NIC 18. Tratamiento contable de los ingresos ordinarios

Los ingresos a los que se refiere la NIC 18 deben reconocerse cuando sea probable que se produzcan los beneficios económicos futuros y puedan medirse de una manera fiable.

Los ingresos deben reconocerse por el valor razonable de la contraprestación recibida o pendiente de recibir, deduciendo cualquier descuento comercial y cualquier otro descuento por volumen que la empresa pudiera conceder. No obstante, la cuantía por la que debe reconocerse un ingreso dependerá de los términos en los que se haya establecido el acuerdo entre el vendedor y el comprador.

Las operaciones relacionadas con la valoración de los ingresos ordinarios presenta ciertas peculiaridades según se trate de una operación al contado o a plazo. Si la contraprestación es en efectivo o en otro medio líquido equivalente, la valoración del ingreso será el efectivo recibido o pendiente de recibir. En el caso de que la entrada de efectivo se difiera en el tiempo, puede ocurrir, en ocasiones, que el valor razonable de la contraprestación sea menor que el importe nominal de la operación (la diferencia entre ambos constituye un ingresos por intereses). En estas situaciones, en las que la empresa financia a sus clientes, el valor razonable debe entenderse como el valor actual de los flujos futuros de efectivo, aplicando el correspondiente tipo de interés de mercado. Por ello, la diferencia entre el importe nominal y el valor razonable calculado debe considerarse como un ingreso financiero, debido a la existencia de aspectos vinculados a elementos de naturaleza financiera.

La tasa de interés que debe aplicarse para descontar los flujos futuros de efectivo debe ser la que más fácilmente pueda determinarse entre:

  • El tipo de interés que existe para un instrumento similar cuya clasificación financiera sea parecida a la que tiene el cliente que la acepta, o
  • El tipo de interés que iguala el nominal del instrumento utilizado, debidamente descontado, al precio al contado de los bienes y servicios vendidos.

Por su parte, y en relación con la cuestión que estamos abordando, a efectos prácticos la NIIF 15 establece un plazo de diferimiento superior a un año para separar este efecto financiero, en su párrafo 63, y en el caso de operaciones superiores, se puede optar por contabilizar la contrapartida (cuenta por cobrar) por su valor nomina. Los intereses incorporados al nominal de los créditos con vencimiento superior a un año deben contabilizarse como ingresos a distribuir en varios ejercicios (pasivo por intereses pendientes de devengo).

Ejemplo. Venta de productos con pago diferido e incorporación de intereses.

Una empresa dedicada a la venta de equipos informáticos vende el 1 de marzo de 2004 una serie de elementos cuyo precio al contado es de 6.500 u.m. En las conversaciones con el comprador se llega al acuerdo de financiar la operación a seis meses, lo que supone un aumento del precio de contado de 260 u.m.

Solución. En este caso, el reflejo contable de la operación consistiría en realizar en la fecha de la venta (1 de marzo de 2004) un cargo a la cuenta de clientes por 6.500 u.m., con abono a ventas.

Al cobro, es decir, el 1 de septiembre de 2004, la empresa cargará la cuenta correspondiente de tesorería por importe de 6.760 u.m., con abono a la cuenta de clientes por 6.500 u.m. y a una cuenta de ingresos financieros por 260 u.m.

Ejemplo. Venta de productos con diferimiento en el pago más allá del cierre del ejercicio contable, sin cargo explícito por intereses.

Una empresa que hace coincidir el ejercicio contable con el año naturla, dedicada a la venta de mobiliario, vende el 1 de marzo de 2004 una serie de elementos por 6.700 u.m. En las conversaciones con el comprador se llega al acuerdo de que se le va a financiar la operación a un año sin recargo explícito por intereses de aplazamiento, si bien la propia empresa valora el precio de contado del mobiliario vendido en 6.500 u.m.

Solución: En este caso se financia al comprador sin cargo adicional explícito, pero de conformidad con la NIC 18, la consideración contable debe ser similar a la de una transacción financiada (en este caso, el tipo de interés que iguala el nominal de la operación al precio al contado es el 3,077% anual) Así, el 1 de marzo de 2004, el registro contable de la operación de producirá cargando la cuenta de clientes por 6.500 u.m. con abono a ventas.

Al cierre del ejercicio, el 31 de diciembre de 2004, por aplicación de la hipótesis básica del devengo, habrá que actualizar el importe de las cuentas a cobrar registrando en contrapartida el ingreso financiero correspondientes, por importe de 166,67 u.m. (200 x 10/12).

Con fecha 1 de marzo de 2005, al producirse el cobro, se cargarán las cuentas de tesorería por 6.700 u.m. con abono a la cuenta de clientes por 6.666,67 u.m. y de ingresos financieros por 33,33 u.m. por el importe devengado en el 2005 (200 x 2/12).

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.