NIC 20 Subvenciones del Gobierno. Reconocimiento y tratamiento contable

El proceso contable habitual de la concesión de subvenciones supone delimitar varios hechos: reconocimiento inicial en contabilidad, tratamiento contable posterior y efecto en los estados financieros.

Cada uno de estos elementos supone tener en cuenta una serie de aspectos significativos. En el reconocimiento inicial hay que determinar el momento en el que debe registrarse la transacción y por tanto, la valoración que debe asignarse a la misma, con la consiguiente delimitación de las masas patrimoniales afectadas por ella. La segunda etapa supone el tratamiento contable que debe darse mientras la operación siga teniendo incidencia en la contabilidad y por último debe establecerse el efecto que este tipo de operaciones tiene en los estados financieros.

Para poder realizar el tratamiento contable que establece la NIC 20, debemos tener en cuenta que distingue dos tipos de subvenciones oficiales, cada una de las cuales requiere la realización de comentarios adicionales a los planteamientos que con carácter general ofrece la norma:

  • Subvenciones relacionadas con activos (subvenciones de capital). Se trata de subvenciones concedidas para que la empresa compres, construya o adquiera activos fijos. Pueden establecerse condiciones adicionales que delimiten la transacción (tipo de activo que se va a adquirir, emplazamiento, ejercicios para su adquisición, generación de empleo, etc.)
  • Subvenciones relacionadas con los ingresos (subvenciones de la explotación). Por exclusión, son todas aquellas subvenciones oficiales no relacionadas con activos, que no se encuadran dentro de la categoría anterior. Dentro de ellas se distinguen las subvenciones para cubrir gastos específicos, las subvenciones por creación de empleo y las subvenciones referidas a préstamos que pueden ser objeto de condonación, con las que el prestamista se compromete a renunciar a su reembolso en ciertas circunstancias previamente establecidas. Para ésta última, la norma internacional señala que para su reconocimiento debe existir una seguridad razonable de que la empresa cumpla los requisitos fijados para su condonación.

Tratamiento contable inicial de las subvenciones.

El reconocimiento de la subvención en contabilidad tendrá lugar cuando exista una seguridad razonable de que la empresa cumpla las condiciones asociadas a ella y de que reciba loa subvención. Ello requiere que exista seguridad razonable en los dos hechos que, según la norma internacional, delimitan el momento en el que la contabilidad debe reflejar una determinada subvención (cumplimiento de condiciones y recepción de la misma).

Aunque el término “seguridad razonable” no está definido en la NIC 20, recordemos que uno de los criterios de reconocimiento de los ingresos establecido en el marco conceptual del IASB es el de existencia de “suficiente grado de certeza”. Por otra parte, en la NIC 18 sobre reconocimiento de ingresos también se indica que los ingresos se reconocen únicamente cuando es probable que los beneficios económicos fluyan a la empresa. Por ello, el término “seguridad razonable” podría entenderse como “suficiente grado de certeza” o “seguridad probable”, siguiendo lo establecido en el marco conceptual y en la NIC 18. En el caso de que la subvención consista en un préstamo condonable, el tratamiento como subvención debe realizarse cuando existe seguridad razonable de que la empresa cumplirá los términos para su condonación. En este caso podría plantearse alguna duda, ya que podría entenderse que el reconocimiento de la subvención debe hacerse cuando el préstamo es condonado o cuando el préstamo condonable se recibe.

En la práctica, muchas subvenciones se reciben cuando se han cumplido las condiciones establecidas para su concesión. Por eso, aún en el caso de haber recibido el importe de la subvención, si el cumplimiento de las condiciones establecidas en la subvención resulta incierto, la empresa deberá contabilizarla como una obligación. Es decir, en el caso que resulte improbable que la empresa cumpla con las condiciones vinculadas a la concesión de la subvención, la misma debe reconocerse como un pasivo exigible y no considerarse ninguna parte de la subvención como un ingreso actual o diferido, ni como neto patrimonial.

Ni el cobro de una subvención ni su reconocimiento administrativo constituyen evidencia concluyente para su reflejo en los estados financieros. Sin embargo, en situaciones excepcionales en las que no existe otro criterio puede admitirse el registro contable de la subvención cuando se conoce el acuerdo de concesión, de conformidad con el principio de devengo, o si este no es conocido, cuando se cobra. Por ello, sólo debe aceptarse esta opción cuando no exista un criterio distinto de la simple consideración del momento en el que se acuerda o se recibe.

Cualquier contingencia que surja después de haber reconocido la subvención en contabilidad deberá ser tratada tal como se establece en la NIC 37 (Provisiones, pasivos contingentes y activos contingentes).

Ejemplo 1. Una empresa es beneficiaria de una subvención para garantizar su continuidad, ante las pérdidas acumuladas en ejercicios anteriores.

Solución: El reconocimiento de la subvención como ingreso debe realizarse en el ejercicio en el que se ha decidido dar a la empresa la subvención.

Ejemplo 2. Una empresa recibe una subvención de 10.000 u.m. el día 30 de septiembre de 2003. La concesión de la subvención se produjo el 30 de junio.

Solución: El reconocimiento de la subvención debe realizarse el 30 de junio, con independencia de que la recepción del efectivo se haya producido el 30 de septiembre.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.