NIC 37. Introducción a provisiones y contingencias

El contenido de la NIC 37 que regula el reconocimiento, la medición y la información a incluir en las notas a los estados financieros en relación con las provisiones, los pasivos contingentes y los activos contingentes. Esta normativa mejora la información sobre determinados riesgos, en el sentido de resolver una de las deficiencias fundamentales de los estados contables: la ausencia de información sobre el riesgo empresarial.

De acuerdo con el marco conceptual del IASB, una pasivo es una obligación actual de la empresa, surgida a raíz de sucesos pasados, al vencimiento de la cual, y para cancelarla, la empresa espera desprenderse de recursos que incorporan beneficios económicos.

Por su parte, y de acuerdo con la NIC 37, una provisión es un pasivo en el que existe incertidumbre sobre la cuantía o el vencimiento, y que requiere utilizar un alto grado de estimación para poder ser cuantificado.

Las previsiones de pérdidas de explotación futuras no son obligaciones ni surgen a raíz de sucesos pasados por lo que no tienen la consideración de provisiones. Sin embargo, las pérdidas de explotación futuras si que pueden afectar al valor de determinados activos de la empresa, por lo que se acuerdo con la NIC 36 pueden requerir el reconocimiento de un deterioro en el valor de dichos activos.

Las provisiones son consecuencia de varios principios, entre ellos el principio de devengo y el de prudencia valorativa, que exige que las pérdidas o quebrantos, incluso los potenciales, deben registrarse desde el momento en que se prevean y sean susceptibles de evaluación racional.

En la NIC 37, la diferencia entre las provisiones y los pasivos contingentes radica en el diferente grado de incertidumbre. En ambos existe un cierto grado de incertidumbre sobre su importe definitivo o sobre el momento exacto de su vencimiento. Sin embargo, en las provisiones, el grado de incertidumbre es bajo, lo que no es obstáculo para que se pueda estimar de una forma muy aproximada y fiable, tanto su importe como su vencimiento probable y, por tanto, pueden incluirse en los estados financieros.

Pueden aparecer derivadas de:

  • Una disposición legal o contractual
  • Una obligación implícita o tácita, es decir, una expectativa válida, creada por la empresa frente a terceros, de asunción de una obligación.

Se incorporarán en el pasivo del Estado de Situación Financiera cuando se den las siguientes condiciones:

  • La empresa tenga una obligación presente derivada de un suceso pasado
  • Es probable que tenga que desprenderse de recursos económicos para cumplir con la citada obligación.
  • Puede hacerse una estimación fiable del importe de la obligación.

En cambio, el término contingente se reserva exclusivamente para calificar a aquellos activos y pasivos que no han sido reconocidos en los estados financieros debido a su alto grado de incertidumbre. Estos activos o pasivos contingentes, dependen de la ocurrencia, o la no ocurrencia, de uno o más sucesos futuros inciertos que no están enteramente bajo el control de la empresa.

Las contingencias no es necesario contabilizarlas y surgen de:

  • Obligaciones posibles, surgidas de hechos pasados cuya existencia depende de la ocurrencia o no de uno o varios sucesos futuros inciertos que no están bajo el control de la empresa.
  • Obligaciones presentes surgidas de hechos pasados que no se reconocen contablemente porque:
    1. No es probable que la empresa tenga que satisfacerlas, o
    2. No pueden ser valoradas con fiabilidad.

Como se ha reseñado no hace falta contabilizarlas pero se hará mención a ellas en un apartado de los estados financieros relativo a las notas, con carácter informativo.

En concreto para cada tipo de contingencia se indicará:

  • Una breve descripción de su naturaleza.
  • Evolución previsible, así como los factores de los que depende.
  • Una estimación cuantificada de los posibles efectos en los estados financieros y, en caso de no poder realizarse, información sobre dicha imposibilidad e incertidumbres que la motivan, señalándose los riesgos máximos y mínimos.
  • La existencia de cualquier derecho de reembolso.

Las contingencias en contabilidad se refieren a las obligaciones o los activos que son de naturaleza posible. Se dice que algo posible es menos probable que algo probable, ya que la existencia de estas obligaciones o estos pasivos sólo se confirma por futuros eventos inciertos, que no están enteramente bajo el control de la entidad.

El proceso para el reconocimiento de provisiones y pasivos contingentes es el representado en el siguiente esquema:

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.