NIC 12. Impuesto sobre las Ganancias. Impuesto corriente

El impuesto corriente, como cantidad a entregar (ya pagada o pendiente de pago) o a recibir de la Autoridad fiscal, deriva directamente de la liquidación del impuesto practicada de acuerdo con las leyes fiscales. Nada tiene que ver aquí el resultado contable, como no sea que en su momento sirviera de punto de partida para el cálculo de la base imponible (requisito imprescindible para una efectiva separación entre fiscalidad y contabilidad).

Una vez determinada la base imponible según la norma tributaria, el impuesto corriente deriva de esa ley fiscal, pues se calcula aplicando el tipo de gravamen vigente a la base imponible, y teniendo en cuenta las deducciones, bonificaciones, incentivos, compensaciones de pérdidas, ingresos a cuenta y retenciones que exigen o permiten las autoridades fiscales.

En el reconocimiento contable del impuesto corriente lo decisivo es la declaración-liquidación fiscal. Nada tienen que ver conceptos tales como base fiscal de un elemento o diferencias temporarias, que pertenecen al capítulo del impuesto diferido. En cierto modo podemos decir que el impuesto corriente es una construcción fiscal y que el impuesto diferido es una creación contable.

Conocida la cantidad a pagar (o a recuperar), resultado de la liquidación fiscal, que constituye el impuesto corriente, es necesario proceder a su contabilización.

El impuesto corriente es también un concepto contable, pues está definido por la NIC-12 y, por consiguiente, cuando a lo largo de los párrafos de esta norma encontramos esta expresión, no es conveniente utilizar sinónimos ni descripciones literarias. En este aspecto, la traducción oficial de la NIC-12 parece poco apropiada.

Recordemos la definición de impuesto corriente: “cantidad a pagar (o a recuperar) por el impuesto sobre las ganancias relativa a la ganancia (o pérdida) fiscal del ejercicio”. Insistimos en que esta cantidad no tiene por qué coincidir con el gasto (ingreso) por impuesto corriente en el ejercicio, aunque tal coincidencia sea lo habitual.

En resumen. El impuesto corriente:

  • Es un concepto definido por la NIC-12-
  • Es consecuencia de la declaración/liquidación del impuesto y se concreta en unas cantidades a ingresar al Organismo Tributario en las distintas jurisdicciones fiscales o en la petición de unas devoluciones (o sea, se trata de pasivo o activos).
  • Se cuantifica de acuerdo con la normativa fiscal, a partir del resultado fiscal o base imponible, y teniendo en cuenta las deducciones, bonificaciones, compensaciones de pérdidas, ingresos a cuenta o retenciones que exigen o permiten las autoridades fiscales.

El impuesto corriente correspondiente al ejercicio presente y a los anteriores, debe ser reconocido como una deuda en el caso de que esté pendiente de pago. Si los importes ya pagados por el ejercicio presente y los anteriores exceden del importe a pagar por estos ejercicios, dicho exceso debe reconocerse como un activo.

El impuesto corriente se traduce en un pasivo (impuesto a pagar) o en un activo (impuesto a devolver) derivado de la liquidación o liquidaciones fiscales, pues la entidad puede estar sujeta simultáneamente en varias jurisdicciones. Su hay retenciones o pagos a cuenta contabilizados como un activo a lo largo del ejercicio, el exceso pendiente de pago será el pasivo por impuesto corriente que parece en los estados financieros, pero el impuesto corriente será el importe total, es decir sumando al pasivo por impuesto corriente los activos (retenciones y pagos a cuenta) aplicados.

La compensación de las pérdidas fiscales, se traduce en un menor pago de impuestos en el ejercicio en que se aplica esa compensación y es una materia regulada minuciosamente por la ley fiscal.

Al compensar una pérdida fiscal queda siempre afectada la cuantía del impuesto corriente. Contablemente, la incidencia de esta compensación es diferente si se trata de una pérdida carryback o de una pérdida carryforward.

  • La pérdida carryback sólo afecta al impuesto corriente. Dicha incidencia se produce en un solo ejercicio, aquél en el que surge la pérdida y se practica la compensación, reclamando impuestos pagados en ejercicios anteriores.
  • La pérdida carryforward afecta al impuesto corriente del ejercicio en que se practica la compensación, que es distinto de aquel en el que surge la pérdida. Y también afecta al impuesto diferido, en ambos ejercicios, pero sólo en el caso de que se reconozca un activo por impuesto diferido por el derecho a compensar en el ejercicio en el que surge la pérdida fiscal. Aunque ese derecho se puede reconocer en ejercicio posterior.

En la compensación de una pérdida carryback con beneficios (o cuotas) obtenidos en ejercicios anteriores, cuando se practica la liquidación por el impuesto sobre las ganancias en el año en que se produce la pérdida, tal liquidación culmina con la petición de devolución de cantidades ingresadas en ejercicios anteriores. El derecho de cobro es el resultado de la liquidación. Es un activo por impuesto corriente.

El exceso de la pérdida fiscal que no se pueda compensar hacia atrás y quede pendiente para su compensación en ejercicios futuros es la pérdida carryforward. También podría dar lugar a un activo en el ejercicio en que se produce la pérdida, pero sería un activo por impuesto diferido, que se reconoce en el balance con cautelas mucho mayores.

Este derecho de cobro frente a la Autoridad Fiscal por compensación de pérdidas carryback satisface plenamente la definición de activo. Además se cumplen las condiciones exigidas para su reconocimiento ya que su recuperación en forma de tesorería es probable (si la autoliquidación fiscal es correcta la recuperación es virtualmente cierta) y su cuantía puede estimarse con suficiente fiabilidad. Por tanto el activo se reconoce en el ejercicio en que se produce la pérdida.

De acuerdo con lo anterior, la NIC-12 requiere que el importe a cobrar que corresponda a un pérdida fiscal, si ésta puede ser retrotraída para recuperar el impuesto corriente satisfecho en ejercicios anteriores, debe ser reconocido como un activo. Además, el reconocimiento de este activo ha de hacerse en el ejercicio en el que se produce la pérdida.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.