No es buena idea invertir en acciones de una empresa con base a los buenos resultados actuales

Cuando una compañía reporta grandes utilidades, el primer impulso de muchos inversores (¿especuladores?) es comprar acciones de dicha compañía, decisión que puede no ser la más afortunada.

La razón es sencilla y básica. El mercado (ese conjunto de compradores  y vendedores de acciones, de analistas y expertos de todo tipo), ya ha descontado ese buen resultado, esto es, que el precio actual de las acciones de la exitosa compañía ya  incluye ese buen resultado, por lo que quien las compre no obtendrá en verdad ningún beneficio a no ser que en un futuro cercano esa compañía vuelva a tener muy buenos resultados que haga subir el precio de las acciones.

El asunto va un poco más allá, ya que el mercado no solo ha incluido en el valor de la acciones los resultados presentes de la compañía, sino que en muchos casos ya ha incluido el resultado del siguiente año, puesto que el mercado por lo general,  con base a sus proyecciones y análisis ya ha determinado cómo será el comportamiento en el corto plazo de la compañía y el precio ya contiene esa variable, de manera tal que lo ideal es que el inversor descuente mucho más que el presente ejercicio para poder tomar una decisión prudente.

Lo que sucede hoy por lo general ya fue anticipado el año pasado, de manera tal que la compra de hoy se debe hacer con base a lo que se anticipe del comportamiento futuro de la compañía.

Esto ya lo expuso claramente Benjamin Graham hace más de 50 años en su libro best seller El  Inversor Inteligente, y a pesar de ello, los inversionistas actuales siguen cayendo en tan elemental error de principiantes.

Los inversores exitosos en bolsa recomiendan que no se debe comprar únicamente basados en el buen comportamiento actual de una compañía, sino que se debe evaluar el posible comportamiento futuro de la misma, y en la medida en que se acierte en esa proyección se podrá tener algún resultado positivo.

Los grandes inversores lo son porque en su momento invirtieron en compañías que no prometían nada y en las que nadie invertía,  pero fueron capaces de anticipar que en 5 o más años esas compañías tendrían excelentes resultados, o caso contrario, retiraron sus inversiones de compañías que ofrecían grande resultados y en las que todos invertían pero que a la vuelta de unos años quebraron.  Anticiparon que una compañía sería el boom y otra entraría en quiebra y eso no se logra con los resultados del ejercicio en curso.

Todo el mundo va al ritmo del mercado. Si una empresa va bien todos compran sus acciones y si va mal todos venden sus acciones. No es de esa forma como los grandes inversionistas hicieron su fortuna. Hay que hacer lo que pocos están haciendo, y sólo los que son visionarios o conocedores a fondo del mercado, o tienen información privilegiada pueden ir en aparente contracorriente.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.