Nueva responsabilidad para contadores públicos: Registros tributarios obligatorios o libro tributario

Por: GERARDO CASTRILLON A – Docente de Impuestos UNIAMAZONIA

En diciembre pasado se expidió el Decreto 2548, que es un decreto reglamentario del artículo 4 de la Ley 1314/09 del artículo 165 de la Ley 1607/12 y de los artículos 773 y 774 del Estatuto Tributario.

Recordemos que el artículo 4 ley 1314/09, es donde la ley define la autonomía e independencia de las normas tributarias frente a las de contabilidad e información financiera, el artículo 165 de la ley 1607/12 la que establece el plazo de 4 años para la remisión de las normas tributarias a las normas contables mientras se adelanta un estudio del impacto de las NIIF en el recaudo tributario, plazo que se comienza a contar a partir del periodo de aplicación  de las NIIF para cada uno de los grupos y no del periodo de transición y los artículos  773 y 774 del Estatuto Tributario, que definen la forma y los requisitos para llevar la contabilidad y de que esta sea válida como medio de prueba.

En este orden de ideas el Decreto 2548/14 se convierte en una norma muy importante que define nuevas obligaciones para los contribuyentes y por consiguiente nuevas responsabilidades para los Contadores Público que se suman al cúmulo de las ya existentes, veamos: 1) Contabilidad bajo Decreto 2649/93 normas del PCGA (Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados) 2) Contabilidad bajo NIIF, 3) Información Exógena, 4)  La U.G.P.P otra Dian que vigila las Contribuciones Parafiscales de la Protección Social,  y ahora 5)  Registros Tributarios Obligatorios (RTO) o también el nuevo Libro Tributario que es voluntario, pero si se lleva este último se suprime el RTO.

De todo este cúmulo de nuevas obligaciones para los contribuyentes es importante que estén enterados los Empresarios a través de las Cámaras de Comercio y Fenalco y distintos gremios de la profesión, porque su desconocimiento los lleva a no contratar para reducir costos y cometer errores que los puede conducir a onerosísimas sanciones y a perder competitividad y productividad en el mercado.

Cúmulo de responsabilidades que no debe convertirse para nosotros en fuente de quejidos porque son muy importantes y que es positivo que se presenten y las tengamos, ya que cualifican el ejercicio profesional y vuelve la profesión cada día más competitiva y   necesariamente se traducirán en mejores salarios y honorarios, pues las Empresas buscarán cada vez más los más capaces y mejores.

Estos Registros Tributarios que como ya dijimos son obligatorios, comprenden un sistema adicional de registros de todas las diferencias entre las bases fiscales que deben permanecer inalteradas y las Normas Internacionales de Información Financiera NIIF-IFRS, diferencias que se dan por el reconocimiento, medición inicial y posterior y la nueva valuación de activos, pasivos, patrimonio, ingresos, costos y gastos, diferentes al costo histórico que permiten ahora las NIIF, como el costo revaluado, costo amortizado, valor de uso y valor de mercado. Recordemos que si son exigencias fiscales no requerirán partida doble.

El Libro tributario, que si se lleva no hace obligatorio el de registro tributarios obligatorios, va a registrar todos los hechos económicos de las bases fiscales. Deberán estar soportados por documentos internos y externos, identificar el tercero con el cual se realiza la transacción, el conocimiento claro, completo y fidedigno de la transacción   y la determinación de los tributos. Estos documentos y soportes con incidencia tributaria tendrán pleno valor probatorio.

Señala el artículo 5 del Decreto 2548/14, que las Declaraciones Tributarias, deberán estar soportadas por los Registros Tributarios Obligatorios o por el Libro Tributario, así como todos los documentos internos y externos y comprobantes que evidencien la realidad de las operaciones desarrolladas por el contribuyente, responsable o agente de retención.

Las nuevas visitas de la DIAN vendrán entonces con las solicitudes de los Registros Tributarios Obligatorios o del Libro Tributario, que les permita conciliar los valores contables con las bases fiscales que deben permanecer inalteradas y serán objeto de sanciones por libros de contabilidad, obligación que tendremos hasta el año 2.019, si es que una nueva ley no amplía el plazo a la DIAN para que acepte finalmente o no las NIIF una vez se conozca el impacto que tenga en el recaudo tributario. El panorama no luce nada claro, porque de verdad son muchos los aspectos de conciliación entre las bases contables y fiscales, dada por los distintos valores de reconocimiento y medición que introdujeron las Normas Internacionales de Información Financiera.

Lo mejor es que las actualizaciones del nuevo software vayan incluyendo, además de manejar simultáneamente la contabilidad bajo norma local PCGA y la contabilidad bajo estándares internacionales NIIF-IFRS, el Libro Tributario, que permita manejar este auxiliar para la conciliación de las bases fiscales ya que serán muchas las diferencias que se van a presentar. Por supuesto también, bajo la dirección de Contadores Públicos preparados para asumir estos nuevos retos que nos imponen cada vez más la globalización de los mercados, por la necesidad de manejar cada vez más información uniforme y homogénea frente a la autonomía que tienen las normas fiscales en cada uno de los países.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.