No es necesaria la destrucción de inventarios para la deducción por expensa necesaria

Ha sido recurrentes las sentencias que aclaran la disminución del inventario y por lo tanto su tratamiento como costo o gasto deducible en el caso de mercancías de fácil destrucción o perdida.

Ahora bien, se ha  analizado en distintas oportunidades el tratamiento que  se deben dar a dichas expensas en el caso de manejar el juego de inventarios y en igual medida cuando se maneja inventario permanente.

En este caso en particular, la discusión gira entorno a una empresa de productos cárnicos, quienes ante la devolución de mercancía por proximidad en la fechas de vencimiento reprocesan el producto y lo convierten en uno nuevo.

Es importante señalar que la Dian nunca le discutió al contribuyente que el producto (carne) no fuera destruido, sino que fuese reutilizada para nuevos productos.

Por el contrario, los argumentos de la Dian se basan en sentencias donde se menciona la completa destrucción de medicamente y sus respectivos medios de prueba. Sin embargo, nunca cuestionó que la expensa no fuese necesaria, ni que el registro contable no se adecuará a la realidad, sino que baso sus argumentos en que el producto fue reutilizado.

Sin embargo, el consejo de estado en sentencia 18494 de 2013 MP Hugo Fernando Bastidas, expone los siguientes argumentos:

Pero es cierto que en ninguna de esas sentencias se ha analizado una situación fáctica como la presentada en este caso. Pero, independientemente de eso, lo cierto es que la interpretación sobre los artículos 62, 64 y 107 E.T. es la misma. Corresponde definir, solamente, si es presupuesto sine quanon que el contribuyente destruya los inventarios para tener derecho a declarar como gasto la expensa.

La Sala considera que no es necesario que los destruya si puede reprocesarlos y comercializaros, porque el efecto económico de destruir la mercancía, que ya no es apta para el consumo humano, es similar al efecto económico que ocurre si tal mercancía se procesa para convertirla en otro producto. Es similar porque sea que se destruya físicamente la mercancía o se reprocese, la expensa equivale al valor comercial de la mercancía destruida o reprocesada. Sin embargo, en el caso de que la mercancía devuelta se transforma y se comercializa, se genera un ingreso gravado, que fue lo que ocurrió en el caso concreto.

En efecto, la demandante explicó que al momento de recibir la mercancía devuelta se registraba nuevamente en el inventario. Que la mercancía que estaba en buen estado se ponía a la venta pero a un precio menor al inicial, mientras que la mercancía deteriorada o con fechas próxima de vencimiento para consumo humano se retiraba del inventario para ser sometida a un proceso de molienda para luego ser vendida como alimento para animales.

Entonces ante esta situación particular, la Sala advierte que no solo son los medicamentos los que pueden dar paso a las expensas necesarias y para ello reitera algunas sentencias  (17875 de 2011, 18049 de 2012). Adicionalmente, insiste precisamente en que no es necesario que la mercancía sea destruida para optar por el gasto deducible como expensa necesaria, claro está, con los medios probatorios adecuados hallándole la razón al contribuyente.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.