No es procedente depreciar la propiedad, planta y equipo no utilizada porque presenta daños

Para la realización de su actividad económica principal las organizaciones empresariales del sector industrial, minero, energético, comunicaciones y servicios (salud), necesariamente deben utilizar equipos y maquinarias con el fin de obtener ingresos, presentándose una relación directa entre el uso de esa propiedad, planta y equipo y la generación de los ingresos operacionales.

De tal manera que cuando esos equipos y maquinarias no se encuentran en uso porque presenta daños, los ingresos directamente relacionados con dicha propiedad, planta y equipo se afectan mediante su disminución o inexistencia; para agravar aún más la situación financiera algunas entidades continúan depreciando esos activos aunque no contribuyan a la generación de los ingresos.

La anterior práctica desdibuja la realidad económica y financiera de las organizaciones porque al no existir ingresos se reconocen costos de depreciación, incumpliendo el principio de asociación[1] él cual obliga asociar los ingresos devengados en cada periodo con los costos y gastos incurridos para producirlos.

Adicionalmente se está incumpliendo la norma técnica específica sobre los activos señalada en el inciso 6 del artículo 64 del Decreto 2649 de 1993:

“(...)

La contribución de estos activos a la generación del ingreso debe reconocerse en los resultados del ejercicio mediante la depreciación de su    valor histórico ajustado. Cuando sea significativo, de este monto se debe         restar el valor residual técnicamente determinado. Las depreciaciones de           los inmuebles deben calcularse excluyendo el costo del terreno respectivo.   (Subrayado fuera de texto)

Como se puede advertir, la depreciación de la propiedad, planta y equipo únicamente se deberá contabilizar cuando los equipos o las maquinarias se encuentren en utilización y contribuya a la generación de los ingresos; por lo tanto, cuando no se obtengan ingresos porque dichos activos no se utilizan (dañados) no es procedente reconocer costos o gastos por depreciación.


[1] Artículo 13 del Decreto 2649 de 1993

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.