NIC 36. Deterioro de Activos (XIV). Deterioro de valor de un activo subvencionado

La estimación de los flujos netos de efectivo a recibir (o a pagar), por la enajenación o disposición por otra vía de un activo al final de su vida útil, será el importe que la empresa espera obtener por la venta del elemento, en una transacción en condiciones de independencia mutua entre partes interesadas y debidamente informadas, después de deducir los costos estimados de la enajenación o disposición por otra vía, excepto que, teniendo en cuenta el plan de negocios de la empresa, sea razonable concluir que se mantendrá el activo en explotación hasta el final de su vida económica.

Los flujos de efectivo futuros se estimarán en la moneda en la que vayan a ser generados, y se actualizarán utilizando la tasa de descuento apropiada para esa moneda. La empresa convertirá el valor actual aplicando el tipo de cambio al contado en la fecha del cálculo del valor en uso.

Los flujos de efectivo futuros se estimarán, para el activo, teniendo en cuenta su estado actual, no siendo aceptable la inclusión de los flujos de efectivo futuros motivados por:

  1. Reestructuraciones futuras a las que la empresa no se haya comprometido.
  2. La ampliación y mejora del activo.

Los flujos de efectivo futuros no incluirán las entradas o salidas de efectivo por las actividades de financiación, por lo que los flujos de efectivo que debemos actualizar son los flujos libres de tesorería que genera el activo de la empresa (inversión), diferenciando por lo tanto de los flujos de caja del accionista, que si tienen en cuenta el modo en el que se financia la empresa o estructura financiera de la empresa.

Para el caso de activos subvencionados, la subvención pendiente de imputar a la cuenta de resultados, se calificará como un componente más del valor en uso del activo para determinar si existe una pérdida por deterioro.

Ejemplo: Deterioro de valor de un activo subvencionado.

La sociedad “M” invierte en el ejercicio 200X en unas instalaciones técnicas complejas con una vida útil de 10 años.

Al cierre del ejercicio 200X+1, se produce un cambio regulatorio en el entorno en el que opera la sociedad “M” que puede originar un descenso de los flujos de efectivo futuros.

Después de practicar el oportuno Test de deterioro, los datos relevantes de la operación son los siguientes:

  • Precio de adquisición: 100.000 u.m.;
  • Depreciación acumulada (2 años) = 20.000 u.m.
  • Valor razonable menos costos de venta: 70.000 u.m.
  • Valor en uso (antes de considerar la subvención): 52.000 u.m.
  • Subvención concedida en el momento de la adquisición: 30.000 u.m.

¿VALOR EN USO?

PRECISIÓN: en todo caso, el valor recuperable del activo es el mayor importe entre el valor razonable menos los costos de venta y el valor en uso.

En el caso planteado el importe recuperable puede determinarse en función del valor en uso y del valor razonable:

  • Valor en libros del activo = 100.000 – 20.000 = 80.000 u.m.
  • Valor razonable menos costos de venta = 70.000 u.m.
  • Valor en uso = 52.000 + (30.000 – 6.000) = 76.000 u.m.

IMPORTE RECUPERABLE = 76.000

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.