NIC 19. Beneficios a empleados. Prestaciones por término del contrato laboral

Se trata de las remuneraciones que recibirán los empleados como consecuencia de que, por un lado, la empresa pone fin al contrato con el empleado antes de la edad normal de jubilación o/y, por otro lado, el empleado acuerda poner fin a la relación laboral a cambio de dichas prestaciones.

La empresa reconocerá un pasivo en el balance de situación por las prestaciones por rescisión de contrato y un gasto en la cuenta de resultados cuando sea demostrable que se haya comprometido a rescindir dicho contrato de trabajo de uno o varios empleados antes de la fecha normal de jubilación, así como a satisfacer indemnizaciones resultado de una oferta realizada para incentivar la finalización de contrato de forma voluntaria por parte de los trabajadores.

Se considera demostrable que la empresa se halla comprometida con la finalización del contrato si existe un plan formal en el que se detallan los términos de la rescisión sin que pueda retirarse la oferta. El plan deberá incluir como mínimo los siguientes apartados:

  • Las características laborales de los empleados a los que afectará la rescisión, así como el número aproximado de ellos.
  • Las indemnizaciones por rescisión para cada categoría laboral.
  • La fecha en que el plan entrará en acción, que deberá ser lo más pronto posible y con una duración lo más corta posible, para evitar que acontezcan cambios importantes en el plan a lo largo del proceso.

El compromiso empresarial puede tener su origen en la propia legislación, el convenio colectivo o algún acuerdo entre empresa y empleados.

Las indemnizaciones acostumbran a suponer un pago único aunque pueden consistir en mejoras en las prestaciones a empleados jubilados o en sueldos hasta un momento determinado, siempre que el empleado no realice servicios accesorios que proporcionen beneficios económicos a la empresa.

Hay prestaciones que se pagan independientemente de cuales sean los motivos por los que se produce la finalización del contrato laboral. El pago de las prestaciones será por tanto un hecho cierto aunque sea incierto el momento en que se realizará tal desembolso.

A pesar que tales prestaciones según el país, puedan considerarse como indemnizaciones por rescisión del contrato, en realidad son prestaciones post-empleo y se contabilizarán de esta forma. Hay empresas que pagan una prestación menor cuando es el empleado el que rescinde voluntariamente el contrato y a la reembolsada cuando es la empresa la que protagoniza el despido con independencia de la voluntad del empleado. En este caso la prestación adicional que se paga por despido será una prestación por rescisión del contrato. Estas prestaciones no le suponen a la empresa la obtención de beneficios futuros, por lo que deberán ser reconocidos de forma inmediata como un gasto.

Estas indemnizaciones no van a suponerle a la empresa la consecución de prestaciones económicas en un futuro, razón por la que deberá reconocerlas como un gasto y de forma inmediata.

Si la empresa procede a reconocer prestaciones por terminación de contrato, deberá también tener en cuenta los efectos de la reducción que puedan producirse en las prestaciones por retiro o en otro tipo de beneficios que puedan existir.

En lo que a la valoración se refiere, si las prestaciones por rescisión van a hacerse efectivas pasados doce meses desde la fecha de los estados financieros, deberá actualizarse su importe utilizando la tasa de descuento para los planes de prestaciones definidas.

Si hay una oferta por parte de la empresa para estimular la rescisión voluntaria del contrato, la valoración de las prestaciones por terminación deberá fundamentarse en el número de empleados que la empresa crea que aceptarán la oferta.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.