NIC 12. Impuesto sobre las Ganancias. Métodos seguidos para la contabilización del impuesto

La contabilización del efecto impositivo derivado de las diferencias (ya sean temporales o temporarias) se plasma en el reconocimiento contable de determinados pasivos y activos, los pasivos y activos por impuesto diferido. Representan los efectos económicos futuros derivados de las discrepancias ente los valores contable-mercantiles y fiscales de los elementos. Informan de un mayor o menor pago de impuesto en el futuro, debido a las transacciones que ya están recogidas en los estados financieros.

Existen varios sistemas para contabilizar el efecto impositivo:

  1. En primer lugar, se pueden reconocer, o no, de forma explícita los pasivos y activos fiscales motivados por las diferencias. El reconocimiento explícito de los pasivos y activos es el método aceptado con total generalidad. Estos pasivos y activos se denominan “impuestos diferidos” e “impuestos anticipados”. En el área anglosajona, a estas mismas partidas del balance se les llama “pasivos por impuesto diferido” y “activos por impuesto diferido”. La NIC 12 emplea esta última terminología.Pero en lugar de reconocer explícitamente los activos y pasivos motivados por las diferencias, también sería posible ajustar el valor contable de los elementos que producen tales diferencias. Este es el método “net-of-tax”, hoy en desuso, en el que no hay pasivos ni activos por impuestos diferidos, sino ajustes en los valores contables de determinados elementos.
  2. También es posible efectuar un “reconocimiento total” o “reconocimiento parcial” de las diferencias, es decir, se pueden tener en cuenta los efectos de todas las diferencias o de sólo algunas de ellas. Conviene advertir que lo anterior se refiere más bien a las diferencias que provocan pasivos por impuesto diferido, porque en el caso de los activos su falta de reconocimiento puede deberse a que no se cumplen –por motivos normalmente relacionados con la incertidumbre- las condiciones mínimas de prudencia para su inclusión en los estados financieros. Pero esto no es lo que se entiende por reconocimiento parcial.En el reconocimiento parcial, la razón principal para no contabilizar los pasivos por impuesto diferido derivados de algunas diferencias es que tales diferencias pueden ser recurrentes, con lo que el efecto económico de un mayor pago de impuestos puede ser que no llegue a producirse en un futuro previsible, al menos a corto o a medio plazo. Si la diferencia no cristaliza en un mayor pago de impuestos no parece necesario reconocer el pasivo.

    Sin embargo, en aquéllos sistemas contables que antes postulaban ese reconocimiento parcial, se ha ido abandonando este método y hoy prácticamente todas las normativas exigen el reconocimiento total de las diferencias.

  3. Por último tenemos el “método del diferido” y el “método de la deuda”. La diferencia fundamental entre ambos estriba en la posibilidad, o no, de ajustar el importe de los saldos por impuesto diferido que se arrastran en el balance de situación. La justificación del empleo de uno u otro método depende de la preponderancia que se otorgue a la cuenta de resultados o al balance de situación. Aunque hay que advertir que, esa pretendida preminencia de uno u otro estado contables está hoy superada.En el método del diferido (también conocido como capitalización) el exceso del pago por impuesto que se juzga que no corresponde al ejercicio se envía al balance como un activo. O como un pasivo, si es que el pago no llega a cubrir el gasto asignado al período. Pero –y ésta es la particularidad- una vez “depurada” la cuenta de resultados, esos saldos pasivos o activos del balance no son objeto de atención posterior, al objeto de no contaminar los resultados en  ningún período subsiguiente.

    En el método de la deuda, la preminencia la tienen los pasivos y activos que aparecen en el balance. Por consiguiente, dichos saldos se ajustan continuamente en función del tipo de gravamen esperado para el momento de su realización (que será el ejercicio en que revierta la diferencia) sin que importe demasiado que tales ajustes contaminen los resultados de un ejercicio que nada tuvo que ver con la aparición o reversión de la diferencia temporal o temporaria.

    Hoy día el método de la deuda es el seguido por la totalidad de las normativas contables que contemplan la contabilización del impuesto sobre las ganancias.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.