Oferta y demanda agregada

Tanto la oferta como la demanda agregada son variables macroeconómicas y se usan, por tanto, para proporcionar información sobre el estado económico de la sociedad. En concreto, el estudio conjunto de estas dos variables permite sacar conclusiones sobre la situación del empleo, sobre el nivel de la producción y sobre los precios, para períodos cortos de tiempo.

La oferta agregada establece la relación entre el conjunto de bienes y de servicios que el conjunto que se analiza está dispuesto a vender a un precio determinado. Dado que los precios son rígidos en el corto plazo y flexibles en el largo plazo, la oferta agregada depende del horizonte temporal que se maneje. Por este motivo se habla de oferta agregada a corto plazo y de oferta agregada a largo plazo.

La demanda agregada es la relación entre la cantidad de producción demandada y el nivel de precios agregados. De este modo, esta variable describe la cantidad de bienes que un conjunto de población está dispuesto a comprar a un nivel de precio determinado.

El análisis de estas variables se suele realizar mediante las denominadas curvas de oferta agregada y demanda agregada que representan valores de precio frente a valores de producción. En el caso de la curva de la oferta agregada, la forma que la describe corresponde a la de una función exponencial creciente. El caso de la demanda es justamente el caso opuesto, por lo que la curva que la describe adopta la forma de una exponencial decreciente.  El punto en el que ambas curvas se cruzan representa la situación de equilibrio entre precio y producción. Este caso se produciría en una economía estable y con una situación equilibrada de empleo.

Lo que algunos análisis económicos demuestran es que para una situación dada de producción y de precios,  el comportamiento de los factores de los que dependen la oferta agregada y la demanda agregada tiende a evolucionar hasta que se produce la situación de equilibrio. Así, si la situación de un momento dado se corresponde con una producción demasiado alta que conduce a que muchos productos no se puedan vender, la situación natural implicará una  reducción de precios, con lo que la demanda aumentará y por otro lado, se producirá un descenso de la producción. Esta situación se prolongará hasta que el punto real coincida con la intersección de las curvas de oferta y demanda agregada.

Otro caso diferente se produciría si en un momento dado la oferta global no es suficiente para satisfacer la demanda. Esto conduciría a una subida de precios  y, a la vez, a un aumento de producción de las empresas. La situación se prolongaría hasta el momento en el que se alcance el punto de intersección entre las curvas cambiantes de oferta agregada y demanda agregada.

Las variaciones de la oferta agregada y la demanda agregada son las responsables de las fluctuaciones económicas. Estas variaciones se pueden producir por factores exógenos y las políticas económicas de los países tratan de tomar las medidas económicas necesarias para restablecer las situaciones de equilibrio y recuperar las tasas naturales de producción, precio y empleo. En estas medidas, el análisis de las curvas de oferta agregada y  demanda agregada es determinante.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.