Pagos a terceros por concepto de alimentación y sus efectos en el impuesto de renta del trabajador

El artículo 387-1 del estatuto tributario señala que los pagos efectuados a terceros por conceptos de alimentación no son “ingresos” para el trabajador siempre que el salario del trabajador no exceda de 310 UVT, alrededor de $9.223.000.

Ahora bien, el artículo también señala lo siguiente:

“(…) Cuando los pagos en el mes en beneficio del trabajador o de su familia, de que trata el inciso anterior, excedan la suma de 41 UVT, el exceso constituye ingreso tributario del trabajador, sometido a retención en la fuente por ingresos laborales. Lo dispuesto en este inciso no aplica para los gastos de representación de las empresas, los cuales son deducibles para estas.”

Es claro que la norma señala que es ese “exceso” el que constituye ingreso tributario para trabajador, es decir que las primeras 41 UVT no serán consideradas ingreso mientras que a partir de allí sí. Precisamente la DIAN mediante oficio 34450 de 2015 acaró dicho punto.

Sin embargo, el tema adquiere relevancia cuando se contextualiza dentro de la depuración del impuesto de renta de las personas naturales, y específicamente los pertenecientes a la categoría de empleados.

A ellos, la renta exenta por aportes a AFC está limitada al 30% del ingreso laboral o ingreso tributario según el caso. El artículo 126-4 del estatuto tributario dispone:

“ARTÍCULO 126-4. Incentivo al ahorro de largo plazo para el fomento de la construcción. Las sumas que los contribuyentes personas naturales depositen en las cuentas de ahorro denominadas "Ahorro para el Fomento a la Construcción (AFC)" a partir del 1° de enero de 2013, no formarán parte de la base de retención en la fuente del contribuyente persona natural, y tendrán el carácter de rentas exentas del impuesto sobre la renta y complementarios, hasta un valor que, adicionado al valor de los aportes obligatorios y voluntarios del trabajador de que trata el artículo 126-1 de este Estatuto, no exceda del treinta por ciento (30%) del ingreso laboral o del ingreso tributario del año, según corresponda, y hasta un monto máximo de 3.800 UVT por año.(…)” (subrayado propio)

Es decir, que si lo ponemos en discusión dichos a pesar de no constituir ingresos para el empleado, no lo son precisamente para efectos tributarios más no para efectos laborales, lo que llevaría a pensar a que incrementaría la base sobre la cual se calcula el límite del 30%. Pues en este caso sería mayor el ingreso laboral al tributario. Lo anterior fue precisamente abordado por la DIAN en el concepto referenciado.

No se puede perder de vista que estamos hablando de un límite, de allí que cuando hace referencia al 30% del ingreso laboral o el ingreso tributario, está limitando doblemente el porcentaje de renta exenta al que puede acceder un empleado.

Así las cosas, los pagos a terceros por concepto de alimentación si bien son una estrategia para que el empleado no tenga un ingreso gravado de hasta 41 UVT, no es una estrategia para el aumento del límite de aportes a AFC, a pesar de que la DIAN no lo deje tan claro en su doctrina.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.