Razón social exacta de la entidad financiera, nombre, identificación y cargo del funcionario del banco que concurre al acuerdo de pago así como en virtud de que autorizaciones, poderes o facultades lo hace.

Tiempos: Fechas exactas en se efectuaran los pagos del acuerdo.

ID de la cuenta: Individualización sin edición alguna por Número y letras de las deudas que se incorporan al Acuerdo de Pago

Cuenta de depósito: Precisión de cómo se efectuaran los pagos acordados.

Monto Inicial de la deuda: Cifra inicial consolidada con todos los elementos que la integraron con precisión de conceptos, numero de obligaciones, cantidades y tiempos de causación.

Liquidación Final de la deuda: Señalarse de forma clara, que con el pago único de la cantidad acordada y aquí indicada en letras y números, en la forma y fechas acordadas se cancela en su totalidad la deuda inicial consolidada.

Cláusula de finiquito: Indicación que al cumplimiento del Acuerdo de Pago en la forma pactada, el deudor queda a PAZ Y SALVO por todo concepto de las obligaciones Números tales y tales y por tanto de no devolverse los pagarés que las contienen estos quedan cancelados y será responsabilidad del banco cualquier operación que se efectúe con los mismos sin importar la fecha en que esta se hubiese efectuado.

Firmas: Nombres, identificación y firmas de la personas intervinientes en el Acuerdo de Pago, así como sus datos de contacto.

Regla No. 7. No comamos cuento 

Muchas veces las agencias de cobranza por acceder a los pagos que eventualmente les podemos ofrecer en virtud de sus intimidaciones ofrecen una serie de descuentos no autorizados por el acreedor financiero hasta el punto de acceder a perfeccionar acuerdos de pago con nuestra firma pero sin la del acreedor y que a la postre no significa ningún compromiso para este, de tal forma que no solo EXIJAMOS Y NEGOCIEMOS DIRECTAMENTE CON LA ENTIDAD FINANCIERA sino no creamos cuando la agencia de cobranzas nos asegure que con una simple llamada es suficiente pues el sistema “automáticamente” registra el acuerdo de pago; y,  nunca, por ningún motivo, sin mediar Acuerdo de Pago, hagamos pagos de buena fe y mucho menos en cuentas distintas del acreedor financiero, los Acuerdos de Pago no están condicionados a pagos previos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

7 Opiniones
  1. John Beltran dice:

    Buenos dias

    Tengo una duda respecto a una deuda por TC que tiene mi esposa, la llamaron de una casa de cobranzas y le indicaron que la deuda la manejan ellos y llegaron a una especie de acuerdo de pago, la deuda total es de 1.130.000, de los cuales se han pagado 600 mil en cuotas mensuales de 200 mil. El problema es que se quedó colgada con las dos ultimas cuotas, una de 200 mil y la ultima de 330, le indicaron que si no pagaba este mes perdería los 600 mil que ya ha dado, es esto posible? podemos recurrir a algún ente que permita proteger los 600 mil ya abonados?, ella no trabaja y ha sido difícil pagar esos 600 mil como para que los pierda.

    gracias.

  2. Rosario dice:

    puedo solicitar visa de turista si tengo deudas en atraso en varios bancos,si me otortgan un poder de un contrato donde me depositaran dinero en mi cuenta esta puede ser embargada aun teniendo pruebas que ese dinero noes mio

  3. ely dice:

    Buenas tardes quiero hacer una consulta, es la sgte: tengo un credito hipotecario en cobro juridico el banco me dio unos valores a pagar correspondientes a valor del credito y honorario de abogado, llame y pedi el valor a pagar total de la deuda y me confirmaron por escrito los valores con un porcentaje para honorarios se cancelo y luego de hacer el pago me llama el banco que me quedo pendiente un valor porque los honorarios no correspondian al 8% sino al 12% ya que habia una sentencia, dicha sentencia casualmente se dio de un dia para otro al informar yo al banco que pagaria la totalidad de la deuda, que debo hacer? tengo que pagar ese ecedente de honorarios ademas me dicen que no me dan por terminado el proceso sino cancelo aunque el valor total del credito fue cancelado

    ayuda por favor

  4. ANDRES dice:

    Cordial saludo.

    Actualmente tengo una deuda con un banco. El valor inicial inicial era de $ 11.500.000 ya actualmente esta en $25.000.000 pero ya la tiene una agencia de cobranza.

    Ahora trabajo con una empresa pero por prestación de servicios y mi salario depende de mis comisiones. Podrían embargar la cuenta donde me depositan el dinero? No tengo bienes para embargar.

    Estoy saliendo de otra obligación que era mas apremiante como es la DIAN. Deseo llegar a un acuerdo con el banco, cual es el primer paso?

    Gracias.

    • Fernando Calderón Olaya dice:

      Un saludo

      En esas condiciones,
      no llegue a ninguna acuerdo, porque estaría reviviendo la deuda y restableciendo plazos.

      Por su cuenta,
      autorice las consignaciones en cuenta de un tercero y asunto arreglado

  5. Linda dice:

    Buenas noches, muchas gracias por su artículo, me ha dado muchas pautas ya que esta semana debo enfrentarme a una negociación con una cooperativa, la deuda inicial era de 9.000.000, de los cuales pagué cerca de tres años mis cuotas cumplidamente, pero al año siguiente al no pagar varias cuotas por una dificultad familiar me embargaron en la empresa en la que me encontraba, ahora tengo posibilidad de negociar pero no se en el caso de estar ya embargada como puede asegurar de que me van a retirar la demanda?

    • Fernando Calderón Olaya dice:

      Buenas Noches

      Altamente reconocidos
      En su caso, estando ya embargada, su posición para negociar es más debil, pues ya el acreedor tiene el sarten por el mango; le sugerimos asistirse de un Abogado para analizar conjuntamente las opciones y condicionamientos; tanto como retirar la demanda no, pero si levantar las medidas de embargo.-

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.