Notificación por conducta concluyente

La notificación por conducta concluyente es una forma subsidiaria de notificación, que de configurarse suple la carencia de una notificación personal afectiva.

El derecho a la defensa exige que toda persona que sea objeto de investigación o que se le siga un proceso administrativo o judicial, deba ser notificada de ello para que pueda tener la oportunidad de defenderse.

En la mayoría de los casos, la notificación debe ser personal, pero si por alguna razón no es posible, existe la figura de la notificación por conducta concluyente, mediante la cual la entidad administradora de justicia puede suponer o concluir que el afectado se enteró del proceso o investigación que se le llevaba aunque nos e le hubiere notificado, o se le hubiere notificado incorrectamente.

Sobre la notificación por conducta concluyente, la Corte constitucional en sentencia C-1076 de 2002, expuso:

Con todo, el legislador ha establecido otras formas subsidiarias de notificación: por estado, en estrados, por edicto y por conducta concluyente. Esta última forma de notificación, en esencia, consiste en que en caso de que la notificación principal, es decir la personal, no se pudo llevar a cabo o se adelantó de manera irregular, pero la persona sobre quien recaen los efectos de la decisión o su defensor, no actuaron en su momento pero lo hacen en diligencias posteriores o interponen recursos o se refieren al texto de la providencia en sus escritos o alegatos verbales, el legislador entiende que ese caso la persona tuvo conocimiento de la decisión. En tal sentido, la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, en sentencia de 16 de Octubre de 1987 consideró:

“La notificación por conducta concluyente establecida de modo general en el artículo 330 del C. de P.C. emerge, por esencia, del conocimiento de la providencia que se le debe notificar a una parte, porque está así lo ha manifestado de manera expresa, verbalmente o por escrito, de modo tal que por aplicación del principio de economía procesal, resulte superfluo acudir a otros medios de notificación previstos en la ley. La notificación debe operar bajo el estricto marco de dichas manifestaciones, porque en ello va envuelto la protección del derecho de defensa; tanto, que no es cualquier conducta procesal la eficaz para inferir que la parte ya conoce una providencia que no le ha sido notificada por alguna de las otras maneras previstas en el ordenamiento”

Así pues, el establecimiento, por el legislador, del mecanismo de la notificación por conducta concluyente constituye una medida razonable y constitucionalmente válida por cuanto garantiza el principio de economía procesal. No obstante, a fin de tutelar el derecho de defensa, la Corte insiste que, en cualquier proceso judicial o administrativo, la notificación personal es la regla general, en tanto que medio por antonomasia para informarle a una persona el contenido de una determinada providencia que lo afecta, y que por ende, las demás formas de notificación son subsidiarias, su aplicación debe ser restrictiva y ceñida al texto legal, tanto más cuando se trata de operar una notificación por conducta concluyente debido a que, en no pocos casos, la ausencia de la práctica de la notificación personal es imputable a la falta de debida diligencia y cuidado de la administración.

Un ejemplo de notificación por conducta concluyente podría ser el contribuyente al que la Dian le sigue un proceso, el cual no es notificado como dispone la ley, pero el contribuyente, en respuesta a otro proceso diferente, se refiere al proceso que se supone no le fue notificado. En un caso así, es obvio que para poder referir un proceso debió conocerlo, en consecuencia no podrá alegar que no lo conocía.

Esta forma de notificación obliga a que antes de alegar o recurrir un proceso por indebida notificación, se estudie la posibilidad de que no se haya presentado la notificación por conducta concluyente, puesto que de ser así, es posible que el recurso no prospere.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

3 Opiniones
  1. tavo dice:

    un ejemplo podría ser el siguiente: soy abogado litigante y me acerco a diligenciar un documento en el juzgado donde llevo un negocio y la secretaria de la oficina me dice que se encuentra un proceso en mi contra. ahi se da la notificación por conducta concluyente.

  2. leonardo sepulveda dice:

    Mi caso es el siguiente.
    La corte constitucional fallo a mi favor una tutela mediante sentencia T-190 de 2011. Envió notificacion al juzgado de primera instancia el cuarto civil municipal de soledad atlántico . y este decidió archivar el fallo. Sin notificar a las partes.
    Me entere be casualidad el día 20 de octubre revisando el servidor Google . de inmediato envie copia por correo electronico y físicamente a la empresa la cual no me firmo el recibido de la notificación.
    Cual es el paso a seguir si he llamado a dicha empresa y han hecho caso omiso al fallo. El cual ordenaba el reintegro en plazo de 48 horas y el pago de la respectiva indemnizacion

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.