NIC 36. Deterioro de Activos (V). Determinación del Valor Recuperable: Determinación del valor de uso

La determinación del valor de uso de un activo implica la estimación de flujos libres de tesorería a lo largo de la vida del activo en gestión continuada, hasta su enajenación, así como su actualización mediante la aplicación de una tasa de descuento adecuada para esos flujos.

Ambas variables deben ajustarse por los posibles factores de riesgo que les afectan o pudieran afectarles, tales como la incertidumbre soportada o la incidencia de posibles estados de iliquidez.

La complejidad que estas estimaciones suponen, y la subjetividad de las mismas, obligan a una explicación más detallada, sabiendo que el modelo a ui8tlizar viene formulado a través de la siguiente expresión (El apéndice A de la NIC 36 introduce los principios de esta expresión):

Donde:

  • V: es el valor de uso del activo
  • FLT: son los flujos libres de tesorería esperados
  • K: es la tasa de actualización o rentabilidad mínima exigida a la inversión
  • VRn: es el valor residual esperado del activo al finalizar su vida útil.

Otra expresión que puede adaptarse perfectamente a lo expresado en la NIC 36 es la siguiente:

DONDE:

  • FEj= Flujo de efectivo del año j, siendo el flujo de efectivo del año presente multiplicado por un factor de crecimiento.
  • i = Tasa de descuento utilizada (Tasa de mercado, Tasa a la que prestan los bancos, WACC, etc)
  • FE5= Flujo de efectivo del año 5 (Se considera uniforme durante el resto de vida útil del activo o UGE)
  • an-5┐i=
  • VR= Valor residual al final de la vida útil del activo o UGE.

La estimación de los flujos de efectivo futuros.

Los principios en los que debe fundamentarse una correcta estimación de los FLT serían:

  • Los FLT deben ser calculados sobre la base de hipótesis razonables y fundamentadas, de acuerdo con las condiciones económicas del activo a lo largo de su vida útil, otorgando un mayor peso a las evidencias externas a la entidad.
  • Las estimaciones a futuro abarcarán un período máximo de cinco años salvo que pueda justificarse un plazo mayor (por ejemplo, en caso de empresas maduras y sectores estables).
  • Las previsiones se harán sobre la base de la historia de la empresa, las condiciones del sector y las previsiones y presupuestos fijados por la dirección, sin considerar opciones futuras de mejora.
  • Para la estimación del valor residual, se tomará en cuenta una tasa de crecimiento que debe ser nula o decreciente y, en todo caso, no rebasará la media del sector o industria en que opere el activo.

Los flujos de efectivo o flujos libres de tesorería, deben ser calculados, preferiblemente, por un procedimiento directo, evaluando las diferentes entradas (cobros) y salidas (pagos), del activo, así como los posibles cobros o pagos derivados de la enajenación o disposición del mismo. Por diferencia, se obtendrá el flujo libre de tesorería (FLT)

Los FLT han de ser de naturaleza económica, ya que se evalúa un activo dentro del contexto de la actividad. Por tanto, los cobros y pagos no deben incluir, ni las entradas ni las salidas por la actividad de financiación, ni los cobros y pagos del impuestos a las ganancias.

Los flujos de efectivo futuros generados por los activos se estimarán teniendo en cuenta sólo el estado actual de los mismos. Si éstos se viesen alterados como consecuencia de procesos de restructuración planificados y controlados por la dirección, sólo serían contemplados en el caso de que dicha restructuración esté planificada en el momento de la valoración y exista un compromiso de llevarla a cabo.

En la estimación de las proyecciones de salida, se incluyen las relacionadas con el mantenimiento y gastos generales del activo, así como cualquier otra salida de efectivo en la que se incurra para la utilización o venta.

El efecto inflacionario en los precios será adecuadamente recogido en tanto que los FLT y la tasa de descuento se encuentren ambos en término nominales o reales.

La estimación de la tasa de actualización aplicable.

El tipo de descuento a utilizar es el costo medio ponderado del capital, dado que lo que valoramos es el valor económico del activo (que no tiene en cuenta la forma de financiación), esto es el costo de oportunidad del inversor económico.

Dado que en el flujo de tesorería no se ha incluido el impuesto, restando, la tasa tampoco debe incluirlo, reflejando, por tanto, la valoración actual del mercado en función del valor temporal del dinero y los riesgos específicos del activo.

Como es lógico, el tipo de descuento no debe reflejar riesgos futuros que ya estuvieran considerados en la estimación de los flujos de efectivo y debería coincidir con el rendimiento que un tercero exigiría a una inversión que generase unos flujos de efectivo equivalentes a los previstos para dicho activo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.