No es que esté mal que el empleado sepa más que el jefe

En una empresa suele ser causa de conflicto o animadversión que los subalternos sepan más que sus  jefes. Resulta especialmente molesto que el jefe no tenga idea de nada, excepto mandar; es la opinión generalizada, pero ello no siempre está mal.

Se supone que cuando un empleado es ascendido se debe a sus conocimientos y experiencia respecto del área de la cual se encargará, pero esos no es todo lo necesario para ser ascendido, e incluso puede que la experiencia y el conocimiento cuenten poco para que la empresa decida nombrar a una u otra persona como jefe.

La razón es sencilla. El jefe requiere de habilidades distintas a las de cualquier empleado. Liderar, o mandar como hace muchos, requiere de ciertas habilidades y aptitudes que pueden pesar más que los conocimientos técnicos sobre una determinada actividad o departamento de la empresa.

Por ejemplo, no es esencial que el jefe de taller sepa reparar un motor, puesto que ese no será su trabajo, su trabajo será organizar y liderar el equipo de trabajo que se encargará de reparar el motor. Bajo ese punto de vista no es inadecuado que el jefe de taller sepa menos que sus subalternos, pues como ya se dijo, sus funciones son muy distintas.

Por supuesto que lo ideal sería que quien se desempeña como jefe tuviera los suficientes conocimientos técnicos, y de esa forma pudiera dar más apoyo a sus subalternos en caso que estos debieran recurrir a su jefe para resolver un determinado problema técnico, pero ello no es tan esencial como ser capaz de liderar personas y procesos. Para la empresa es más importante lo segundo que lo primero. Entre un técnico y un líder la empresa escogerá como jefe al líder, pues en cada puesto debe estar el más competente para la actividad específica que va a desarrollar.

Esta forma de mirar las cosas hace suponer que el empelado que quiera ser ascendido debe adquirir ciertas competencias que le permitan calificar al puesto de jefe. Probablemente no le bastará con trabajar más y mejor, o con llegar más temprano al trabajo y salir más tarde de él. Es por ello que el que termina ascendido es el que menos trabaja pero que es el más “lambón”, puesto que demuestra tener habilidades como capacidad para influir, persuadir, organizar, dirigir, etc.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.