NIC 18 Ingresos ordinarios. Permuta de bienes o servicios

Una situación peculiar que puede plantearse cuando tratamos de valorar los ingresos ordinarios se da en los casos de intercambios o permutas de bienes o servicios. La aplicación del criterio general establecido en la norma internacional por el que debe aplicarse el valor razonable a la contrapartida, presenta una casuística curiosa. En este sentido, queremos señalar que en la NIC 18 no se distingue entre permutas de propiedad, planta y equipo o de inventarios, y resuelve contablemente este tipo de situaciones a través de la distinción entre los dos tipos de situaciones siguientes:

  1. Cuando los bienes o servicios permutados son de naturaleza y valor similar, no se considera que en el intercambio se generen ingresos.
  2. Cuando los bienes o servicios permutados son de naturaleza distinta, se considera que el intercambio es asimilable a una transacción que produce ingresos, y su valoración vendrá determinada por el valor razonable de los bienes recibidos, considerando cualquier posible ajuste de tesorería que se haya realizado. Es el caso de que exista dificultad para determinar dicho valor, se aplicará el valor razonable de los bienes entregados.

El criterio anterior establecido por el IASB considera, por lo tanto, que el reconocimiento0 de los ingresos está definido por la propia naturaleza de los bienes que intervienen en la permuta, sin considerar otras cuestiones adicionales como podrían ser la propia función que dichos elementos van a desarrollar en la empresa, o el reconocimiento contable de las transacciones económicas que, de hecho, se han producido en la empresa.

La concreción práctica del artículo de la NIC 18 respecto a las permutas resulta confusa y discutible, ya que la propia distinción entre bienes y servicios similares o diferentes plantea muchas dificultades. Por ejemplo, en una empresa dedicada al negocio inmobiliario, ¿se considerarían similares un inmueble rústico y un terreno urbano edificable?, ¿debería abstenerse de reconocer ingresos quien entrega un inmueble y recibe viviendas en contraprestación, que no serán enajenadas, sino que serán objeto de alquiler? Lo que sí que parece claro en la NIC 18 es el hecho de que en un caso se reconoce el ingreso y en el otro no, lo que significa que cuando los bienes o servicios son similares, la norma 18 considera que no se cumplen las condiciones establecidas para su reconocimiento, lo que si sucede en el caso de viene o servicios distintos. En este sentido, la NIC 1 ilustra el intercambio de bienes similares a través de un ejemplo: el intercambio de leche o petróleo por parte de los proveedores con existencias en distintos lugares para satisfacer pedidos en distintos puntos geográficos.

Para el caso concreto de permuta de servicios de publicidad de distinta naturaleza, la SIC 31 plantea que los ingresos derivados de la transacción no pueden estimarse con suficiente fiabilidad por el valor razonable de los servicios recibidos. Sin embargo, la empresa vendedora pude estimar con suficiente fiabilidad el ingreso por el valor razonable de los servicios de publicidad prestados, por referencia a transacciones que no sean permuta que:

  1. Impliquen publicidad de naturaleza similar a la publicidad de la transacción de permuta.
  2. Ocurran frecuentemente.
  3. Representen un número relevante de transacciones e importe comparado con todas las transacciones que proporcionan publicidad similar a la de la transacción objeto de permuta.
  4. Impliquen tesorería y/u otras formas de contraprestación cuyo valor razonable pueda estimarse con suficiente fiabilidad.
  5. La otra parte que interviene en esta transacción sea diferente a la que interviene en la permuta.

Finalmente, queremos referirnos al tratamiento contable que debe realizarse de una transacción en la que existen varios elementos. En general, el criterio de reconocimiento de ingresos se suele aplicar de forma conjunta a cada transacción en la práctica. Sin embargo, en ocasiones una misma transacción conlleva en sí misma varios elementos, lo que supondrá distinguir todos los conceptos que la integran para un mejor reconocimiento contable. Este debe efectuarse de forma separada para cada uno de los elementos que integran la operación, ya que de esta forma se da cumplimiento al principio de correlación de ingresos y gastos, debido a que parte de los ingresos generados están vinculados a contraprestaciones futuras. También, puede darse el caso de que una determinada transacción esté vinculada a otra posterior, lo que supondrá la consideración conjunta de ambas para la realización de la correspondiente anotación contable, puesto que de conformidad con su fondo, producen efectos económicos conjuntos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.