NIC 37. Provisiones para Impuestos

Podemos definir las provisiones para riesgos y gastos como: Aquellas provisiones que tienen por objeto cubrir gastos originados en el mismo ejercicio o en otro anterior, pérdidas o deudas que estén claramente especificadas en cuanto a su naturaleza, pero que, en la fecha de cierre del ejercicio, sean probables o ciertas pero indeterminadas en cuanto a su importe exacto o en la fecha en que se producirán.

Han de ser pasivos que cumplan con la definición y criterios de reconocimiento del Marco Conceptual de la Contabilidad. Deben cumplir una serie de requisitos para que puedan ser consideradas provisiones:

  • Obligación actual
  • Surgió como consecuencia de sucesos pasados
  • Para extinguirla la empresa espera desprenderse (probable, no posible) de recursos que puedan producir o generar rendimientos económicos en el futuro.
  • Para proceder a su reconocimiento, el valor de los recursos a entregar ha de determinarse con fiabilidad.

Una provisión es un pasivo sobre el que existe incertidumbre acerca de su cuantía o vencimiento. El suceso que da origen a la obligación, es todo aquel suceso del que nace una obligación de pago, de tipo legal o implícita para la entidad, de forma que a la empresa no le queda otra alternativa más realista que satisfacer el importe correspondiente. Las provisiones pueden venir determinadas por:

  • Disposición legal.
  • Disposición contractual.
  • Obligación implícita
  • Obligación tácita

En el caso de venir determinadas por una obligación tácita, su nacimiento se sitúa en la expectativa válida creada por la empresa frente a terceros, de asunción de una obligación por parte de aquella.

Respecto a la provisión para impuestos, será por el importe estimado de deudas tributarias cuyo pago está indeterminado:

  • En cuanto a su importe exacto
  • A la fecha en que se producirá.

Dependiendo del cumplimiento o no de determinadas condiciones. Podemos decir que la provisión para impuestos reflejará el importe estimado de las deudas tributarias cuyo pago esté indeterminado en cuanto a su importe exacto o a la fecha en que se producirá, dependiendo del cumplimiento o no de determinadas condiciones. En todo caso no se trata de deudas tributarias devengadas y no vencidas, sino de impuestos pendientes de determinación.

Ejemplo práctico 1.

Una empresa tiene pendientes de liquidación, al final del ejercicio del año N, diversas deudas tributarias por impuestos locales (Impuesto de Industria y Comercio, y la cuota estimada del Impuesto Predial), debido a reclamaciones administrativas por un importe actual aproximado de $ 5.000.000.

El pago, altamente probable, se estima que se realizará dentro de dos años.

Los intereses de demora de los ejercicio N+1 y N+2 se calculan al 5% de interés simple, y se aplican sólo al principal de la deuda.

La sanción estimada asciende al 20% del principal de la deuda, y no genera intereses de demora.

El valor actual de las deudas se calcula aplicando el tipo de interés compuesto del 4% (tipo de interés legal del dinero).

Al cabo de los dos años, la empresa paga sus deudas tributarias más los intereses correspondientes a la misma y la sanción por los importes estimados.

Se pide:

Contabilizar los asientos que debe realizar el contador de la empresa para registrar la provisión para impuestos.

Solución:

Suponemos que el chequeo nos da que efectivamente estamos ante un pasivo, y que es calificable como provisión.

  • Al final del año N, por la dotación de la provisión:

La partida otros gastos por sanción serán el valor actualizado por dos años del 20% del recargo de demora. Es decir: 5.000.000 x 20% = 1.000.000, y actualizado al 4% de interés:

  • Al final del año N+1 contabilizaremos los gastos financieros por la actualización de provisiones para actualizar la provisión por los intereses de demora que se van produciendo respecto a la deuda:

  • Pasamos a corto plazo la provisión (5.924.560 + 286.980 = 6.211.540):

  • Al cierre del ejercicio N+2:

  • Cuando paguemos la provisión dotada: PRINCIPAL + INTERESES DE DEMORA = 5.000.000 (1+2x0,05) = 5.500.000 + 1.000.000 = $ 6.500.000

Ejemplo práctico 2.

Una empresa estima que tendrá que afrontar un pago de $ 12.000.000 en concepto de Impuesto Predial, por lo que decide dotar la correspondiente provisión.

Llegado el momento en que la deuda resulta exigible, ésta asciende únicamente a $ 9.000.000.

Posteriormente, se efectúa el pago.

Solución:

Para contabilizar la dotación de la provisión realizaremos el siguiente asiento:

Llegado el momento en que la deuda tributaria es exigible, habrá de tenerse en cuenta que ésta asciende a $ 9.000.000, resultando la provisión excesiva en el resto.

Por lo tanto, realizaremos el siguiente asiento:

Por último, cuando se proceda al pago del impuesto realizaremos el siguiente asiento:

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.