NIC 36. Deterioro de Activos (IX). Ejercicio Deterioro y Reversión del Deterioro de PPE

A 31 de diciembre del año 2012, Soles, S.A. posee una máquina para la fabricación de los productos que comercializa la cual tiene las siguientes condiciones:

La máquina A tiene un precio de adquisición de 2.450.000 u.m., una depreciación acumulada de 700.000 u.m. y una vida útil de 7 años. Esta máquina fue adquirida el 1 de enero del año 2010.

La mencionada máquina está pendiente de depreciar a 31 de diciembre de 2012 y la empresa es consciente de que ésta ha sufrido un importante deterioro de valor.

Para el cálculo del mencionado deterioro la empresa cuenta con los siguientes valores:

-      Valor razonable menos costos de venta:           1.350.000 u.m.

-      Valor en uso:                                                  1.375.000 u.m.

Al año siguiente, la máquina vuelve a recuperar parte de su valor.

Los valores que se tienen para poder realizar el test de deterioro son los siguientes:

-      Valor razonable menos costos de venta:           1.050.000 u.m.

-      Valor en uso:                                                  1.040.000 u.m.

Se pide: ¿Cómo debe registrar “Soles” la pérdida y posterior recuperación del valor de su máquina y los asientos de depreciación de los años 2012 y 2013?

Solución:

Al menos, al cierre del ejercicio, la empresa evaluará si existen indicios de que algún elemento de propiedad, planta y equipo puede estar deteriorado y en cuyo caso deberá estimar sus importes recuperables efectuando las correcciones valorativas que procedan.

El valor contable del elemento se calcula deduciendo al precio de adquisición la depreciación acumulada y las pérdidas por deterioro existentes.

En el caso del cierre del ejercicio 2012, no existe un deterioro previo por lo que elo valor contable antes de realizar el test de deterioro se calcula deduciendo al precio de adquisición la depreciación acumulada hasta ese mismo ejercicio.

Al final del ejercicio 2012, debido a la existencia ya de un deterioro en ese mismo año, el valor contable nuevo va a sufrir una modificación ya que debe incluir este. En este mismo sentido, la depreciación de los años siguientes se verá afectada ya que el elemento tiene un deterioro imputado que modifica su valor contable. La depreciación del año 2013 deberá calcularse considerando el valor contable del elemento después de haber imputado el deterioro y dividiendo éste entre el período de vida útil restante (método lineal).

Posteriormente, tras imputar el asiento de depreciación, del año 2013, se debe volver a evaluar si existen indicios de nueva pérdida de valor por deterioro o por el contrario se ha recuperado el valor del elemento. En este último caso, la reversión del deterioro tendrá como límite el valor contable del bien, que estaría reconocido en la fecha de reversión si no se hubiese registrado el deterioro del valor. En nuestro caso, vemos que el valor contable coincide con el importe recuperable por lo que podemos revertir todo.

-      Al cierre del ejercicio 2012 tenemos que dotar la depreciación correspondiente a ese ejercicio:

Al realizar en el ejercicio siguiente la depreciación, tenemos que tener en cuenta el valor contable nuevo de la maquinaria que recogerá el efecto del deterioro.

-      Al cierre del ejercicio 2013 tenemos que dotar la depreciación correspondiente a ese ejercicio:


En esta misma fecha del año 2013, realizamos el test de deterioro:

Se puede revertir todo lo que el valor se ha recuperado debido a que el valor contable sin deterioro es igual al importe recuperable (valor razonable menos costos de venta)

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.