NIC 32. Instrumentos Financieros: Presentación (II). Activos Financieros

Los criterios de reconocimiento y presentación de los activos en los estados financieros se centran en tres premisas fundamentales:

  • Que los recursos estén controlados económicamente por la entidad, considerando que el control económico no tiene por qué representar la propiedad.
  • Que el elemento pueda aportar beneficios probables en el futuro que sean controlados por la entidad.
  • Que la transacción que da lugar a ese control económico haya ocurrido con anterioridad.

La NIC 32 define como activos financieros los que tengan las formas siguientes:

  1. Un instrumento de patrimonio neto de otra entidad (por ejemplo: acciones).
  2. Un derecho contractual a recibir efectivo (por ejemplo: las cuentas bancarias) u otro activo financiero, o un derecho contractual a intercambiar instrumentos financieros con otra empresa, en condiciones que sean potencialmente favorables, como pueden ser los derechos de suscripción de acciones u otro tipo de opciones que permiten adquirir instrumentos financieros si el precio es favorable en el momento del ejercicio.
  3. Un contrato que sea o pueda ser liquidado utilizando instrumentos de patrimonio propio de la entidad, ya sea un instrumento no derivado que dé a la entidad derecho a recibir un número variable de sus instrumentos de capital o bien un instrumentos derivado, por el cual, la entidad esté obligada a liquidar de forma distinta que entregando efectivo u otro activo financiero que dé derecho a recibir un número fijo de instrumentos de capital de la entidad.

Son activos que otorgan, genéricamente, derecho a la empresa de recibir efectivo o bien otros activos financieros, aunque a veces se liquidan compensando pasivos financieros. Por ejemplo una acción da derecho, entre otras cosas, a recibir dividendos, acciones liberadas en ampliaciones de capital y la parte alícuota del haber líquido en caso de liquidación de la entidad emisora. Una cuenta a cobrar de un cliente da derecho a recibir efectivo o a ser compensada, si existe tal acuerdo, con cuentas a pagar que supongan deudas con el mismo cliente.

Los rendimientos  o beneficios económicos pueden proceder del uso del activo o de la venta del mismo, aunque en el caso de que sólo se pueda vender es preciso tener en cuenta el grado de probabilidad asociada a los flujos procedentes de la venta. Por  ejemplo, si se trata de un instrumento financiero, la probabilidad será mayor si existe un mercado activo donde se cotice.

Los derivados financieros que, por sus características, cumplan las condiciones para ser activos y se puedan valorar con facilidad, se reconocen como activos financieros.

Como ejemplo de derivado financiero, podemos mencionar un contrato para realizar un suministro futuro de 300 Tm. De materia prima (para la que exista un mercado organizado) a un precio fijo de 1.000 u.m. la Tm., acordando que el mismo se liquidará en el momento de su vencimiento por la diferencia entre el precio de contado en dicho vencimiento y el pactado al inicio de la operación. En la fecha de cierre del balance, si el precio de la mercancía es menor que el pactado en el contrato (800 u.m., por ejemplo), la empresa reconoce un activo financiero por la diferencia de precio, es decir de 200 x 300 Tm. En ese momento, la contraparte del contrato reconocería un pasivo financiero por el mismo importe.

Es requisito imprescindible, para reconocer un activo financiero en el balance, que se pueda realizar una estimación fiable del importe del mismo. El hecho de conocer la existencia de un activo y no poder realizar una adecuada valoración de su importe, supondría no incorporarlo al balance y reconocer el mismo en notas a los estados financieros, mediante una descripción lo más exacta posible de su contenido. No obstante, la información en notas nunca es equivalente al reconocimiento en el balance de situación, sino una solución de menor calidad informativa, para que los usuarios tengan conciencia de la existencia de situaciones que no se pueden reflejar en el balance de situación.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.