NIC 19. Beneficios a empleados. Retribuciones a corto plazo

Las retribuciones a corto plazo son las que deben pagarse a los empleados antes de que transcurra un año desde el cierre del ejercicio en el que los empleados han realizado su aportación. Son las siguientes:

  • La nómina: sueldos, salarios o jornales y las cotizaciones a los sistemas de seguridad social.
  • Las ausencias remuneradas con motivo de vacaciones, enfermedades, permisos anuales o maternidad, siempre que no transcurran más de doce meses desde el cierre del ejercicio contable en el que los empleados han prestado los servicios que les otorgan los derechos correspondientes.
  • Participación en utilidades empresariales o en incentivos económicos, siempre que el pago se realicen antes de que transcurra un año desde el cierre del ejercicio en el que los empleados han realizado su prestación de servicios.
  • Retribuciones en especie a trabajadores en activos: bienes y servicios entregados o subvencionados total o parcialmente por la empresa: viviendas, vehículos, asistencia médica, etc…

Reconocimiento y medición.

La contabilización de las prestaciones a los empleados a corto plazo normalmente se realiza de forma inmediata ya que no es necesario hacer hipótesis actuariales para calcular las obligaciones y los costos, ni hay que practicar actualización alguna en los importes correspondientes, ni van a surgir ganancias o pérdidas actuariales.

En todas las retribuciones a corto plazo la empresa reconocerá el importe a pagar a los empleados por su prestación de servicios como:

  • Un pasivo, por el gasto devengado tras deducir los importes satisfechos. En el caso que estos últimos excedan a los primeros, se reconocerá un activo por la diferencia, en la medida que el pago por adelantado vaya a dar lugar, por ejemplo, a una reducción en los pagos a efectuar en el futuro o a un reembolso en efectivo. Este activo sería considerado un gasto anticipado.
  • Una gasto del período, a menos que otra NIC obligue o permita incluir las retribuciones en el costo de un activo.

El reconocimiento del gasto devengado y del pasivo correspondiente es una consecuencia del marco conceptual del IASB ya que una de sus hipótesis fundamentales es la de devengo o causación que implica que los efectos de las transacciones se reconocen cuando ocurren, independientemente de cuando se cobra o pagan.

En relación a las ausencias retribuidas a corto plazo se incluirán como se ha señalado, las vacaciones, enfermedades, incapacidad transitoria, pertenencia a jurados o maternidad. La empresa deberá reconocer el costo esperado de las prestaciones a corto plazo a los trabajadores en forma de ausencias remuneradas. Los derechos que pueden darse son de dos tipos:

  • Acumulativos: en el caso de que pueda ser usado en el futuro. Es decir, cuando el disfrute pueda diferirse debido a que no se haya utilizado el derecho completamente en el período corriente. Estas ausencias podrán ser irrevocables si los trabajadores tienen el derecho de percibir un dinero por las no disfrutadas y se produce el cese en la empresa. Serán revocables cuando no exista dicho derecho, es decir, el empleado en el caso de abandonar la empresa perderá completamente aquellos derechos no recibidos. La obligación por parte de la empresa se manifiesta cuando los trabajadores realizan servicios que les proporcionan el derecho a gozar de ausencias remuneradas a corto plazo. La empresa deberá reconocer dicha obligación, incluso en el caso de tratarse de ausencias revocables.

La forma en que la empresa deberá reconocer el costo esperado de las ausencias retribuidas a corto plazo será la que sigue en el caso de los derechos acumulativos. Cuando el trabajador realice los servicios que le van a posibilitar acceder en el futuro a las ausencias retribuidas, la obligación existirá para la empresa incluso si se trata de ausencias revocables, aunque si existe la posibilidad de que el empleado abandone la empresa antes de percibir el disfrute del derecho ello vaya a afectar a la valoración de la referida obligación. Esto va a suponer para la empresa el cálculo, en el momento de realizar el balance, del importe de los derechos de ausencia.

Este método implicará calcular las obligaciones en función de los pagos accesorios que la empresa espera realizar debido a la acumulación de las ausencias remuneradas.

El reconocimiento del costo que van a suponer las ausencias retribuidas de tipo acumulativo debería realizarse mientras los empleados ofrecen sus servicios, que son precisamente los que les van a proporcionar el derecho a percibir en el futuro las ausencias remuneradas. La valoración de las obligaciones deberá realizarse en función de cual sea el importe accesorio que la empresa calcula habrá de satisfacer a los trabajadores debido a los derechos que en el cierre del ejercicio se encuentren acumulados y no se hayan disfrutado. Dicho en otras palabras, la empresa deberá reconocer la obligación en función del importe de los pagos adicionales que ha calculado que tendrá que realizar por estar ante un derecho de tipo acumulativos.

No acumulativos, cuando no sea posible utilizarlo en períodos posteriores, lo que da lugar a que si no se utilizan en el ejercicio van a perderse. En este caso, el costo se reconocerá en el momento en que se produzca la ausencia, puesto que los servicios proporcionados por el trabajador no van a implicar incremento en el importe de las prestaciones a las que tiene derecho, al no producirse un traslado a períodos posteriores. Este tipo de ausencias no se transfieren a ejercicios futuros puesto que si no se disfrutan en el ejercicio actual, los empleados no van a tener derecho a recibir compensación en dinero por los no disfrutados, en caso de abandonar la empresa. Por ello, la empresa no reconocerá pasivo alguno, ni tampoco gasto hasta que se ausente el empleado debido a que los servicios prestados por éste no incrementan las ventajas a las que tiene derecho. Debe tenerse en cuenta que en este caso se producirá la caducidad del derecho de no utilizarse dentro del ejercicio y en tal situación no daría derecho a que el citado trabajador recibiese importe alguno si éste abandonara la empresa. Ejemplos de este tipo de derecho no acumulativos serían las bajas por maternidad, ya que si no se disfrutan durante el ejercicio actual caducan y los empleados no tienen derecho a recibir compensación alguna.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.