NIC 11 Contratos de construcción. Definición y tipos de contratos de construcción

Una de las características más relevantes de los contratos de construcción, y que resulta fundamental para comprender su tratamiento contable, es la propia naturaleza intrínseca de los mismos, ya que la fecha en la que se inicia la actividad del contrato y la fecha en que se termina corresponden normalmente a distintos ejercicios económicos. Por ser de larga duración, la realización de la actividad generadora del ingreso se lleva a cabo a lo largo de un período superior a un ejercicio económico, lo que exige realizar una adecuada imputación temporal de ingresos y gastos, siguiendo los criterios establecidos en el Marco Conceptual para la preparación y presentación de estados financieros del IASB.

Un contrato de construcción es un contrato, específicamente negociado, para la fabricación de un activo o de conjunto de activos íntimamente relacionados entre sí o interdependientes en términos de su diseño, tecnología y función, o bien en relación con su destino o utilización.

Esta definición delimita el tipo de operaciones que deben enmarcarse dentro de los denominados contratos de construcción. Así pues, se refiere a contratos a largo plazo para llevara a cabo determinadas construcciones (como por ejemplo, una refinería o un edificio). Ahora bien, la norma especifica que por contratos de construcción se entienden no sólo los contratos de construcción de un activo (como un puente, un túnel o un barco por ejemplo) o varios activos relacionados (como por ejemplo la construcción de refinería u otras instalaciones complejas especializadas), sino también los contratos de prestación de servicios directamente relacionados con la construcción del activo (por ejemplo, los relativos a la gestión del proyecto, ingeniería o arquitectura) o los contratos para la demolición rehabilitación de activos y la consiguiente restauración del entorno posterior. La NIC 11 contempla la contabilización de este tipo de contratos de construcción desde el punto del vista del contratista.

A grandes rasgos, la NIC 11 señala dos tipos de contratos de construcción:

  1. Contrato de precio fijo: son aquellos en los que el contratista acuerda un precio fijo o cantidad fija por unidad de producto, en algunos casos, sujeto a cláusulas de revisión si aumentan los costos.
  2. Contrato de margen sobre el costo: son los que consisten en rembolsar al contratista los costos incurridos, definidos previamente en el contrato, más una cantidad adicional, que puede ser fija o consistir en un porcentaje sobre los costos.

No obstante, también pueden existir contratos mixtos, como sería el caso, por ejemplo, de un contrato de margen sobre el costo con un precio máximo estipulado. En tales casos será necesario considerar todas las condiciones expuestas en la NIC 11 para proceder a una correcta contabilización de los ingresos y gastos relacionados.

De las definiciones anteriores dadas por la NIC 11 observamos que en el caso de contratos de construcción establecidos según un precio fijo, el contratista puede llevar a cabo una medida precisa de los ingresos generados por el contrato. Sin embargo casi siempre existen incertidumbres respecto a la cuantía de los costos generados por el contrato, y por tanto, del beneficio generado por el mismo.

En el caso de contratos basados en el costo más un determinado margen, dicho margen suele establecerse como un porcentaje sobre el costo o bien como una cuantía fija. La característica de este tipo de contratos es que en ellos se puede conocer el beneficio esperado a pesar de que sea posible que se desconozcan los ingresos del contrato y los gastos que finalmente genere el mismo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.