Ofrecer compensación económica al trabajador para que se retire no constituye coacción que pueda derivar en un despido ilegal o injusto

El hecho que la empresa ofrezca a sus trabajadores una compensación económica para incentivar el retiro voluntario de la empresa (renuncia), no constituye por sí solo una coacción o presión indebida que conduzca a considerar  el retiro como un despido ilegal o injusto.

Por distintas  razones las empresa se ven obligadas a prescindir de algunos trabajadores y para hacerlo ofrecen planes de retiro que incluyen el pago de compensaciones o bonificaciones con el fin hacer atractivo el retiro de la empresa, pagos que por supuesto no sustituyen la indemnización por despido injustificado que se configura en estos casos, sino que son pagos adicionales que la empresa está dispuesta a realizar con el fin de reestructurar su negocio sin entrar en conflicto abierto con los trabajadores, y esto no es ilegal.

En ese sentido se ha pronunciado en varias oportunidades la sala laboral de la Corte suprema de justicia, como en la sentencia 26680 del 11 de julio de 2006, con ponencia de la magistrada Isaura Vargas días:

En otro orden de ideas, se impone nuevamente recordar lo que de antaño y de manera pacífica ha enseñado la Corte en el sentido de que no existe prohibición alguna que impida a los empleadores promover planes de retiro compensados, ni ofrecer a sus trabajadores sumas de dinero a título bonificación, por ejemplo por reestructuración, sin que ello, por sí solo, constituya un mecanismo de coacción, pues tales propuestas son legítimas en la medida en que el trabajador está en libertad de aceptarlas o rechazarlas, e incluso formularle al patrono ofertas distintas, que de igual manera pueden ser aprobadas o desestimadas por éste, por lo que no es dable calificar ni unas ni otras de presiones indebidas por parte de quien las expresa, pues debe entenderse que dichas ofertas son un medio idóneo, legal y muchas veces conveniente de rescindir los contratos de trabajo y zanjar las diferencias que puedan presentarse en el desarrollo de las relaciones de trabajo.

Presentada así la situación no se vislumbra ningún vicio de procedimiento,  ni tampoco constricción a la voluntad el trabajador, pero si la situación se plantea de otra forma, como  por ejemplo: se acoge al plan de retiro o será despido e indemnizado, el asunto puede cambiar, puesto que el trabajador ya no tiene alternativa de elegir sino que es obligado a tomar el único camino que el empleador  le plantea: retirarse de la empresa de una u otra forma.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.