Omisión de un activo ¿total o parcial?

Hoy tenemos un impuesto complementario de normalización que fue declarado recientemente constitucional. Ahora bien, inicialmente el proyecto de ley estaba pensado en función tan solo de los activos omitidos, pero posteriormente fueron incluidos dentro del hecho generador los pasivos inexistentes.

Entre tanto, una duda que atañe en razón al hecho generador ha venido generando suspicacia dentro de los operados jurídicos. Se trata de la definición de “activo omitido”. Al respecto el artículo 36 de la ley 1739 de 2014 señala:

“ARTÍCULO 36. HECHO GENERADOR. El impuesto complementario de normalización tributaria se causa por la posesión de activos omitidos y pasivos inexistentes a 1o de enero de 2015, 2016 y, 2017, respectivamente.

PARÁGRAFO 1o. Para efectos de lo dispuesto en este artículo, se entiende por activos omitidos aquellos que no fueron incluidos en las declaraciones de impuestos nacionales existiendo la obligación legal de hacerlo. Se entiende por pasivo inexistente, el declarado en las declaraciones de impuestos nacionales con el único fin de aminorar o disminuir la carga tributaria a cargo del contribuyente.

PARÁGRAFO 2o. Los activos sometidos al impuesto complementario de normalización tributaria que hayan estado gravados en un período, no lo estarán en los períodos subsiguientes. En consecuencia, los contribuyentes del Impuesto a la Riqueza y los declarantes voluntarios de dicho impuesto que no tengan activos omitidos en cualquiera de las fechas de causación, no serán sujetos pasivos del impuesto complementario de normalización tributaria.” (Subrayado propio)

La norma parece dar cierta claridad en la medida que señala que son los que no fueron incluidos en las declaraciones existiendo la obligación legal de hacerlo, es decir debe tratarse de una omisión total. Pero ¿Qué sucede si yo SÍ declare el activo pero de forma parcial? ¿Esa diferencia puede ser objeto de normalización?

Al respecto, la DIAN mediante oficio 5695 de 2015 estipuló:

“(…) Visto lo anterior, dentro de la situación planteada por usted, el activo como tal, denominado cuenta de ahorro, ha venido siendo incluido dentro de las declaraciones de impuesto sobre la renta y complementarios de los años gravables 2014 y anteriores, aspecto que no da lugar a considerar la presentación y pago del denominado impuesto complementario de normalización tributaria.

Ahora bien, de lo expuesto se observa es que las declaraciones de los últimos años, a pesar de haber incorporado, como usted mismo lo manifiesta, el activo denominado cuenta de ahorro o depósito, no ha sido ajustado por diferencia en cambio, intereses o rendimientos financieros capitalizados, generándose de esta forma una posible inexactitud conforme a lo previsto en el artículo 647 del Estatuto Tributario.” (Subrayado propio)

Tal como se resalta a juicio de la DIAN no se trata de un activo omitido, sino de un problema de estimación, y en esa media señala que NO DA LUGAR a considerar la declaración  y pago del impuesto de normalización. En cambio, invita a corregir al contribuyente las declaraciones que aún no se encuentren en firme.

Sin embargo, dicha postura, pueda dar pie a que aquellas declaraciones que estén en firme con respecto de aquellas que no lo están y se corrijan den lugar a liquidar la renta por comparación patrimonial, y terminaría el contribuyente pagando un  impuesto a tarifa del 33% (según el caso) cuando puedo haberlo efectuado mediante el impuesto complementario de normalización tributaria a una tarifa del 10%.

Loable la disposición de la DIAN en recomendar al contribuyente en sanear su situación, pero discutible los posibles efectos que se pudiesen generar con ocasión de atender al consejo.

¿Usted qué opina?

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.