NIC 17. Arrendamientos. Cuotas contingentes en arrendamientos

Cuotas por uso del activo.

La sociedad A necesita una fotocopiadora. Su precio al contado es de 5.000 u.m., pero se están barajando dos opciones de contratación con el suministrador.

La primera de ellas consiste en un contrato de alquiler por tres años y un importe de 154 u.m. mensuales. El importe ha sido determinado en base al cuadro que se presenta en el anexo I. Adicionalmente, se contempla en el contrato el mantenimiento de tóner y de la máquina con el precio de 0,01 u.m. por fotocopia.

La segunda alternativa consiste en un pago de 0,03225 u.m. por fotocopia. La expectativa es realizar 100.000 fotocopias al año. Este contrato también contempla el mantenimiento de tóner y de las reparaciones de la máquina.

La vida útil de la máquina es 5 años y unas 500.000 copias. El tipo de interés de mercado para operaciones de financiación similares es del 7%.

¿Cómo debería registrar cada contrato?, ¿qué factores pueden determinar una u otra opción?

Solución:

  1. Identificación de los elementos.

La identificación de los elementos que surge tras el contrato requiere conocer los efectos económicos de la misma. En ambos casos la entidad está alquilando un bien más un servicio de mantenimiento. La diferencia entre ambos casos es que en el primero el precio es fijo y en el segundo es contingente, estando vinculado al uso del bien arrendado.

Ambos componentes (alquiler y servicio de mantenimiento) deben ser separados en ambos contratos pues son servicios diferentes. El contrato de arrendamiento, bajo la normativa nacional e internacional actualmente vigente, puede ser asimilado a una operación de compraventa financiada o a un contrato pendiente de ejecutar, dependiendo de si las condiciones del contrato se desprende que se han transferido los riesgos y ventajas sustanciales del bien.

La NIC 17 clasifica en financieros cuando entiende que se ha producido dicha transferencia, mientras que los clasifica en financieros cuando entiende que se ha producid0o la misma. En el primer caso, el arrendatario ha recibido los riesgos y ventajas sustanciales asociados a la fotocopiadora, se reconocería un activo y un pasivo simultáneo. En el segundo caso, si se cataloga como contrato pendiente de ejecutar, se reconocería el gasto conforme se devengan las cuotas de alquiler. Las obligaciones que surgen de los contratos pendientes de ejecutar no se reconocen como pasivo pues simultáneamente dan lugar a un derecho, por igual o superior importe, que pone de manifiesto que la obligación no es exigible por la otra parte hasta que no realice la actividad contratada. Por tanto, hasta ese momento en el que se perfecciona el contrato, no surgiría la obligación en un contrato pendiente de ejecutar.

Cuando el arrendamiento no supone la transferencia sustancial de riesgos y ventajas, el arrendador presta un servicio al arrendatario, con un recurso9 que forma parte de su activo y que consiste en cederle el uso del mismo. Por el contrario, cuando el contrato supone la transferencia sustancial de los riesgos y ventajas del bien arrendado, la cesión del bien supone el cumplimiento por parte del arrendador, dado que el contrato, es, en su fondo económico, una compraventa aplazada. Esta es la lógica en la normativa actualmente vigente.

  1. Primer contrato:

Del análisis de las circunstancias que rodean al primer contrato entendemos que se ha producido dicha transferencia porque, aunque la duración del contrato no es equivalente a la vida útil (la duración del contrato es de 3 años y la vida útil de 5 años), sin embargo, el valor actual de los pagos futuros, descontados al tipo de interés de mercado, es equivalente a su valor razonable (valor actual de los pagos futuros, en anexo I, es de 5.000 u.m., similar el valor razonable es de 5.000 u.m.).

En conclusión, el arrendamiento es de naturaleza financiera, lo que da lugar al reconocimiento del recurso y la obligación de pago de las cuotas. El arrendatario tiene unas obligaciones de pago que no puede eludir desde el momento que recibe el recurso.

  1. Segundo contrato:

Del análisis de las circunstancias que rodean el segundo contrato, entendemos que no se produce la transferencia sustancial de riesgos y ventajas. La duración del contrato es inferior a la vida útil, el valor actual de los pagos mínimos de alquiler es cero, porque todo son variables; el recurso no es de un uso tal que sólo podría utilizar el arrendatario, ni éste debe indemnizar al arrendador por la pérdida de valor del recuros al término del contrato.

En conclusión, el arrendamiento es de naturaleza operativa, reconociéndose un gasto conforme se devengue. El arrendatario en el momento inicial no tiene una obligación pues puede evitar realizar pagos con motivo del contrato, simplemente no usando el recurso. Por su parte, el riesgo tecnológico del arrendatario es menor pues puede evitar las consecuencias negativas de una pérdida de rentabilidad del recurso, no utilizándolo, y ello no le supone ningún quebranto. Por tanto, el hecho de ser cuotas contingentes, controlables por el arrendatario cambia sustancialmente los riesgos y ventajas asumidos por el arrendatario que, en este caso, son mínimos, pues dejando de utilizar el activo evita los pagos.

La NIC 17 prescribe que las cuotas contingentes no forman parte de la valoración inicial de la obligación de pago por lo que siempre serán gasto.

  1. Valoración inicial del arrendamiento.

La valoración inicial diferirá en cada caso pues los elementos implicados son distintos. En el primer contrato, el valor inicial del activo coincide con el pasivo, siendo el valor actual de los pagos futuros. El contrato de mantenimiento no da lugar a ningún tipo de reconocimiento en el momento inicial del contrato.

El registro contable sería:

Según el segundo contrato no sería preciso realizar el reconocimiento inicial.

  1. Reconocimiento anual en el balance de situación y cuenta de resultados

El impacto de los diversos contratos en los estados financieros sería el que figura en la siguiente tabla:

El impacto en la cuenta de resultados es diferente en el contrato 1 y en el contrato 2. El gasto total en el contrato 2 es superior al del contrato 1, pues los riesgos empresariales del arrendador son superiores y los del arrendatario son menores, lo que le implica a este último un costo superior.

El contrato 1 implica el reconocimiento en balance de la situación de las obligaciones y activos, mientras que el contrato 2 no supone ningún reconocimiento en el balance de situación.

ANEXO I. Tabla de amortización según la opción 1.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.