Oportunidad para que los acreedores del asignatario acepten la herencia repudiada por este

Cuando se da la apertura del proceso de sucesión sea testada o intestada los herederos tendrán que manifestar si aceptan o repudian la herencia, incluso el código civil establece que a estos se les puede requerir a solicitud de un interesado para que manifiesten si aceptan o repudian, esta obligación se encuentra en el artículo 1289 del código civil en el inciso primero el cual señala lo siguiente:

“Todo asignatario será obligado, en virtud de demanda de cualquiera persona interesada en ello, a declarar si acepta o repudia; y hará esta declaración dentro de los cuarenta días siguientes al de la demanda. En caso de ausencia del asignatario, o de estar situados los bienes en lugares distantes, o de otro grave motivo, podrá el juez prorrogar este plazo; pero nunca por más de un año”. 

Cuando el asignatario decide repudiar la herencia el acreedor o acreedores de este la pueden aceptar por él; el acreedor que pretenda aceptar la herencia cuando el asignatario deudor la repudia deberá solicitarlo al juez y debe afirmar bajo la gravedad de juramento que la repudiación de este le causa perjuicios, pero ¿hasta cuando el acreedor del asignatario que repudia la herencia puede solicitar la aceptación de esta?

Mientras no se haya proferido sentencia en el proceso de sucesión mediante la cual se apruebe la partición o adjudicación de bienes, el acreedor del legatario o heredero que haya repudiado la herencia podrá solicitar la autorización para aceptarla por este hasta la concurrencia de su crédito; sin embargo para que el juez autorice la aceptación por parte del acreedor es necesario que se den las siguientes circunstancias:

  • Como se había mencionado el acreedor debe demostrar que la repudiación efectuada por su deudor le causa un perjuicio.
  • Se debe aportar a la solicitud copia del título en el que consta la obligación independientemente de que la condición o el plazo se encuentren pendientes.

Es indispensable la prueba de la deuda que tiene el legatario o heredero que repudia, pues este es el sustento para que la solicitud elevada por el acreedor para aceptar sea concedida.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.